Hay que cuidarlos; descubren cinco arrecifes en el Golfo de México

Los cuerpos corales están ubicados en los alrededores del Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano

Descubren cinco arrecifes sumergidos en el suroeste del Golfo de México, con área superior a las mil 100 hectáreas, estos fueron hallados por investigadores del Tecnológico Nacional de México (TecNM), campus Boca del Río en colaboración del Instituto de Ciencias Marinas y Pesquerías de la Universidad Veracruzana y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda).

La Secretaría de Educación Pública (SEP) añadió que la investigación en los mares veracruzanos se realiza para la búsqueda de estructuras desconocidas, siendo estos cinco arrecifes la primera exploración y documentación que se realiza.

Los cuerpos corales están ubicados en los alrededores del Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano. Las autoridades desconocían la existencia de estos cuerpos y por ello los especialistas ya han pedido un esquema de protección legal contra la extracción de petróleo y los proyectos de desarrollo.

También te puede interesar: Salvando al jaguar: la misión de científicos mexicanos dentro de la selva

Informan que destaca el arrecife Piedras Altas, localizado en la desembocadura del río Tecolutla, que representa el de mayor superficie con 388 hectáreas. Así como el coralino Corazones, ubicado frente a la laguna de Tamiahua, presenta una longitud cercana a los cinco kilómetros por 700 metros de ancho, lo cual lo ubica como el más largo y septentrional reportado a la fecha.

También destacan los arrecifes Los Gallos y Camaronera, ubicados entre Antón Lizardo y el río Papaloapan, que cuentan con ecosistemas relevantes para la fauna marina, como esponjas, algas y otros invertebrados.

También te puede interesar: Alpinista escala los Alpes y encuentra un lago donde antes había nieve

Cabe destacar que en la investigación participaron estudiantes de la carrera de Biología del TecNM y del Posgrado en Ecología y Pesquerías de la Universidad Veracruzana, quienes contaron con el apoyo de Centro Mexicano de Derecho Ambiental.

Cargando