Salvando al jaguar: la misión de científicos mexicanos dentro de la selva

Un equipo de investigadores mexicanos sigue el rastro de jaguares al sur de la Península de Yucatán para colocarles un collar GPS

En México sólo quedan 4 mil 800 ejemplares de jaguar, una especie en peligro de extinción. Al sur de la Península de Yucatán un equipo de científicos de la UNAM emprenden una operación para conocer mejor al felino más grande de América y salvarlo de la desaparición.

Gerardo Ceballos González, investigador del Laboratorio de Ecología y Conservación de Fauna Silvestre, es el hombre que lidera la misión. Se adentra en la selva siguiendo el rastro de jaguares a los que intentará colocar un collar GPS.

Gracias a este dispositivo, Ceballos González y sus colegas obtienen información importante para mejorar las condiciones de conservación. El localizador satelital permite conocer la ubicación, rutas y usos del hábitat a lo largo de 2 años de seguimiento continuo.

Esto si es de celebrar: reaparece leopardo nublado después de 30 años

“Es un collar que manda una señal a un satélite, éste va tomando la posición en donde se encuentra el animal; hace 10 o 15 años podíamos tener unos 50 datos por año, en la actualidad podemos tener 20 o 30 datos por día”, explicó el investigador.

Su equipo sigue la pista de los jaguares orientados por sabuesos y guías locales. En algún momento de la persecución los perros acorralan al animal, el cual será sedado sin herirlo.

Los científicos han capturado 45 jaguares, de los cuales 26 cuentan con localizador satelital.

Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar

Buenas noticias para el jaguar

En 2010 se realizó un censo que registró 4 mil jaguares en nuestro país; para 2018 habían 4 mil 800 ejemplares. Esto significa un aumento de 20% en alrededor de 8 años.

Ceballos González destaca que México es un país pionero en los estudios del felino y es el único que cuenta con un censo nacional.

"Dragoncito azul", otra especie mexicana en peligro de extinción

El incremento de su población se debe al aumento de la superficie de cobertura forestal, la caída de la cacería ilegal y la disminución de los conflictos con el ganado de los poblados humanos.

“Cada vez que perdemos hectáreas de selva en México, hectáreas de bosque o hectáreas de manglar estamos erosionando la capacidad del país para mantener el bienestar humano; no solamente estamos perdiendo a las especies de plantas y animales silvestres, sino que esto tiene un impacto severo en la calidad de vida de los humanos”, destacó Ceballos González.

Hábitat del jaguar en América

Cargando