Los excesos y sus consecuencias

Hasta la libertad necesita límites

Existen muchos excesos de todo tipo: en la manera en que se come, a la hora de hacer ejercicio, la pasión por el azar y las apuestas, la asistencia de bares y centros de diversión, etcétera.

Hoy en día, el problema de los jóvenes es que abusan demasiado de estos, pues confunden sus límites con el libertinaje. Usan frases como “tienes que gozar de la vida”, “debes divertirte y ser feliz” y “solo vivo en el momento” para justificar sus acciones. Esta problemática sucede cuando no se enseña lo que debe ser la libertad y cuando se deja manipular por la sociedad para encajar en ella.

Según un estudio realizado por Noel Voegele, profesor de psicología clínica en Luxemburgo, la razón del por qué se come en exceso es gracias a un componente emocional que al sentir tristeza o enojo, la persona recurre a la comida para sentirse mejor. Los patrones culturales y tener una predisposición psicológica también influyen.

Esto es muy peligroso ya que puede volver loco al cerebro y generar múltiples daños. Provoca que células inmunes ataquen y destruyan invasores que no existen y, sobre todo, causar diabetes y enfermedades cardiacas.

La libertad no se le puede negar a nadie, pero a su vez deber ser limitada pues otorgar demasiada resulta en el abuso de ella y sin darse cuenta puede causar los excesos.

Cargando