Crisis humanitaria en Tijuana: cruzar medio continente

Aunque no hay cifras oficiales al respecto, organizaciones pro inmigrantes hablan ya de una crisis humanitaria en la frontera norte

Crisis humanitaria en Tijuana: cruzar medio continente

Una iglesia se ha vuelto su hogar temporal, aunque no tenga claro hasta cuándo durará. Con los ojos sombríos y una sonrisa que trata vigorosamente de parecer amable, explica a la grabadora lo difícil que ha sido quedar varado en la frontera. Colchonetas al piso, la mayoría reposa en sillas. Niños que enseñan a los voluntarios como jugar ajedrez en un claro español que han ido aprendiendo en su largo viaje.

Llegaron a México procedente de Brasil, ahí la organización de la Copa del Mundo de Futbol les aseguró un trabajo, aunque mal pagado, para la construcción de los estadios. Vino la crisis en esa nación sudamericana, la peor en décadas, y tuvieron que buscar nuevamente una tierra de oportunidades.

Con apoyo de Eunice Rendón, coordinadora de la Red Viral, llegamos al albergue Cañón del Alacrán, de Tijuana, donde nos ayudó en esta conversación con el sonriente Jaques. “(Conversación en francés) Es de Haití, vivía en Brasil, y desde hace 4 meses está viajando para acá. Llegó hace 10 días y vive con su esposa aquí. Obviamente quieren ir a Estados Unidos, pero tienen miedo que los separen, y entonces, lo que dice es que quiere estar donde sea con su esposa, y con sus hijos, eso es lo esencial”.

Poco a poco, las personas originarias de Haití comenzaron a recorrer de sur a norte el continente por entre 3 y 4 meses, con todos los riesgos, con los altos cobros de los polleros, con hambre, con familias sacrificadas que asumen los costes de 7 a 10 mil dólares solamente para llegar a Tijuana en su intento por obtener refugio humanitario en los Estados Unidos.

Él es ‘Juanen Moró’, pero nos pide que lo llamemos ‘James’ ante las dificultades que nos provoca el francés a los mexicanos: “Como muchas personas, paso por aquí para entrar a los Estados Unidos, y como la situación de Brasil está difícil para muchos de nosotros que tienen familia para mandar dinero. Pagamos dinero, pasaje, como también hay países que son difíciles para cruzar como Nicaragua. Paga coyote, el coyote le dicen. Antes de llegar aquí entramos por Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala, para llegar aquí. Estamos aquí esperando, como nosotros no nos vamos a quedar aquí”.

Son los inmigrantes haitianos, que no acaban de reponerse de los estragos de un terremoto en su país que en 2010 dejó 200 mil víctimas. Luego, y pese a considerarse erradicado, resurgió el Cólera y mató en 6 años a más de 9 mil personas. La situación se agravó con el paso del huracán Matthew por la isla que comparte con República Dominicana. Ahora, la esperanza de alcanzar el ‘American Dream’ antes de enero, cuando llegue Trump a la Casa Blanca, ha acelerado este éxodo.

Esto nos compartió Hugo Castro, de la organización Ángeles de la Frontera “Tiene sucediendo más de un año, lo que nosotros detectamos. Llegaban grupos de 5 a 8 personas. Como eran grupos pequeños, y estaban recibiendo Estados Unidos de 40 a 50 personas en búsqueda de asilo, no era tan notorio. Se intensificó. Nosotros detectamos un grupo muy fuerte el 25 de mayo, una noche lluviosa, cuando vimos a un grupo de más de 300 migrantes, tanto haitianos, africanos, pero muchos también de ellos familias de Guerrero y Michoacán”.

A la búsqueda de oportunidades, se suma ahora la violencia extrema en algunos estados de México y en Centroamérica. La violencia económica es otro factor que padecen los ciudadanos de Haití. El albergue ‘Alacrán’, es el que tiene mayor población haitiana en la frontera norte. Surgió como sitio emergente en la iglesia del pastor Salvador Banda. Más de 300 personas han superado ya su capacidad, y con cada amanecer, llegan otros tantos.

“A las 3 de la mañana, hijo. Durmieron aquí. No sabíamos que estaban aquí, ellos no tocan, hasta que la gente se dio cuenta. Fueron niños, embarazadas y demás. Entonces, ya no sabemos qué hacer. Pero estamos muy contentos de que estén aquí”.

Las autoridades migratorias estadunidenses reciben a trámite al día no más de 50 personas. En las últimas semanas han llegado decenas de inmigrantes de Centroamérica y hasta del continente africano que buscan ingresar a territorio norteamericano. La mayoría serán deportados. El resto sigue a la espera en 20 albergues repletos de Tijuana, se estima que son ya más de 4 mil personas en esta ciudad y en Mexicali otros mil 500 inmigrantes.

Eunice Rendón, en el marco del Foro Viral 16, acudió con jóvenes de esta red para generar un compromiso de ayuda “Sin duda te pone a pensar muchas cosas, te pone a dimensionar este tipo de problemas, este tipo de crisis humanitarias que hay. En el caso de los haitianos, además de ese encuentro que ustedes pudieron ver, se generó un compromiso en los chats de los diferentes equipos, de los nodos que hay en todo el país, para brindar ayuda a estos haitianos, y para los hijos”.

La sociedad civil organizada ha respondido con la apertura de más albergues de migrantes, eran 5 oficiales y se han establecido otros 15 emergentes. Sin embargo, se esperan acciones más contundentes del Estado mexicano ante tal reto, como por ejemplo, el generar esquemas productivos y autosustentables para los refugios frente a un problema que se anticipa mayor con la llegada de Donald Trump.

Por lo pronto, James sigue sentado en una escalera, a la espera de un futuro mejor para los suyos, el cual aún no llega: “A veces me quedo triste también porque los vecinos tienen casa y mi mamá no tiene. Pero la vida no dice eso, por ejemplo, tiene 5 dedos. Yo estoy solo, sin familia, sin hermano, hermana aquí. Como yo estoy aquí, yo solo. Pero como nosotros somos haitianos, somos seres humanos, yo estoy aquí con ellos como amigo, como hermano de Dios”.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir