Con Martha Debayle

Siete lecciones y media sobre el cerebro que nunca te habían dicho

Desde por qué no hay emoción sin razón, ni razón sin emoción, que cada cerebro tiene su historia y configura una forma de pensar

ACAVAmos ien

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Lisa Feldman Barrett, Profesora Distinguida de Psicología de la Universidad Northeastern. También es directora científica del Centro de Derecho, Cerebro y Comportamiento de la Universidad de Harvard. Además de los libros Seven and a Half Lessons About the Brain y How Emotions are Made ha publicado más de 240 artículos científicos que aparecen en Science, Nature Neuroscience y otras revistas importantes de psicología y neurociencia cognitiva. También ha dado una popular charla TED con más de 6 millones de visitas. Ha recibido premios y reconocimientos por su revolucionaria investigación sobre las emociones en el cerebro. Lisa, está el uno por ciento de los científicos más citados del mundo por su revolucionaria investigación en psicología y neurociencia.

lisafeldmanbarrett.com // TW: @LFeldmanBarrett

Lección media: Tu cerebro no es para pensar.

• El trabajo más importante que tiene tu cerebro no es pensar ni sentir, ni siquiera ver, oír, saborear u oler. El trabajo más importante que tiene tu cerebro es regular los sistemas de tu cuerpo. Todo lo que piensas y sientes, imaginas, haces y ves está al servicio de esa regulación.

• Esta información da la oportunidad de comprender mejor algunos de los principales desafíos que enfrentamos hoy en día, como la depresión, la enfermedad de Alzheimer y el hecho de que las enfermedades mentales y físicas realmente tienen causas metabólicas comunes y profundas y que el estrés social puede hacer que las personas sean más vulnerables a las enfermedades virales e infecciones.

Lección 1: Tienes un cerebro, no tres.

• La idea del "cerebro trino" es uno de los errores más exitosos y generalizados de toda la ciencia. Por ejemplo, cuando tus papilas gustativas se sienten tentadas por una rebanada de pastel de chocolate pero la rechaza porque acaba de terminar el desayuno, es fácil creer que tu impulsivo sistema límbico lo empujó en una dirección hacia el pastel y tu parte racional luchó. Pero los cerebros humanos no funcionan de esa manera.

• El mal comportamiento no proviene de las bestias internas y el buen comportamiento no es el resultado de la racionalidad. La racionalidad y la emoción no están en guerra ... ni siquiera viven en partes separadas del cerebro.

• Estas ideas, si se toman en serio, podrían sacudir los cimientos de todo tipo de instituciones sagradas en nuestra sociedad. En la ley, por ejemplo, los abogados alegan que las emociones de sus clientes abrumaron su razón en el calor de la pasión y, por lo tanto, no son totalmente culpables de sus acciones. Pero sentirse angustiado no es evidencia de ser irracional o de que tu supuesto cerebro emocional haya secuestrado a tu supuesto cerebro racional.

• Tienes un cerebro, no tres. Para superar el mito de los tres cerebros, debemos repensar fundamentalmente lo que significa ser racional, lo que significa ser responsable de nuestras acciones y quizás lo que significa ser humano.

 Lección 2. Tu cerebro es una red.

• Si has escuchado que el lado izquierdo de tu cerebro es lógico y el lado derecho es creativo, eso es solo una metáfora que surgió de creencias sobre el cerebro que ahora están desactualizadas.

• Si los cerebros reales no funcionan de esa manera y el cerebro trino es un mito, entonces, ¿qué tipo de cerebro tenemos? La respuesta comienza con una idea importante: tu cerebro es una red, una colección de partes que están conectadas a funciones como una sola unidad. Internet es una red de dispositivos conectados. Tu red social es una colección de personas conectadas. Tu cerebro es una colección de una estructura única, masiva y flexible que consta de 128 mil millones de neuronas.

• A medida que los científicos aprendan más, es posible que descubramos mejores formas de describir su estructura y función. Hasta entonces, entender el cerebro como una red compleja nos permite reflexionar sobre cómo un cerebro humano crea una mente humana sin necesidad de un neocórtex supuestamente racional y de gran tamaño.

Lección 3. Los pequeños cerebros se conectan a su mundo

• En gran medida, los genes de un bebé están guiados y regulados por el entorno circundante. Las áreas del cerebro que están involucradas de manera más central en la visión, por ejemplo, se desarrollan normalmente después del nacimiento solo si las retinas de un bebé están expuestas regularmente a la luz. El cerebro de un bebé también aprende a localizar sonidos en el mundo basándose en la forma específica de la oreja del bebé. Aún más extraño, el cuerpo de un bebé requiere algunos genes del mundo exterior que viajan dentro de las bacterias y otras criaturas y afectan el cerebro de formas que los científicos apenas están comenzando a comprender.

• Las instrucciones de cableado de un bebé provienen no solo del entorno físico sino también del entorno social, como los cuidadores y los padres

• Cuando se trata del cerebro, la naturaleza versus la crianza son atractivos pero no realistas. Tenemos el tipo de naturaleza que requiere cuidados. Nuestros genes requieren un entorno físico y social, un nicho lleno de otros humanos que compartieron nuestras miradas infantiles, nos hablaron con intención, establecieron nuestro horario de sueño y controlaron nuestra temperatura corporal, todo para producir un cerebro completo.

Lección 4. Tu cerebro predice (casi) todo lo que haces.

• Cuando eras niño, tus cuidadores cuidaban el entorno que conectaba tu cerebro. Crearon tu nicho. No pudiste elegir el nicho y no eres responsable de tu cableado temprano. Si creciste rodeado de cierto tipo de personas que usan el mismo tipo de ropa, están de acuerdo con ciertas creencias, practican la misma religión o tienen una forma de cuerpo o tonos de piel similares, este tipo de similitudes sintonizaron y podaron tu cerebro para predecir lo que son las personas. Tu cerebro en desarrollo recibió una trayectoria.

• Las cosas son diferentes después de que creces. Puedes salir con todo tipo de personas. Puedes desafiar las creencias en las que estabas envuelto cuando eras niño. Puedes cambiar tu propio nicho. Tus acciones de hoy se convierten en las predicciones de tu cerebro para el mañana. Esas predicciones impulsan tus acciones futuras. Tienes cierto control para perfeccionar tus predicciones en nuevas direcciones y tienes cierta responsabilidad por los resultados.

• Si aceptas esta responsabilidad, piense en las posibilidades. ¿Cómo podría ser tu vida? ¿En qué tipo de persona podrías convertirte?

Lección 5. Tu cerebro trabaja en secreto con otros cerebros.

• Algunos cerebros están más atentos a las personas que los rodean, mientras que otros lo están menos. Pero todo el mundo tiene a alguien (incluso los psicópatas dependen de otras personas, solo de una manera desafortunada). En última instancia, tu familia, amigos, vecinos e incluso extraños contribuyen a la estructura y función de tu cerebro y ayudan a tu cerebro a mantener tu cuerpo funcionando.

• Esta corregulación tiene efectos medibles. Los cambios en el cuerpo de una persona a menudo provocan cambios en otra, ya sea que los dos estén involucrados románticamente, solo amigos o extraños que se conocen por primera vez. Cuando estás con alguien que te importa, tu respiración se sincroniza, al igual que el latido de tu corazón. Este tipo de conexión física ocurre entre los bebés y sus cuidadores, entre los terapeutas y sus clientes y entre las personas que toman una clase de yoga o cantan juntas en un coro. Uno de nosotros lidera, el otro sigue.. Pero si no nos gustamos, nuestros cerebros son como parejas de baile que siguen pisándose los pies.

Lección 6. Los cerebros forman más de un tipo de mente.

• Tu tipo de mente es solo una entre muchas y no estás atascado con la mente que tienes. Puede modificar. Los estudiantes universitarios usan cafeína o anfetaminas para crear mentes que puedan pasar toda la noche antes de un examen. Estas modificaciones químicas duran poco tiempo. Para modificaciones duraderas, puedes probar nuevas experiencias o aprender cosas nuevas.

• Una forma particularmente desafiante de modificar tu mente es mudarse a otra cultura. Los científicos llaman a esta actividad 'aculturación' y es como nadar en nuevos datos sensoriales ambiguos y tu cerebro necesita podarse a sí mismo para poder adivinar de manera eficiente qué hacer.

• La aculturación no siempre se trata de cruzar fronteras geográficas. Puedes cambiar de cultura cuando cambias entre la vida laboral y la vida hogareña. Cuando cambias de trabajo. Cuando tienes que aprender las diferentes normas y jerga de la nueva industria. El personal militar, por ejemplo, tiene que aculturarse al menos dos veces: cuando ingresa a las fuerzas armadas y cuando regresa a casa.

Lección 7. Nuestros cerebros pueden crear la realidad.

• Lo sorprendente de la realidad social es que a menudo no nos damos cuenta de lo que hacemos. El cerebro humano confunde la realidad social con la realidad física. Por ejemplo, los humanos varían enormemente como lo hace cada especie animal. Pero a diferencia del resto, organizamos esta variación en pequeñas cajas con etiquetas como género, raza y nacionalidad. Tratamos las cajas etiquetadas como si fueran parte de la naturaleza. El concepto de "raza" a menudo incluye características físicas como el tono de la piel.

• Nosotros, como cultura, elegimos las características de las discriminaciones y trazamos líneas divisorias que magnifican las diferencias entre el grupo que llamamos "nosotros" y el grupo que llamamos "ellos".

• Las líneas no son aleatorias, pero tampoco las estipula la biología. Una vez dibujadas las líneas, las personas tratan el tono de piel como un símbolo de otra cosa. Esa es la realidad social. La realidad social es una superpotencia que surge de un conjunto de cerebros humanos. Nos da la posibilidad de trazar nuestro propio destino e incluso influir en la evolución de nuestra especie. Tenemos más control sobre la realidad de lo que pensamos. También tenemos más responsabilidad por la realidad de lo que creemos.

• Todo tipo de realidad social es una línea divisoria. Algunos ayudan a las personas, otros lastiman a personas. La gente debate la moralidad de tales líneas divisorias, pero cada uno de nosotros tiene alguna responsabilidad cada vez que las reforzamos. Una superpotencia funciona mejor cuando sabes que la tienes.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir