CON MARTHA DEBAYLE
CON MARTHA DEBAYLE

Del “tengo nervios” al trastorno de ansiedad

Qué onda con los 3 tipos de trastornos de ansiedad más comunes, pero más allá de síntomas y manifestaciones, les vamos a decir de dónde viene cada uno

Del “tengo nervios” al trastorno de ansiedad

Helena González, psicóloga, tiene una maestría en Gestalt. Es especialista en Desarrollo Humano, enfoque Gestalt, Experiencia Disfuncional, Parejas, Frontera Contacto.

Sobre la ansiedad

La palabra ansiedad viene del latin anxietas que se remonta a la raíz indoeuropea “angh” que significa estrecho o doloroso.

La ansiedad es una sensación, un sentimiento, una conducta, una forma de estar en el mundo.

TODOS los seres humanos hemos vivido momentos de ansiedad, la ansiedad es una respuesta natural del organismo que se activa cuando una persona percibe un peligro o una amenaza.

¿Cuándo deja de ser natural?

El problema es cuando esta respuesta SE VUELVE CRÓNICA, el criterio para la salud mental tiene que ver con qué tanto permite la funcionalidad (si puedo dormir, si puedo trabajar, si puedo tener mis momentos familiares), qué tan rígido o flexible es. (por ejemplo: el orden) y por ende el nivel de sufrimiento

Estamos viviendo un momento en el que hay más “remedios” para la ansiedad que nunca en toda la historia de la humanidad, desde los medicamentos, hasta los aceititos, etc. Ninguna de estas es mala por sí misma, el asunto es el “deseo” o la “carga” que le ponemos las personas a eso, “si me tomo tal… me voy a dejar de sentir así”.

Más que buscar “controlar” la ansiedad o eliminarla hay que traducirla…

Hay que preguntarnos ¿de qué está hablando esta ansiedad?, ¿qué ando necesitando que me siento así?

El espectro de la ansiedad es muy amplio podemos vivir un momento de ansiedad, un episodio de tiempo, hasta un trastorno, como lo dijimos anteriormente todo tendrá que ver con el nivel de rigidez, funcionalidad y el grado de sufrimiento.

Tipos de Ansiedad

El DSM, es un libro famoso entre los profesionales de la salud mental, en este se especifican las formas crónicas de toda la psicopatología, es una clasificación que sirve para saber de qué estamos hablando.

OJO, resulta muy interesante ver cómo ha evolucionado el fenómeno de la ansiedad hasta estos tiempos, en las últimas tres ediciones, en el DSM-III, publicado en 1984, se encontraban solo 10 trastornos, en el DSM-IV, publicado en 1996 se encontraban ya 12 trastornos y en el DSM-V. publicado en 2014, existen 26 divididos en tres gamas, los trastornos de ansiedad, el trastorno obsesivo-compulsivo (y trastornos relacionados) y los trastornos relacionados con traumas y factores de estrés.

TRASTORNO DE PÁNICO

El pánico es una situación fisiológica, es cuando hay un peligro en el ambiente muy fuerte.

Síntomas: sudoración, latidos acelerados, falta de aire, golpes de calor o frio, nauseas, mareo, vértigo, mente nublada, temblores, etc.

Estos son los tres elementos importantes en el trastorno de pánico: ataques de pánico inesperados + la evitación de las situaciones donde me ocurrió + necesito compañía para evitar lo que evito.

Diferencias entre el sistema del miedo y el sistema de pánico, el sistema del miedo es la respuesta a un peligro en el ambiente. El sistema de pánico es la respuesta a la necesidad del otro como mediador de nosotros frente al mundo, se activa frente a la separación.

Clínicamente el ataque de pánico es un ataque agudo de soledad, pero no todavía formulado como soledad, es más corporal.

¿Qué temas tenemos que revisar?

La pertenencia. La forma de traducir este tipo de ansiedad es revisando a qué pertenezco, a quién pertenezco, de dónde soy parte, etc.

Lo que hacemos los terapeutas en estos casos es transitar del síntoma físico a sentir miedo y del miedo a tocar lo que está en el fondo que es la soledad. Es una soledad que ha sido negada, que no pudo ser satisfecha y que lo mejor que pudo hacer la persona fue mandarla al fondo.

Tres características de la soledad:

la negación: Hay un aspecto de una llamada afectiva al otro, que no tomo nunca forma en la relación y entonces ni siquiera reconozco que la tengo, me vivo como alguien muy autónomo.

la sobreexposición: uno no tiene conciencia de esa soledad y por eso se vive como “sobre-expuesto” puedo estar a la mitad de la plaza y sentir que me muero.

la falta de mediación: es el apoyo de crear una protección entre tú y el mundo.

El origen de estos trastornos se da principalmente en dos momentos:

El paso del Oikos (casa) a la Polis (ciudad): Casa es un lugar donde soy conocido, donde hay intimidad, donde cuando nazco hay un nombre para mí, una casa, una cuna, un cuarto, etc., la casa es la mediación entre el mundo y yo, dentro están las pertenencias que sé que tengo y que me tienen.

Entre los 20 y 30 años suele ocurrir el primer ataque de pánico, es cuando vamos más hacia la polis, donde los chavos van a las universidades, donde pasan de ser ellos a ser un número, cuando dejo de ser estudiante y comienzo a trabajar, cuando me voy a vivir “solo”

Conexión a una experiencia de pérdida o de luto: Después de un tiempo de que muere alguien importante que hacia la mediación entre “yo y el mundo”, y su pérdida me deja solo aunque por alguna razón no puedo formular y sentir esa soledad. Muchas veces el primer ataque de pánico ocurre después de 6 meses de perder a alguien significativo. Era una persona importante que me dio seguridad en mi andar por el mundo y que no pude detenerme a elaborar mi soledad a sentirla.

TRASTORNO OBSESIVO – COMPULSIVO

Si lo dividimos este trastorno es uno donde hay obsesiones y compulsiones.

LAS OBSESIONES son pensamientos que llegan de modo invasivo, que muchas veces quisiera no tenerlos, a veces también van contra el sistema de valores de la persona y causan ansiedad. Por ejemplo: puedo empezar a pensar que me voy a tragar una moneda y voy a ahogarme

LAS COMPULSIONES son las acciones que yo realizo para contener la ansiedad de la obsesión. En el ejemplo anterior, puedo revisar mil veces las monedas que tengo a ver si me he tragado alguna o no y esto puede volverse crónico y rígido, que son conocidos como los rituales: puedo contar ya no solo monedas, sino placas de autos, las líneas del piso, etc.

¿Qué temas tenemos que revisar?

El detalle y el absolutismo. Hay la necesidad de controlar todo en el detalle, porque la experiencia que tenemos del mundo es que no controlamos lo suficiente.

¿De dónde viene?

Viene de experiencias donde hay soledad extrema en situaciones de terror y horror, donde hay crueldad, donde hay falta de sensibilidad al dolor del otro, en este punto además del terror y el horror, no había con quien calmarse y se tiene que calmar solo. Lo mejor que pudo hacer alguien es alejarse de su cuerpo (de las sensaciones), e irse al mundo de los pensamientos y de las compulsiones que es un lugar donde puedo controlar más.

TRAUMA

A diferencia del pánico, aquí no hay algo desligado, o fuera de realidad, o que llegue de la nada, el estrés post traumático aparece después de un evento claro.

Tiene dos efectos: uno se queda la alarma y dos hay un estado de anestesia.

En el trauma hay un antes y un después, hay algo que no es asimilable y tiene varios componentes:

Es el evento + la ausencia del otro como regulador emocional

Temporalidad: se rompe el sentido del tiempo

Es invasivo: se rompen las fronteras, emociones no asimilables, hay una amenaza a la integridad del sí mismo

Lo que estamos viviendo ahorita es un trauma social, en donde estamos normalizando cosas que no “son normales”, nuestras fronteras se han roto, los trabajos, las familias, las interacciones, los planes, los viajes, las fronteras entre países, la economía, etc., incluso nuestras formas de acercarnos a otros ya no son las mismas, nos estamos enfrentando al reto de hacerlo diferente e incluso de no hacerlo…

Por un lado, tenemos la alarma, que es este estado de alerta permanente, de los sentidos agudizados, de no tocar, de desinfectarnos constantemente, etc.

Por otro lado, hay un estado de anestesia, ha sido un trauma sostenido ya por meses, por ratos escuchamos los números, o salimos un poco, psicológicamente es anti-organismico vivir en ese estado de alerta, no podemos, tenemos que anestesiarnos un poco.

La raíz de la palabra experiencia es PER, que viene del latin, que viene del griego que viene del indoeuropeo, PER, es una raíz que quiere decir “atravesar”, cuando yo tengo experiencia de algo es que he “atravesado algo”

Por el contrario, la raíz de la palabra trauma, viene de TARAMI, que viene del latin, que viene del griego, que viene del sánscrito que quiere decir “ser perforado” o “ser atravesado”.

Por lo tanto, experiencia y trauma son antónimos

¿Qué temas tenemos que revisar?

La seguridad.

Hay la necesidad de crear un entorno seguro para que eso que “nos atravesó” pueda “ser atravesado”. Una vez que la seguridad es trabajada tanto el estado de alarma como la anestesia se disminuyen.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir