CON MARTHA DEBAYLE
CON MARTHA DEBAYLE

Los 3 tipos de padres que son ‘bulleados’ por sus hijos

Confiesen, ¿quién de ustedes se ha sentido intimidado por sus propios hijos?

Sean Grover, es psicoterapeuta, orador y escritor con más 25 años de experiencia trabajando con niños y adultos. Dirige una de las mayores prácticas de terapia grupal en los EU.

La mayoría de los padres casi siempre “disculpan” el comportamiento escandaloso de sus hijos, ya sea el berrinche de un niño o la actitud grosera de un adolescente.

Pero, OJO: los niños que se vuelven inmanejables o abusivos verbalmente con sus padres, son bullies, aunque la mayoría no lo ven así.

Sean Grover, llama a estos niños exactamente como lo que son, BULLIES, y descubrió cómo los padres frustrados pueden tomar el control y restaurar las relaciones positivas entre padres e hijos.

¿Cómo tomar el control de un niño bullie y disfrutar de ser padre nuevamente?

Hace años, Sean notó que su propio hijo lo estaba intimidando

Cuando dejó de tratar de arreglar o cambiar a su hijo, encontró que todo había sido una consecuencia directa de sus propias inseguridades.

El mayor impacto sobre cómo ser padres es nuestra historia personal.

Tenemos que entender nuestra historia y descubrir cómo afectan nuestras elecciones de crianza.

¿Cómo reconoce un padre que tiene un bullie en la casa?

Cuando un niño prueba la autoridad de un padre y el padre establece un límite, el niño aprende a controlarse.

Establecer límites es esencial para el desarrollo emocional saludable de un niño.

Cuando esos límites no se establecen claramente, pronto se encontrará en un punto de inflexión para la intimidación.

La intimidación es ser agresivo, violento y hostil. Implica agresiones verbales, agresión física , humillaciones y abuso implacable.

Estos niños carecen de empatía y están atrapados en su propio narcisismo.

Te amenazarán, chantajearán y aterrorizarán hasta que cedas.

Hasta que no pongas límites, la relación padre-hijo está condenada.

¿Cómo?

Nunca dejes que tu hijo te falte al respeto.

Nunca dejes que tu hijo te grite.

Debe haber una cultura de respeto mutuo en la familia.

Ayuda a tu hijo a expresar la frustración de manera constructiva.

Los niños tienen más sentimientos que palabras, por lo que necesitan un LÍDER FUERTE para aprender a expresarse de manera efectiva.

Ayuda a tus hijos a reconocer sus emociones y aceptarlas. Que se den cuenta ¿qué está pasando realmente aquí? ¿Están cansados? ¿Tienen hambre? ¿Están asustados? Quizás estén teniendo dificultades sociales en la escuela o sufriendo problemas de aprendizaje.

Ubica la fuente de su ansiedad y luego dirígela.

Cuando se trata de criar hijos, el ejemplo es el rey.

Los niños absorben el 10% de lo que dices y el 90% de lo que haces .

Si estás perdiendo la paciencia, gritando y amenazando, eventualmente recibirá lo mismo de tu hijo

¿Por qué los padres ceden a la intimidación de un niño?

La verdadera causa surge de las propias historias de los padres: cómo fueron criados, sus experiencias infantiles y el modelo que tuvieron de sus padres.

También hay que ver lo que sucede en la vida de los padres: ¿están en una relación infeliz? ¿Su pareja tiene un estilo de crianza diferente? ¿Están sufriendo agotamiento de ser padres? Es difícil criar bien en esas condiciones.

El cuidado personal y el cuidado de los niños van de la mano.

La mejor manera de cambiar una situación de intimidación en casa empieza por cuidarse mejor.

Tres estilos de crianza que desencadenan la actitud BULLIE de tu hijo

El padre culpable: Algo ha salido mal: un divorcio , una enfermedad, una bronca financiera, y ahora los padres se sienten culpables. Para aliviarse, dan a sus hijos demasiada libertad y los límites no son suficientes. Esto SIEMPRE es contraproducente.

El padre ansioso: El padre que siempre se preocupa y expresa ansiedad. Los niños experimentan la ansiedad de un padre como “No creo en ti”, “No confío en ti” o “no eres una persona capaz”, y esto desencadena mucha ira y resentimiento hacia el padre.

El padre que arregla todo: Son los padres que no pueden soportar ver a sus hijos frustrados y constantemente resuelven sus problemas. Tienen buenas intenciones, son hasta heroicos pero el resultado es horrendo. De hecho, cuanto más les das, menos te aprecian. Los niños tienen un impulso natural por la independencia que debe alentarse. El padre que lo arregla todo lo desalienta y, por lo tanto, eclipsa el desarrollo emocional de su propio hijo.

¿Qué pueden hacer los padres para contrarrestar el bullying y revertir los patrones?

La crianza de los hijos siempre será un entrenamiento emocional y psicológico.

Después de explorar su historia personal y exponer los temores y las inseguridades que fomentan el acoso en su hijo, hagan un plan de acción concreto que comience por reunir un equipo de apoyo contra el acoso.

Con demasiada frecuencia, los padres intimidados se avergüenzan de la situación.

Romper el silencio e involucrar a otros para recibir apoyo es CRUCIAL.

Asegúrate de que tú y tu pareja estén unidos. Los estilos de crianza conflictivos suelen estar en el centro de los problemas de comportamiento en el hogar.

Puedes ayudarte de amigos y familiares. Los niños responden positivamente a los adultos que no sean sus padres cuando se enfrentan a estos comportamientos. Busca modelos y mentores en adultos que tus hijos admiren.

Involucra a sus maestros: Habla con consejeros y maestros. Hazles saber que estás luchando y pide su apoyo.

Busca ayuda profesional si la intimidación persiste.

Cargando