México Bizarro, el país que NO quieres recordar, de Patán y Rosas

El historiador Alejandro Rosas y el periodista Julio Patán presentaron su nuevo libro “México Bizarro: El país que NO quieres recordar” en el que reviven anécdotas de la vida nacional que han enriquecido la cultura y la memoria colectiva mexicana en el entretenimiento, la política, el deporte y las leyendas

México Bizarro, el país que NO quieres recordar, de Patán y Rosas

En Así Las Cosas, con Gabriela Warkentin, dijeron que el término bizarro en un español muy formal y muy tradicional, significaba como muy gallardo, valiente. Pero resulta que el idioma cambia, y que la norma cambia según el uso.

Julio Patán contó que “hubo una historia en la Segunda Guerra Mundial que me gustó mucho por eso, al Secretario de Marina, lo torpedearon porque dijeron que había mandado a construir un barco de hormigón. No es tan raro, los barcos de hormigón ya se usaban desde antes.

No hay ninguna evidencia de que eso haya sucedido, no hay evidencia física de ese barco hundido en ninguna parte. Se tenía el plan, pero no hay evidencia”.

Me voy por una futbolera: es nuestro pasado sentimental, nuestra biografía sentimental. Vamos con la etiqueta de “La esperanza verde” al mundial de Argentina.Recuerdo de regresar a mi casa, con la ansiedad de cuánto había ganado México-Alemania y pues me acuerdo de mi papá diciéndome: perdió 6-0. Pero a la mitad del partido el portero se lesiona y Pilar Reyes se queda en el vestidor sin teléfono ni tele. Termina el partido entra Pedro Soto y le pregunta: ¿cuánto quedamos? y le contesta: bien, ¡empatamos! Nos metieron 3 y 3.

Por su parte, Alejandro Rosas dijo que la idea de escribir este libro se concretó cuando “empezamos a hablar de estas historias innecesarias que nos acordábamos y estaba nuestro editor y dijo “Ahí hay un libro, háganlo” y escribimos un índice”.

Narró que uno de los amigos íntimos del Francisco Zarco se roba el cadáver, lo embalsama y se lo lleva a su casa, hasta que a los seis meses la familia se dio cuenta que lo que habían enterrado era un féretro con piedras. Pasamos a la edecán del IFE, debate presidencial que gana una edecán.

En 1992 viene la Fórmula 1 a México y resulta que está Camacho Solís en querer ser candidato al próximo año y agarró la bandera de la ecología, había contingencias muy fuertes. Dice el regente: ¿saben qué? está muy contaminada la Ciudad no se va a correr el Gran Premio. Va todo el mundo a reunirse con Camacho que se dio un taco horrible, después de rogarle hubo una solución que fue el parteaguas: en vez de que se corran 69 vueltas, se correrán 62 y agilizar el tránsito con camiones”. Julio Patán y Alejandro Rosas convocaron: “aunque no lean, regálenlo, está bonito”.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir