COVID-19

Lo que tienes que saber del Modelo de Vigilancia Centinela

Este sistema calcula que por cada resultado positivo, pueden haber alrededor de ocho casos más.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, reportó que podría haber más de 26 mil casos de coronavirus en México, de acuerdo con las estimaciones calculadas por el Modelo de Vigilancia Centinela.

Este sistema arroja que por cada resultado positivo (3 mil 181 casos de COVID-19, hasta el momento), puede haber alrededor de ocho casos más.

¿Cómo se llegó a esta cifra?

El modelo buscó casos en la comunidad que cumplan con diagnósticos o criterios de una infección respiratoria aguda, y no solo que tengan antecedentes de viaje al extranjero.

Consideró los casos confirmados, observados, aquellos que no fueron a consulta, quienes no presentaron síntomas ante un médico, o que éste último no identificó signos de la enfermedad.

¿Qué es el Modelo Centinela de Vigilancia Epidemiológica?

  • La vigilancia Centinela se implementó con motivo de la influenza A H1N1.
  • Consiste en la recolección, integración, verificación y análisis de información epidemiológica detallada en un reducido conjunto de unidades monitoras.
  • Comenzó a funcionar en 2006, al igual que en los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de EU, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Agencia de Salud Pública de Canadá (PHAC).
  • Este sistema sigue el protocolo genérico de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recomienda realizar vigilancia epidemiológica mediante un sistema en unidades o sitios centinela. Estos deben garantizar la detección de casos, obtención de muestras y diagnósticos de laboratorio para la tipificación y subtipificación viral.
  • De acuerdo con un manual del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica, publicado en 2012 para la vigilancia de la influenza, dicho modelo es suficiente porque se tiene información más exhaustiva y detallada con una inversión menor.

LA VIGILANCIA CENTINELA SE ORIENTA A:

- Monitorear tendencias de la ocurrencia del evento para la identificación de umbrales de riesgo y generación de alertas epidemiológicas.

- Monitorear las características biológicas de los agentes infecciosos.

- Estimar, de acuerdo a las condicionantes propias de esta estrategia, la carga de enfermedad y demanda de atención en los servicios de salud.

- Monitoreo de los patrones de distribución geográfica y social de la enfermedad.

- El monitoreo de la utilización de servicios de salud.

- La vigilancia de la mortalidad asociada con el evento.

- Emplear de forma más efectiva y eficiente los recursos humanos y materiales existentes.

- Orientar y monitorizar el impacto de las intervenciones de prevención y control.

- Fortalecer la investigación epidemiológica, clínica y de laboratorio y el trabajo multidisciplinario.

Cargando