CON MARTHA DEBAYLE

Labores domésticas, un trabajo no remunerado

El trabajo no remunerado en casa, generalmente afecta a las mujeres; aquí analizamos de qué forma las Afores pueden mejorar las condiciones

ACAVAmos ien
Labores domésticas, un trabajo no remunerado

Nieves Lanzagorta, vicepresidenta de Vinculación de la Asociación Mexicana de Afores, AMAFORE.

Bernardo González Rosas, presidente de la Asociación Mexicana de Afores, AMAF

La valoración del trabajo doméstico como una actividad que también genera el derecho a un retiro digno es clave para la equidad. Aunque muchas personas piensen que ya es más que claro que las mujeres tienen derechos iguales a los de los hombres, la realidad aún nos muestra que no los ejercemos de la misma forma:

La participación laboral de las mujeres es 24% menor a la de los hombres.

En el caso de las mujeres que cuentan con un empleo remunerado, su salario es 9% menor que el de los hombres.

Sólo el 40% de las cuentas Afore pertenecen a mujeres.

Según datos del Instituto Mexicano para la Competitividad, las mujeres dedican 72% más tiempo a trabajos no remunerados, en particular el cuidado de los hijos y adultos mayores, así como las tareas del hogar.

En el caso del ahorro para el retiro, la situación de las mujeres es crítica, pues la esperanza de vida de las mujeres es de 6 años más que la de los hombres, y además tenemos menos cuentas de ahorro para el retiro, ganamos menos y necesitamos que estos recursos nos duren más años. El resultado es un muy mal panorama para las mujeres en la tercera edad.

SALUD FINANCIERA FAMILIAR

Cuando hablamos de salud financiera familiar, es fundamental que consideremos la división del trabajo no remunerado.

Los datos de cotización a la seguridad social en México muestran que las mujeres ingresamos al mercado laboral en condiciones muy similares a las de los hombres, pero que, al llegar los hijos, nuestras carreras se detienen y con frecuencia salimos del mercado laboral formal.

Según datos del INEGI, si el trabajo doméstico no remunerado se sumara al PIB, implicaría que el resultado del PIB para 2020 fuera 27.6% más alto.

El trabajo de llevar una casa debería ser remunerado.

Si tu objetivo es tener un hogar más equitativo, considera:

La división de las tareas del hogar en partes iguales si ambos miembros de la pareja trabajan también fuera de la casa.

Si en tu hogar uno de los dos se queda en casa al cuidado de los hijos o adultos mayores, es importante considerar que este trabajo también agrega valor y que, aunque en el presente se compartan los ingresos, es fundamental que se considere también el ingreso futuro.

Si tú o tu pareja no están realizando ahorro obligatorio en su Afore, realicen un plan para que quien se queda en casa realice aportaciones voluntarias y mantenga seguridad financiera para su jubilación.

CÁLCULO DE AFORE

Para realizar un buen cálculo de cuánto se debe aportar a la afore de la mujer o quien esté a cargo del trabajo doméstico, una buena herramienta es la que presenta Millas para el Retiro, que te permite hacer un cálculo de los gastos que realizas a la semana y enviar en forma automática un porcentaje de ellos a tu cuenta Afore.

Además, aprovechar los “ahorros hormiga” que se pueden realizar al comprar boletos de cine o gastar en plataformas de comercio en línea se va sumando poco a poco a la equidad en el hogar.

Es momento de promover la división del trabajo doméstico o su valoración como actividad económica mediante un pago justo y el reconocimiento de derechos.

Con acciones así, podemos avanzar hacia hogares más justos y la correcta división del trabajo no remunerado.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir