CON GABRIELA WARKENTIN Y JAVIER RISCO
CON GABRIELA WARKENTIN Y JAVIER RISCO

Política y desgobernanza cambiaron plan maestro del Metro: David Arellano

Con la premura de Ebrard por la entrega y miles de contratos, el Metro perdió el control interno, reto para auditoría, afirma el investigador del CIDE

WRadio México
Ciudad de México

Las condiciones estructurales que llevaron al fiasco de la Línea 12 siguen vigentes, se modificó por razones políticas el trazo, tiempo y presupuesto, afirma el investigador del CIDE, David Arellano.

En el espacio de "Así las Cosas" con Gabriela Warkentin y Javier Risco el también editor y coautor del estudio “Eventos complejos y desastres político administrativos la experiencia de la Línea 12 del metro”, señala que fueron la politización y desgobernanza las que modificaron el plan maestro del Metro.

Históricamente, comenta David, el metro surge en el sistema presidencialista mexicano de la mano del PRI, en 1997 pasa a manos del gobierno local, las primeras diez líneas funcionaron bien asociadas a ICA.

Cuando se pasa al entonces gobierno capitalino la batuta, no se crea un mecanismo de gobernanza para que lo político, lo técnico y lo financiero dieran buenos resultados, las Líneas B y 12 han sido grandes dolores de cabeza.

En su momento, señala el jefe de gobierno Marcelo Ebrard pudo modificar el plan maestro sin contrapesos que detuvieran o controlaran la politización, en decisiones tan graves que afectaron la seguridad de la Línea 12.

En 1996, recuerda David, la línea estaba considerada se llamaba Santa Lucia a Constitución de 1917; que luego se decide ser llevada a Tláhuac por razones de equidad, “un cambio difícil de seguir, fue una decisión abrupta, cambias un plan maestro por equidad y la decisión política económica, de un trazo subterráneo a un elevado, y tercero, terminemos todo antes de que termine la administración”.

“Es una maraña de decisiones políticas que afectó los estudios de seguridad, costos ingenieriles para llevar a cabo una obra”.

Ante los dichos de Enrique Horcasitas, David señala que en la L12 el control técnico dejó de estar en manos de Covitur y se realizaron un montón de contratos por los que el gobierno entregó dinero contra obra, en una innovación no probada, a precio alzado; por lo que cada contratante se hizo responsable y el metro no tenía la capacidad de revisar la obra, en suma “se disperso el proceso de control interno de la obra, por lo que decir que se entregó en condiciones óptimas queda en duda”.

Recordó que durante el gobierno de Miguel Ángel Macera se hizo un estudio y algunas estaciones dejaron de funcionar, por las acusaciones de una obra que se pagó sin ser satisfactoria su entrega y ante la cual “la auditoría se va a enfrentar a un galimatías difícil de enfrentar”, señala.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir