CON GABRIELA WARKENTIN Y JAVIER RISCO
CON GABRIELA WARKENTIN Y JAVIER RISCO

Cuesta trabajo escribir lo que significó Maradona: Juan Villoro

Con su muerte nos convertimos en los niños que sufren la pérdida de uno de sus héroes, reconoce el escritor

Cuesta trabajo escribir lo que significó Maradona: Juan Villoro

()

Cuesta trabajo escribir lo que significó Maradona, te deja sin adjetivos, un héroe desmesurado en el campo y una figura trágica fuera de él; es muy difícil narrar esa vida, se necesitaría una ópera italiana; no es casualidad que haya cautivado a una ciudad victimizada en el futbol como Napoli, afirma el escritor Juan Villoro.

En entrevista para "Así las Cosas" con Gabriela Warkentin y Javier Risco, Villoro asegura “Ayer muchos de nosotros sentimos esa emoción esencial que causa el futbol que es el regreso a la infancia, de alguna manera todos volvimos a ser los niños que sufren la pérdida de uno de sus héroes que nos llevó a expresar nuestra emoción, nuestra perplejidad, nuestra admiración por Maradona”.

El escritor afirma que la sensación de triunfo compartido, de tribu colectiva fue un logró de Maradona, pues ningún futbolista ha conectado con el público de esa manera. Y a todos los que jugaban a su lado los convenció de engañarse a sí mismos y sentirse superiores.

Villoro comparte la anécdota de su homólogo Eduardo Sacheri, quien narra, conoció a los padres de su novia cuando Argentina enfrentaba a Inglaterra en el estadio Azteca, los suegros de clase alta, eran más aficionados al rugby que al futbol, pero cuando Diego metió el gol burlando a cinco ingleses, Sacheri se levantó, corrió al balcón gritando gol y luego pensó perdí a la novia, me comporté como un energúmeno, pero los suegros le dijeron: Si ya te vimos así, te podemos aceptar, ya conocemos a qué niveles de emoción puedes llegar.

Diego, señala Villoro era capaz de provocar estas emociones, a veces por gusto y otras por enojo; y recuerda lo alcanzado con Dorados de Sinaloa, al llevarlos a dos finales seguidas, pese a sus limitaciones físicas, logró hacer que todos jugaran mejor.

Reconoce que Diego fue desaforado fuera y dentro de la cancha, se idealizó a sí mismo, creyó en todo lo que le decían y cayó en todos los excesos, por su origen pobre, sin educación lo llevaron a circunstancias difíciles y al consumo de cocaína y a sustancias para menguar sus síntomas físicos; un comportamiento en el que asegura el autor, hubo una responsabilidad compartida.

No obstante, dijo y sin ánimo de corrección, Maradona fue una figura que reconoció sus errores y se sometió al escrutinio público, conectando con sus seguidores como un pecador arrepentido. “La estrella intangible en las canchas y el hombre que se hunde en el lodo y sobrevive de milagro”.

Pero a diferencia de un adonis como Ronaldo o un genio casi autista como Messi, Diego era el barrio y el defecto humano, capaz de superar sus contradicciones, características de un héroe melodramático argentino, digno de un tango.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir