CON MARTHA DEBAYLE

El secreto para controlar tus emociones: antes de que te controlen

Para todos aquellos que viven agobiados porque son víctimas de sus emociones, hoy les vamos a decir cómo tomar el control de ellas

Christine Comaford, Por más de 30 años ha sido entrenadora en liderazgo y cultura y la autora más vendida del New York Times.

Las emociones tienen energía

Gracias a David Hawkins, tenemos pruebas de que las emociones tienen energía medible y que pueden afectarnos para bien o para mal en nuestro rendimiento en la vida diaria.

En su libro Power vs. Force , muestra cómo el nivel de registro de una persona, el nivel de energía medible en su campo magnético, aumenta a medida que experimenta emociones más positivas.

El hallazgo más interesante es que las células murieron cuando el nivel de registro estaba por debajo de 200, donde están las emociones de desprecio, odio, ansiedad, vergüenza, arrepentimiento, desesperación, culpa y humillación.

Esta evidencia nos da más razones para regular y controlar nuestro estado emocional, no solo para nuestro bienestar general (y el de quienes nos rodean) sino también para nuestra salud física.

Identifica la emoción

Para controlar nuestras emociones, primero necesitamos saber cuáles son.

El problema, es que muy pocos podemos hacerlo con precisión.

De acuerdo a Travis Bradberry, autor de Inteligencia Emocional 2.0, sólo el 36% de las personas puede hacerlo, el 64% no lo sabe.

Esto puede ser un problema importante porque las emociones no etiquetadas se malinterpretan, y nos llevan a elecciones irracionales y acciones contraproducentes.

Es por eso que la rueda de la emoción es tan útil.

Puedes usar la Rueda de la Emoción de adentro hacia afuera para identificar:

Primero tus emociones primarias y luego moverte hacia afuera.

O puedes moverte de afuera hacia adentro, si tu emoción específica parece clara y quieres identificar la emoción primaria debajo de ella.

O simplemente puedes explorarla para identificar cómo te sientes

En general, se ha descubierto que las personas que tienen emociones intensas primero se identifican con las emociones en las rebanadas internas del “pastel”, mientras que aquellas que tienen menos intensidad, se identifican con las emociones en el borde exterior.

De cualquier manera, cuando podemos nombrar cómo nos sentimos, nos volvemos más conscientes de nuestra situación actual.

Y debemos estar conscientes para poder cambiarlo.

Hay, por supuesto, muchas emociones que no están en la rueda

Pero, puedes usar esta herramienta como una forma de “cebar la bomba emocional”, para que luego puedas identificar la emoción que estás experimentando actualmente.

Tomar una decisión

Ahora, si pudieras regular tu estado emocional, ¿cómo te gustaría sentirte? En algunos casos, solo querrás sentirse mejor de lo que te sientes ahora.

Estos son los cuatro pasos para cambiar tu estado emocional:

Averigua lo que sientes.

Consciencia, aceptar el sentimiento, no importa lo incómodo que sea.

Siente curiosidad por esa sensación incómoda y lo que estás decidiendo sobre ti o sobre el mundo o la situación. (Ejemplos: “Jorge hizo esto, siempre me hace sentir inútil”, “Eché a perder este proyecto, así que soy un fracaso”). Da un paso atrás y revisa las historias que te estás contando sobre lo que sucedió fuera de ti y la forma en que te estás haciendo sentir.

Ahora, pregúntate qué te gustaría en su lugar. Ve la rueda de la emoción nuevamente si eso ayudar. Tal vez quieras pasar de Triste a Poderoso, o Abrumado a Pacífico. Hazte las siguientes preguntas:

¿Qué me gustaría?

¿Qué hará eso por mí?

¿Cómo sabré cuando lo tenga?

¿Qué podría arriesgar o perder para obtenerlo?

¿Cuándo me gustaría

¿Cuáles son mis próximos pasos para obtenerlo?

La realidad es lo que dices que es. En serio es así de simple.

La curiosidad es esencial para crear tu realidad. Te ayudará a ser más consciente de ti mismo y a regular tu estado emocional.

TÚ puedes elegir cómo te sientes. Así de poderoso eres.

Cargando