CON GABRIELA WARKENTIN Y JAVIER RISCO

Alfonso Romo, el mayor explotador de agua en Yucatán: Alejandro Melgoza

La destrucción de un cenote que afecta a las comunidades originarias, es parte de un gran proyecto de corrupción señala la investigación

Alejandro Melgoza, uno de los periodistas de investigación que junto con Janer Cacelín y Sergio Rincón, dieron a conocer el reportaje titulado Alfonso Romo, un cacique del agua en el paraíso Maya, estuvo en “Así las Cosas” con Gabriela Warkentin y Javier Risco en donde dio cuenta del delito en el que incurre el actual jefe de la oficina presidencial.

De acuerdo con la investigación detalla Melgoza, desde el 2007 Alfonso Romo estuvo al frente de la empresa Enerall, con concesiones para uso de agua agrícola para la producción de soya a través del desarrollo de biotecnología se ha convertido en el máximo explotador de agua en Yucatán y el tercero en el país.

Las afectaciones para el medio ambiente no son menores, pues de acuerdo a la investigación realizada en coordinación con CONNECTAS, Arisegui Noticias, Proceso, Ruido en la Red, Univisión, Vice en Español y el apoyo del International Center for Jornalists (ICFJ), el periodista independiente denunció la destrucción de un cenote de 5 mil 500 metros cuadrados que fue cubierto por tierra generando una afectación a las comunidades originarias y un delito ambiental por el que sólo se cobró una multa, dejando de lado el daño ambiental, del cual fue responsable la empresa Enerall.

Señaló que desde 2007 la empresa ha incurrido en este acaparamiento y sobreexplotación de agua subterránea bajo el esquema de acumulación de tierras con casi 15 mil hectáreas.

A partir del 2017, la cercanía de Romo con el presidente López Obrador se hizo evidente así como una mayor acumulación de agua, además de la presunción del proyecto de Romo de hacer en un año lo que la naturaleza hace en 200, y que con biotecnología a ha dejado sin agua comunidades originarias que sufren de acceso al agua para sus cultivos.

La principal zona de afectación es Tizimín que se encuentra a sólo 50 kilómetros de Enerall en donde se ubicará una estación del Tren Maya, el megaproyecto estandarte de la actual administración federal.

Cargando