Las trampas del ego

Las trampas del ego

El ego, según la psicología, es la instancia a través de la cual el individuo se reconoce y es consciente de su propia identidad. Nos permite saber cuáles son nuestras necesidades a satisfacer y estar al pendiente de nuestra autoestima.

Sin embargo, el exceso de este es malo. Una persona con un ego exacerbado suele tener dificultad para conectarse social y satisfactoriamente con los demás, se cree el centro de atención de todo tipo de circunstancias y casi nunca se preocupa por otros. Este tipo de actitud soberbia y déspota es tóxica y agota.

Existen 10 tipos de ego:

Sabelotodo: Siempre cree tener la razón y respuesta para todo, nunca se puede quedar callado.

Insaciable: No le gusta pasar desapercibido y hace cualquier cosa para llamar la atención.

Interruptor: Interrumpe permanentemente y no deja que otros hablen.

Envidioso: No soporta los éxitos y triunfos de otros. Le desagradan que otros sean mejor que ellos.

Prestigioso: Siempre quiere ser el mejor y busca el reconocimiento de los demás.

Jinete: Es copión y usurpador. Se aprovecha de los datos de los demás para su propio beneficio.

Sordo: Nunca escucha, solo le gusta hablar.

Manipulador: Es astuto y siempre se las arregla a través de mentiras y engaños.

Orgulloso: Es competitivo, discutidor y no le gusta perder.

Silencioso: Es crítico, hipócrita y enjuiciador.

A pesar de que el ego se considera algo malo, vivir sin él también es perjudicial. De acuerdo con el tipo de ego, podremos ser íntegros. Implicará que actúe desde si mismo teniendo en cuenta al otro.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir