7 mandamientos de la ruptura

Aura Medina de Wit, psicoterapeuta, te dice qué sí y qué no tienes que hacer ante una fractura sentimental

PRIMER MANDAMIENTO: No verlo ni hablar con él (o ella) en 60 días.

Justo como un adicto necesita desintoxicarse, limpiarse de la sustancia de su preferencia, así también necesitas depurar esa energía de tu sistema.

Mientras no hagas esto, sigues bajo la influencia del individuo, en total intoxicación y esto no te permite pensar con claridad, tomar decisiones inteligentes.

Sesenta días te proporcionan la distancia necesaria para recuperarte. Al menos al punto donde puedas hacer las emociones a un lado y recuperar tu asertividad.

60 días, 1,440 horas, 86,400 minutos, tiene algo de mágico: te permite salirte del drama, romper esa autoimagen de la mujer (u hombre) abandonada/a, sacudirte la energía de la relación, abrirte a posibilidades y recuperar el manejo de tu vida.

NO DEBE DE HABER CONTACTO. Aún si pretenden seguir siendo amigos, decídelo después de los 60 días.

Hazlo como si estuvieras en un programa de 12 pasos: “sólo por hoy”.

SEGUNDO MANDAMIENTO: Rodéate de “Guardianes de la Ruptura”.

Estas personas deben tener al menos tres de estas cualidades:

Saben cómo era tu relación

Te saben escuchar, sin juzgar y sin dar consejos

Te aprecian mucho

Están dispuest@s a estar para ti, a cualquier hora en estos próximos 60 días.

Han superado ya alguna ruptura

Pueden servir de intermediarios en asuntos urgentes entre tú y tu ex.

TERCER MANDAMIENTO: Deshazte de sus cosas y de las que te lo recuerden.

Tu prioridad debe de ser convertir tu hogar en un lugar de recuperación.

Guardar cosas que te lo/la recuerden es tortura y sólo aumenta la necesidad de buscarlo/a.

Guarda todas sus pertenecías, si es posible envíaselas (usa a tus guardianes

Redistribuye tu casa, cambia la decoración. No te aloques gastando dinero, no es necesario. Simplemente usa tu sentido común y tu creatividad para crear entornos nuevos.

Monta diferentes cajas:

Una para meter todos los objetos que vas a devolverle (mándalos con alguien, NO USES ESTO COMO EXCUSA PARA VERLO)

Otra caja, para guardar temporalmente, objetos de tu propiedad que no deseas tirar pero que hoy te lo recuerdan.

Y una última para meter cosas que tirarás

No tires sus cosas de valor a la basura, por muy enojad@ que estés. Puede que luego te arrepientas.

CUARTO MANDAMIENTO: Ponte las pilas cada día.

Como consecuencia de la ruptura, es probable que tengas mucho tiempo libre. Necesitas ponerte en movimiento, y para ello, hay que ponerse las pilas.

Lucha contra la inercia en la que puede meterte una ruptura. Rompe el patrón de esconderte y caer en la autocompasión.

No te fijes metas demasiado altas, que sean razonables, alcanzables. Haz un pacto contigo misma, redacta y firma un contrato.

Encuentra una actividad física que disfrutes. Si haces algo que no te guste, seguro lo vas a dejar.

QUINTO MANDAMIENTO: Vístete de confianza.

A veces, en plena depresión, en medio de nuestra s crisis emocionales, cuando sentimos nuestro mundo patas pa’rriba, lo último que nos importa es como nos vemos.

Es importante que una vez concluido el primer período del shock, dejes a un lado las escenas y los atuendos espantosos. Especialmente fuera de horario laboral. (Créeme, tu jefe o jefa podrá ser muy comprensivo, pero será por un período muy corto. NO es tu terapeuta).

La regla de oro es no salir de casa con algo con lo que no te gustaría que te viera tu ex.

No necesitas tanto, basta con decirte: “Hoy no perderé la razón en público y me pondré algo que me haga sentir bien”.

SEXTO MANDAMIENTO: No reincidas

Ha sido muy duro llegar hasta aquí, imagina empezar todo de nuevo. Tener que reiniciar de día cero.

Reconciliarte, caer de nuevo con el ex, no es que sea un pecado terrible, es muy posible que suceda, pero esto corta de tajo el proceso de recuperación.

Si lo haces, tienes que estar muy segura que vale la pena correr el riesgo,

A veces decimos que necesitamos verlo/verla para “cerrar el ciclo”, pero, ¿Realmente necesitas ese guamazo en la cabezota? Necesitas que te pongan tan claro que ya se acabó?

Siempre es tentador para ambas partes revisitar la escena del crimen, sobre todo cuando caminas por arenas movedizas el mes posterior a la ruptura.

El problema es que al reincidir te alejas de esa meta que te hará sentirte mejor, segura y llena de proyectos nuevos.

NO VALE LA PENA… si rompieron, fue por algo. Ese algo continúa allí.

SÉPTIMO MANDAMIENTO: Volverte la Número UNO para ti.

Nada de esto funcionará si tú no te aprecias (y esto NO es negociable).

Tienes que aprender a valorarte. Esto tiene que suceder antes de emprender una nueva relación. Si no lo logras, repetirás y repetirás patrones, los mismos patanes, las mismas situaciones y al final los mismos dramas.

Ser la número uno implica cuidarte cuando nadie más lo hace.

Aprende a hacerte cargo de ti mismo/misma. Aprende a disfrutarte, incluso en la soledad.

Aprovecha este tiempo de soledad para ver qué fue lo que tú pusiste en la relación que la llevó al fracaso.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir