¡Cuidado! Tu bebé podría ahogarse al jugar con algunos objetos

Felipe Hernández, paramédico y director general del Grupo Salvando Vidas, habla de cómo evitar accidentes

El urólogo NO es sólo para hombres; va una lista de condiciones y enfermedades que debemos tratar con el urólogo, no con el ginecólogo.

La razón principal para ir al urólogo, como mujer, es por cuestiones relacionadas con orina:

Incontinencia*

Prolapso vesical*

infecciones de orina

cálculos en la vía urinaria

Las infecciones de la vía urinaria son la principal causa que lleva a las mujeres al urólogo y afecta principalmente a las que están en edad reproductiva, lo que no quiere decir que no pueda afectar a cualquier edad.

Cáncer urinario.

a) Glándulas suprarrenales.

b) Riñón.

c) Uréter.

d) Vejiga.

e) Uretra.

1.- INCONTINENCIA URINARIA

Afecta entre un 20 a 30% de la población femenina adulta.

Es la pérdida del control urinario o la incapacidad de contener la orina hasta poder alcanzar el baño.

Las incontinencias más comunes son: 1. De Esfuerzo o Estrés:

Se produce con el incremento de presión intraabdominal, por debilidad del suelo pélvico y los músculos elevadores del ano.

Es el tipo más frecuente en mujeres posmenopáusicas recientes y a la vez es muy rara en adultos mayores a 75 años.

Se caracteriza por una pequeña perdida de orina ante esfuerzos físicos.

Se recomienda evitar aguantar las ganas de ir al baño, bajar de peso y eliminar la tos (si existe).

Se recomiendan los ejercicios de Kegel o la colocación de esferas intravaginales, siempre y cuando el médico lo recomiende, ya que el tipo de tratamiento dependerá del grado de incontinencia.

2. De Urgencia: - Tiene lugar poco después de sentir la urgencia por orinar. - Se refiere a la incapacidad para retener la orina y es común en ambos sexos, desde los 55 años en las mujeres y 65 en los hombres. - Consiste en la pérdida involuntaria de orina, por ejemplo, camino al baño. - Se asocia a trastornos mentales como demencia y enfermedades cerebros vasculares. - Para controlar este tipo de disfunción, se recomienda crear un hábito para ir al baño, además de la consulta al médico, el cual dará una serie de ejercicios que ayudarán a regular este problema.

3. Rebosamiento: - La vejiga no se vacía en su totalidad, por lo que luego de la acumulación se produce un goteo y frecuentes ganas de orinar. - Es importante la visita al médico, ya que puede desarrollar infecciones y hongos por la humedad

4. Funcional: - La pérdida de orina se origina por la incapacidad de ir al baño por trastornos neuronales, mentales, físicos, psicológicos u obstáculos ambientales, por ejemplo, depresión, hostilidad, demencia severa, etc. - Puede ser reconocido por médicos generales, por lo que no es necesaria la consulta con un especialista.

PROLAPSO VESICAL

Prolapso de vejiga o útero

Afecta a 10% de las mujeres y sus principales causas son el embarazo, haber tenido múltiples partos y la obesidad.

Se proyecta que para 2050, 58.2 millones de mujeres tendrán al menos un trastorno del piso pélvico y 9.2 millones desarrollarán este padecimiento.

CAUSAS

- El haber tenido uno o más partos especialmente si han sido traumáticos

- El simple paso del tiempo (envejecimiento)

- La falta de estrógenos durante la menopausia

- La obesidad

- La práctica de deportes de alto impacto (los que requieren que se levanten los pies del suelo para su realización) y la práctica de levantamiento de peso continuada

- El estreñimiento crónico

- La tos crónica

En todos los casos, el prolapso de vejiga va asociado a una musculatura del suelo pélvico en mal estado.

SÍNTOMAS

- La sensación de presión e incluso dolor en el bajo vientre

- El dolor durante las relaciones sexuales

- El dolor en la zona lumbar y/o en el sacro

- La incontinencia urinaria (escape involuntario de orina). A menudo aumenta la sensación de necesidad de orinar aunque luego sólo puedan eliminarse pequeñas cantidades)

- Inflamación de la vagina

- Bulto que sobresale de la vagina (esto sólo ocurre si el prolapso es muy grave)

GRAVEDAD:

- Grado 1: Descenso ligero de la vejiga que cae en el canal de la vagina.

- Grado 2: Descenso moderado de la vejiga que cae hasta la entrada de la vagina.

- Grado 3: Descenso grave de la vejiga que cae hasta sobrepasar la entrada de la vagina.

- Grado 4. Descenso total de la vejiga, situándose en su totalidad por fuera de la vagina.

INFECCIONES URINARIAS (TRACTO URINARIO)

Al menos un 40% de las mujeres presentarán una ITU a lo largo de su vida.

Las mujeres embarazadas tienen una prevalencia de bacteriuria del 4-10%, y un 60% de ellas desarrollan una infección del tracto urinario si no son tratadas,

En el posparto también es frecuente la ITU, y un 30% presentan alteraciones en las pruebas de imagen compatibles con pielonefritis crónica.

Tras la infancia la infección del tracto urinario es muy infrecuente en los varones, incrementándose tras el inicio de la patología prostática. La prevalencia de la ITU en varones sanos de 70 años alcanza un 3,5%.

Se pueden distinguir distintos tipos de infecciones urinarias:

Bacteriuria: bacterias en la orina, que puede ser asintomática, si dos cultivos de orina consecutivos son positivos en un paciente sin síntomas.

Infecciones del tracto urinario (ITU) inferior: comprenden la cistitis (infección de la vejiga), la uretritis (infección de la uretra), la prostatitis (infección de la próstata) y la orquiepididimitis (infección de los conductos encargados de la formación y excreción del semen).

Infecciones del tracto urinario superior: incluye, entre otras afecciones, la pielonefritis aguda; en estos casos la infección alcanza a uno o a ambos riñones.

Infecciones urinarias no complicadas: en pacientes con una vía urinaria estructural y funcionalmente normal. Comprende las cistitis y las pielonefritis no complicadas en mujeres jóvenes y sin otras patologías.

Infecciones urinarias complicadas: sobre vías urinarias con alteraciones anatómicas o en su funcionamiento, individuos con alteraciones metabólicas, inmunodepresión, o con la participación de patógenos inusuales o resistentes. Las infecciones urinarias en los niños, en los varones y en las embarazadas se deben considerar como complicadas.

Infecciones urinarias recurrentes: puede tratarse de recidivas (mismo agente causante), o de reinfecciones (distinto agente causante).

Infección urinaria crónica: persistencia del mismo microorganismo durante meses o años, con recidivas tras los tratamientos.

CAUSAS

Sexo y actividad sexual:

Embarazo

Obstrucción

Alteraciones en la inervación (llegada de nervios) de la vejiga.

Reflujo vesicoureteral

Factores genéticos

SÍNTOMAS DE LAS INFECCIONES URINARIAS MÁS COMUNES EN LAS MUJERES

Cistitis

La clínica básica de la cistitis es la sensación repentina de tener que orinar urgentemente, el dolor-escozor al orinar, la incontinencia, y el dolor en la zona del pubis.

Mo es frecuente que haya fiebre.

La orina pierde su color claro y se puede volver maloliente y sanguinolenta.

Uretritis

Se debe pensar en ella cuando se trata de un paciente joven con dolor al orinar, de aparición solapada, o de más de una semana de duración, si existe el antecedente de cambio reciente de pareja sexual, la pareja tuvo una uretritis, o se trata de una persona promiscua.

En las mujeres cursa con flujo vaginal aumentado, y en los hombres con secreción exudativa uretral.

Vaginitis

Se caracteriza por flujo vaginal de características anormales, dolor en las relaciones sexuales y picor genital.

No suele haber bacterias en la orina.

Pielonefritis

Fiebre, dolor lumbar y síntomas de infección urinaria aguda se presenta en un 60% de los casos.

También puede acompañarse de náuseas, vómitos e, incluso, diarrea.

El dolor puede irradiarse a distintas zonas abdominales y hasta inguinales.

En ocasiones, los síntomas de infección de vías bajas preceden a la fiebre y al resto del cuadro de pielonefritis en uno o dos días.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir