SOCIEDAD
SOCIEDAD

Payasos defienden su oficio de divertir

No todos son iguales, piden que no los confundan con los que asustan

Payasos defienden su oficio de divertir

()

Por Priscila Hernández

Que asustan, que se esconden entre los árboles, que buscan la mejor oportunidad para tomar de sorpresa a su víctima y espantarla. Todo eso se dice de los payasos que ahora ya no pueden andar tranquilos por las calles porque hay quienes piensan que sólo los asustarán.

Es por eso que los payasos se rebelan y piden respeto.Los payasos de Guadalajara ante la mala fama internacional quieren que las personas vuelvan a verlos como eso, payasos para sonreír, payasos para reírse. El Payaso “Sonrisitas” es el primero en hablar.

“No es justo que nos trate la gente y que diga la gente: “Mira allá va el payaso asesino” Eso no es justo para nosotros, de estarnos humillando. La gente a veces se divierte con nosotros, gente que tenga fobia al payaso, que no digan: “mira ella le tiene fobia al payaso” eso no está bien.

La moda de los payasos diabólicos es sólo eso, una mala moda que hace que los payasos sean visto como peligrosos algo que molesta al Payaso Sonrisita. Por su parte, el payaso “Tin tín” explicó que detrás de esa cara cómica, llena de colores, brillos y felicidad están personas trabajadoras que buscan salir adelante.

“Esa es una desventaja. Yo lo sigo haciendo tengo mi esposa a mis hijos, tengo desde los 14 años de Payaso.Yo lo hago por amor al arte".

Con trajes llenos de color y maquillajes que logran después de años de experiencia éstos payasos exigen respeto. Que un grupo de personas salga a las calles con máscaras o pelucas a asustar sólo afecta al honorable gremio de los payasos.

En el centro histórico de Guadalajara el payaso “Sonrisitas” y el payaso “Tintín” sonríen, juegan con los niños y arman figuras con globos. Ellos son claros en decir que un payaso profesional se toma su trabajo muy en serio.

“Hace 10 años de mi payaso. Lo hice porque no tengo estudiosm, tengo hijos que mantener. Es muy malo que nos echen tierra que son máscaras, que no son profesionales. No es justo que nos digan que todos asustamos".

Éstos payasos disfrutan con hacer felices a los demás, con ver a los niños sonreír. Su trabajo es que los demás se olviden de sus problemas, que rían, que puedan encontrar un motivo para sonreír. Por eso al payaso “Sonrisitas” le enoja que quieran invitarlo a que asuste a los demás. Si alguien lo hace, él con mucha firmeza les dice lo siguiente.

“Eso no lo andes haciendo, porque eso no me gusta. Soy un payaso para hacer reír y no para asustar a la gente".

Así que mientras en otros países como Estados Unidos y Canadá crece la moda de los payasos diabólicos, los payasos tapatíos son claros en decir que ellos no asustan y que lo suyo es divertir.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir