Aprueban la Ley de Bioseguridad en México entre protestas

Aprueban la Ley de Bioseguridad en México entre protestas

México D.F., 16 de febrero, 2005.-El Senado de la República aprobó la noche del martes la Ley de Bioseguridad que abre las puertas a la experimentación con organismos genéticamente modificados (OGM), con la oposición de organizaciones medioambientales como Greenpeace.

En W Radio, Alejandro Calvillo, director ejecutivo de Greenpeace México, acusó que el dictamen no fue elaborado por los senadores, y consideró que la nueva ley tendrá un impacto en el medio ambiente y la salud.

“El dictamen que se aprobó en el Senado es un dictamen que no lo hicieron los senadores, que no se discutió en las comisiones del Senado que tenían que discutirlo. Se presentó a los dos días que habían empezado nuevamente sus sesiones, y se presentó por las personas que han promovido esta ley, que han promovido los transgénicos en México.

“Es muy triste ver como actúan los senadores, con un gran desconocimiento muchos de ellos, de qué se está jugando”.

La nueva ley, dijo Alejandro Calvillo en entrevista con Carmen Aristegui, “no establece responsabilidades para quienes usen transgénicos que puedan contaminar a cultivos vecinos de orgánicos. No hay responsabilidad para las empresas que introduzcan un transgénico y que pueda tener un impacto en el medio ambiente o en la salud”.

Tras su examen por la Cámara de Diputados, la ley fue aprobada por la Cámara Alta por 87 votos a favor, 16 en contra, y 6 abstenciones. Según el dictamen oficial, la ley sienta las bases "para el adecuado desarrollo de una nueva tecnología que, generada y utilizada de manera responsable, puede producir diversos beneficios para el país".

La primera Ley de Bioseguridad y Medio Ambiente que se aprueba en México establece la obligatoriedad de etiquetar los productos elaborados con organismos que contengan material genéticamente modificado (OGM), y también las semillas y material genéticamente modificado para siembra, cultivo y producción agrícola.

Sin embargo, Calvillo aseguró que “no hay un etiquetado para los derivados, es decir, vamos a seguir consumiendo los productos elaborados por las empresas sin saber si hay algún derivado de transgénico en estos productos”.

La ley incentiva igualmente la investigación nacional sobre los OGM y la producción nacional de los mismos, según aseguraron los senadores en su dictamen.

La organización de defensa del medio ambiente calificó el texto como la "Ley Monsanto", en referencia a la multinacional estadounidense del sector agrícola.

La ley entrará en vigor tras su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

El cultivo de maíz, que se originó históricamente en México, está protegido hasta 2008 de la liberalización contemplada en el Tratado de Libre Comercio que este país tiene con Estados Unidos y Canadá.

(Con información de AFP).

Cargando