CON MARTHA DEBAYLE
CON MARTHA DEBAYLE

¿Crees estar en una relación… pero no lo estás?

¿Se hacen cuentos jurando que son correspondidos y simulan estar en una relación que no existe? Paren de sufrir y dejen de autoengañarse

ACAVAmos ien
¿Crees estar en una relación… pero no lo estás?

Mario Guerra, tanatólogo, conferencista y Business Coach. 

¿Tu vida amorosa se basa en el autoengaño?

Todos tenemos necesidad de vincularnos con otras personas, porque no solo basta tener lo necesario para sobrevivir, sino además sentir que se pertenece para poder prosperar afectiva y emocionalmente dentro de un mundo de relaciones. Sin embargo, hay personas con miedo o necesidades tan grandes que crean fantasías o dejan de ver la realidad y, entonces, viven en una forma de autoengaño para poder creer que su vida amorosa va de maravilla y evitar sentirse muy mal al asumir la verdad.

¿Te ha pasado que…?

Estás en una “relación” que jurabas que era “perfecta” y que de pronto la otra persona se ha marchado o te ha dicho que quiere terminar?

Sufres desilusión tras desilusión en el amor y sin embargo juras que algún día vas a encontrar el amor verdadero, casi por arte de magia?

Crees que cuando una persona te dice que ya no quiere nada contigo es porque realmente teme enamorarse más y entonces menos dejas ir esa relación?

¿Crees que el resultado catastrófico de tu vida amorosa es resultado de la mala suerte, de alguna energía negativa que atrae personas inadecuadas o de una fuerza externa?

Es probable que tu vida amorosa esté basada en el autoengaño.

¿Qué es el autoengaño?

El autoengaño es ver la realidad como deseamos que sea en lugar de como verdaderamente es.

Cuando las personas usan el autoengaño, utilizan sus esperanzas, necesidades, deseos, teorías, ideologías, prejuicios, expectativas, recuerdos y otros elementos psicológicos para construir la forma en que ven el mundo.

Además, tienden a valorar más la evidencia que confirma lo que necesitan creer y a desechar la evidencia que contradice lo mismo, aunque esta pueda ser más sólida o contundente.

¿Cuáles son algunos ejemplos de autoengaño?

Tener una relación con una persona casada y creer las promesas repetidas de que ahora sí el próximo año (o mes o semana) ya se va a divorciar (y esto lo crees por largo tiempo sin que realmente pase nada relevante al respecto.

Relacionarte con una persona emocionalmente inestable y sostener la fantasía de que un día estará para siempre contigo, cuando tiene un largo historial de relaciones fallidas y hasta ires y venires contigo.

Estar con una persona que evade aclararte el tipo de relación que tienen o que te dice que hay que dejar todo al tiempo, mientras tú crees tener la certeza de que, si esperas lo suficiente, todo resultará a tu favor.

Tener sospechas de que algo no anda bien en una relación, pero evitar tocar el tema o aclarar por temor a que el otro se enoje y se vaya de tu lado.

Sostener la creencia de que una pareja infiel, maltratadora e indiferente en el fondo es una persona maravillosa que está pasando por un mal momento. Lo mismo aplica para las adicciones.

¿Pero no es mejor saber la verdad por dolorosa que sea para poder realmente avanzar

o tomar mejores decisiones?

Si

¿Entonces por qué una persona se autoengaña?

En general lo que se busca es obtener, realizar o preservar una identidad o un deseo.

Digamos que el autoengaño es como un mecanismo de defensa que nos evita realidades dolorosas, pero al precio de vivir a veces en fantasías devastadoras para nuestra autoestima o nuestro bienestar emocional.

La intención es buena, el método puede ser de terribles consecuencias.

El autoengaño puede estar motivado por:

Tu deseo o necesidad de creer en una relación ideal o como siempre la has deseado.

Miedo a perder el lugar que sientes que tienes al lado de una persona.

Miedo a perder la relación en sí misma y el futuro idealizado que te habías hecho.

Miedo a la soledad, el abandono o al juicio social.

Yo creo que los que se auto engañan son muy tontos

Esto no tiene que ver tanto con la inteligencia como con la necesidad de crear o sostener una fantasía idealizada.

Creer que alguien en esta circunstancia es tonto, o que es muy fácil ver la verdad, sobre simplifica un problema más profundo y nos hace invalidad o emitir juicios sobre la vivencia de quien lo padece. A veces las personas evitan asumir la verdad, porque si lo hacen tendrían que tomar al menos dos caminos.

Al asumir una verdad desagradable, tendría como consecuencia tomar una decisión que no se quiere tomar (de hecho es justo lo que se quiere evitar), como poner límites o terminar la relación.

El otro camino es igualmente doloroso, pues se trata de asumir que estás en una relación sin mucho futuro, al menos no como el que querías, y que para quedarte ahí tendrías que ajustarte a lo que hay y renunciar a tus deseos y necesidades más importantes; es decir, someterte a los deseos, necesidades y posibilidades de otra persona.

¿Entonces lo mejor sería aclarar todo desde el inicio no?

Sí, pero aquella persona que usa el autoengaño como su filtro para la realidad, a veces ni aun siendo clara la otra persona puede ver la verdad:

“¿Me amas?”

«La verdad ya no tanto”

“No es cierto, claro que me amas pero tienes miedo de abrir tu corazón”

“Yo no tengo miedo de nada, sólo ya no quiero estar contigo”

“Lo ves, luego luego te cierras y eso es porque me amas profundamente y tienes miedo de aceptarlo”

“Ya te dije que no tengo miedo de nada y déjame en paz”

“¿Cómo te voy a dejar si nos amamos tanto?”

¿Pero no la otra persona participa en el autoengaño al dejar creer al otro que las cosas

son como él cree?

A veces sí, pero digamos que es más bien una posición oportunista.

Por ejemplo, si tu crees que yo soy una persona muy influyente y por eso me das un trato privilegiado, a mi tal vez me convenga dejarte creer que lo soy, aunque técnicamente no te estoy mintiendo.

Es decir, la ilusión es tuya, yo no la provoqué. A lo sumo se me puede acusar de mentir por omisión; es decir, yo no clarifique nada, aún percibiendo que tú tenías una percepción errónea de mi.

¿Es un no poder o no querer ver la realidad?

Es más bien querer seguir creyendo en una realidad inexistente, pero que al menos se

ajusta a lo que se desea o a lo que se quiere evitar.

Generalmente es más o menos inconsciente.

¿Qué se puede hacer?

Si bien mentirnos a nosotros mismos a veces puede ser un acto de autoconservación,

vivir dentro de esa ilusión puede tener un impacto negativo en nuestra realidad vivida

y en nuestras relaciones.

No es sencillo que alguien nos convenza de algo que no queremos ser convencidos.

Somos nosotros los que debemos convencernos.

Para ayudarte un poco con esto haz esta reflexión:

Mira tu vida amorosa y pregúntate:

¿Es esto lo que realmente quiero?

¿Qué es lo que no voy a poder lograr, sentir o experimentar si me quedo atrapado en esto por el resto de mi vida?

¿Qué es lo que obtengo al evitar afrontar la realidad?

Vivir en el autoengaño no es un delito y es menos castigado socialmente que ser un engañador con otros, así que es muy fácil que te puedas pasar el resto de tu vida en eso sin que a nadie le importe realmente.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir