SEGURIDAD

Hechos en Tlaquepaque es un escarmiento del CJNG a narcomenudistas

A siete presuntos delicuentes les amputaron las manos, y uno de ellos fue asesinado.

()

Por: Antonio Neri

En las investigaciones que lleva a cabo la Fiscalía General del Estado sobre la agresión que sufrieron siete personas al amputarles sus manos en Tlaquepaque, fueron detenidos dos sujetos y se incautaron un par de casas de seguridad, así lo dio a conocer el titular de la dependencia Eduardo Almaguer Ramírez.

“Hasta el momento se tienen ya dos detenidos se tiene ubicado quien encabeza esta célula delictiva por la que sucedió éste evento, precisarles que todas y cada una de las personas que fueron localizadas con éstas heridas y quien fue victimado tienen antecedentes penales por robo, asalto y narcomenudeo”.

El móvil fue porque integrantes del Cartel de Jalisco Nueva Generación dieron un escarmiento a los narcomenudistas que tienen deudas de droga con la organización delictiva.

“Las víctimas declararon que no cubrieron el pago de la droga que correspondía y que lo que les hicieron es para generar un escarmiento y un terror a quienes se dedican a ésta actividad y de esa manera no les estén dejando de cumplir con esas actividades” señaló el fiscal Almaguer.

Las personas afectadas fueron privadas de su libertad en los municipios de Guadalajara y El Salto, pero agredidas en Tlaquepaque, la alcaldesa de éste municipio María Elena Limón, dijo que los hechos no representan ningún riesgo.

“Queremos aprovechar para decirles al Turismo Nacional e internacional que Tlaquepaque es una ciudad segura, independientemente de lo que pase en otras ciudades cercanas y que son abandonados en nuestro municipio, agradecemos públicamente al señor gobernador del estado y al fiscal por su rapidez por la que actuó en el caso para deslindar responsabilidades e investigar a quienes lamentablemente han sufrido las consecuencias de los hechos registrados”.

En San Pedro Tlaquepaque, continúan operativos de seguridad por parte de la Fuerza Única Metropolitana y la Policía Municipal.

Cargando