Con Martha Debayle

El poder de la luna: ¿Cómo nos influencia y cómo sacarle provecho?

Cómo sacarle provecho a su energía para lograr lo que queremos y cómo saber de acuerdo a sus fases qué hacer, qué dejar de hacer y más

ACAVAmos ien

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Óscar Soto, astrólogo. Investigador y maestro de la astrología. Tiene 23 años dedicado al mundo espiritual. Estudió astrología, terapias alternativas, tarot y diferentes oráculos. Desde hace años viaja a la selva peruana a estudiar plantas con el mejor curandero del mundo, del cual es discípulo.

Instagram: elastrologo // diariolunar@hotmail.com

Natalie Roterman, Jefe editorial revista Moi // TW:@natroterman

La importancia de la luna sobre la Tierra:

• La influencia gravitatoria de la Luna produce las mareas y el aumento de la duración del día. La distancia orbital de la Luna, cerca de treinta veces el diámetro de la Tierra, hace que se vea en el cielo con el mismo tamaño que el Sol y permite que la Luna cubra exactamente al Sol en los eclipses solares totales.

• Las noches sería mucho más oscuras de los acostumbrado: Aunque el brillo lunar solo representa la 1/400 parte del brillo solar, es suficiente para darnos una buena visibilidad nocturna.

El calendario lunar:

• Un calendario lunar sirve para saber en cada momento la posición de la Luna y conocer que factores influye en tareas diversas, por ejemplo, es muy usado en los cultivos.

• Los chinos, sumerios, babilonios o hebreos antiguos se regían por un calendario lunar.

• Los mayas contaban el tiempo utilizando el ciclo de las fases lunares.

 ¿Cómo entender el calendario lunar?

• Cada mes lunar corresponde al periodo entre dos momentos en los que la luna está exactamente en la misma fase. Por tanto si tomamos como primer día del mes lunar la noche de luna llena, este acabará en la siguiente luna llena. Cada mes lunar corresponde a 29,53 días solares, por lo que según el calendario lunar no haríamos distinción entre meses de 30, 31 o 28 días como ocurre en febrero en el calendario solar.

Fases principales de la luna:

• Luna Nueva: Esta fase nos ayuda a comenzar de nuevo, como la Luna, dándonos un impulso de energía e iniciativa para cerrar ciclos y comenzar otros nuevos. Es un buen momento para pasar página, para incorporar hábitos, creencias, intenciones… para elegir las semillas de todo aquello que quieres plantar y dejar que florezcan en los siguientes ciclos. Un momento perfecto para vaciarte de todo aquello que te sobra y llenarte otra vez.

• Luna Llena: La energía de la Luna Llena es la más poderosa de todo el ciclo. Es en este momento en el que nuestro planeta está exactamente entre ella y el sol y se encuentra iluminada al 100%, pretendiendo que nosotros hagamos lo mismo: brillar. En este momento nos sentiremos más motivados, más agitados a nivel emocional y con una mente más clara. La energía es más fuerte los dos días previos y los dos siguientes a la fase lunar.

Cómo sincronizar(se) con cada fase lunar

1 - La luna nueva: Comienzo del ciclo. Es un momento favorable para el recogimiento, visión e inspiración de todo lo que se desee poner en marcha los próximos 28 días. En la fase de luna nueva cada uno se enfoca en sí mismo. Es la mejor fase lunar para iniciar nuevos proyectos, para comenzar cualquier tipo de cura depurativa o aplicar un tratamiento a una planta enferma. También es la indicada para arar, podar, efectuar injertos o eliminar las hierbas parásitas. Es el momento ideal para la meditación y la introspección. Fase indicada para restablecerse y acumular energías.

2 - La luna creciente: Los rayos solares sólo iluminan una pequeña parte de la luna. Es la fase lunar indicada para sembrar todo aquello que requiera una larga germinación. A medida que la luna va creciendo en luz, el organismo está más predispuesto a crecer y expandirse. La fase creciente ejerce una influencia positiva en todo aquello que puede desarrollarse y multiplicarse, desde las plantas al dinero. No son aconsejables, sin embargo, los encuentros sociales porque existe un exceso de impulso. Es tiempo adecuado para poner en marcha nuestro proyecto.

3 - El primer cuarto lunar: Al observar el cielo verás solo la mitad de la luna iluminada. Buena fase para la productividad y la aceleración de los trabajos diarios. Esta fase carga las relaciones de buena voluntad, nos vuelve constructivos. Las iniciativas de trabajo de todo tipo salen con ventaja, pero los encuentros sociales bajo esta luna con frecuencia se anulan en el último momento; aunque, si se realizan, suelen ser armoniosos. En relación con las actividades que están en proceso y andando, pueden surgir nuevos elementos o dificultades durante esta fase. Es tiempo de superarlos. La luna creciente es favorable para introducir cambios en viejos hábitos, modos de pensar, actuar, sentir. Si quieres potenciar el crecimiento del cabello, cortalo en esta fase, especialmente cuando la luna se encuentre transitando los signos de Tauro, Leo, Virgo o Capricornio.

4 - La luna gibosa: Es cuando el sol ilumina las tres cuartas partes de la cara lunar visible desde la Tierra. Esta fase tiene lugar cuatro días antes de la luna llena; tiende a unir, a conectar, nos empuja a comunicarnos con los demás. Es un buen momento para relacionarnos porque creemos en los demás. Las relaciones durante esta fase se pintan de esperanza; se tienen las ideas claras y las iniciativas de trabajo pueden tener óptimos resultados para quienes tengan una mentalidad realista. Fase lunar inspiradora para los artistas, siempre que no se pierdan en sueños y tengan energía para concretar sus ideas.

5 - La luna llena: Al observar la luna en el cielo vemos el disco lunar en toda su plenitud reflejando la luz del sol. Todo lo que fue estimulado en la luna nueva y realizado durante las fases crecientes llega aquí a su máximo desarrollo, sean sus resultados positivos o negativos. Las personas son más receptivas; las relaciones sociales, más favorables. La luna, llena de luz, inquieta los ánimos; la razón pierde terreno y se desatan las emociones. Por eso es un período muy propicio para la creatividad, para las citas románticas y para recoger los frutos de todo lo hecho a lo largo del ciclo. Se está más eufórico y surgen situaciones con personas que traen respuestas o soluciones a los problemas. Las iniciativas de trabajo reciben ayuda. Uno se divierte al máximo en las reuniones de plenilunio.

6 - La luna diseminante: La luna está iluminada casi completamente, pero no toda, le falta una pequeña parte. En esta fase va disminuyendo la energía y se carga de agresividad la atmósfera entre las personas. Estos días se subraya el componente de la resistencia. Buscar trabajo en estos días es desaconsejable y las iniciativas tomadas por estas fechas difícilmente logran resultados positivos. No se encuentra colaboración, se tropieza con obstáculos.

7 - La luna en el último cuarto menguante: Se ve iluminada la mitad de la cara lunar visible desde la Tierra.

Es el período adecuado para la introspección. Durante estos días el tímido puede sentirse rebelde, el hombre de ciencia encuentra una nueva fórmula y el poeta vibra con sensaciones.

8 - La luna menguante (balsámica): Cierra el ciclo lunar. También conocida como luna balsámica, o luna vieja, es favorable para el descanso. Mientras la luna decrece en luz, el cuerpo también tiene tendencia a desprenderse de todo lo que sobra: es más fácil eliminar líquidos, grasas y toxinas, por lo que es buen período lunar para comenzar una dieta para adelgazar o una cura de desintoxicación y limpieza. Esto aplica a todos los niveles: la casa, los archivos de Internet, las emociones negativas, etc. El cabello, cuando es cortado en esta fase, crece más lentamente, pero fortalecido. No es tiempo de iniciar nada. El ciclo se cierra y, al mismo tiempo, se prepara para un nuevo cúmulo de experiencias. Los proyectos que están andando deben ser concluidos; de lo contrario, tienen riesgo a dispersarse.

¿Cómo nos afectan los eclipses?

• Un eclipse de Sol puede simbolizar la desaparición momentánea de nuestro potencial interior, sentimos ausencia de poder personal, de voluntad, de capacidad visualizar metas personales; en cambio, un eclipse lunar nos fuerza a comprobar nuestro pasado a la luz de la experiencia actual y puede relacionarse con confusión y momentos particularmente propicios para esconder, ocultar, fomentar o expandir sombras de manifestación emocional.

• Existe una comprobada interacción entre los eclipses y una desvitalización, por esa, razón cuando nos afectan los eclipses de Sol, podemos sentirnos más cansados, estresados, fatigados o abatidos.

Último eclipse del 2021

• El último eclipse será solar y será este 4 de diciembre pero solo unos cuantos podrán disfrutar del espectáculo. El eclipse total de sol, cuando la Luna se interponga entre nuestra estrella y la Tierra, se verá totalmente en una zona donde habitan pocos seres humanos, ¡la Antartida!

Las lunaciones, signo por signo

• La luna tiene un ciclo completo de 28 días. En este tiempo, además de mudar sus fases, pasa por los doce signos del zodíaco (se encuentra dos días y medio en cada uno aproximadamente) y de acuerdo a, en qué signo zodiacal se encuentra podemos sincronizar actividades, rituales personales y salidas.

• Luna en Aries: Facilita la independencia, el entusiasmo y la agresividad. Un buen momento para todo tipo de inicio de actividad o también para tomar decisiones rápidas. La atmósfera social puede ser de competencia, liderazgo o conquista. La luna con aspectos tensos puede inclinar a la agresividad y explosiones temperamentales.

• Luna en Tauro: Propicia la tranquilidad, la serenidad y la persistencia. Favorable para las finanzas, la adquisición de bienes inmuebles o terrenos. Las vibraciones son positivas creando una atmósfera agradable y sociable. Con aspectos tensos inclina a la tozudez, a la posesividad y dificulta los cambios.

• Luna en Géminis: Aquí la luna inclina a las personas a la actividad intelectual, los viajes por desplazamientos, la actividad literaria, a pactar, comunicar. Activa y flexibiliza la mente. Hay facilidad para la expresión verbal y potencia las destrezas manuales. Con aspectos tensos, predispone a la dispersión, la inconstancia y el chisme o la mala comunicación.

• Luna en Cáncer: Potencia la sensibilidad e imaginación fértil, aumenta la receptividad, torna a las personas más sentimentales e inclina a actividades relacionadas con la familia, el hogar o la alimentación. Con aspectos tensos se presentan fluctuaciones de humor, indolencia e hipersensibilidad.

• Luna en Leo: La luna en este signo propicia las actividades artísticas, la diversión, las actividades relacionadas con la moda, el lujo, la diversión y los objetos de valor. Aumenta las capacidades creativas y organizativas. Con aspectos tensos fomenta el orgullo, el uso inadecuado del poder y el exceso de dramatismo.

• Luna en Virgo: Facilita las actividades intelectuales y las relacionadas con la higiene, la salud, la alimentación, la medicina. Inclina a la practicidad, la disciplina y el servicio. Con aspectos tensos confiere obsesión por los detalles y exceso de crítica.

 • Luna en Libra: Es favorable para las actividades sociales, o aquellas que se realizan con el público, la moda, el arte y la música. Es muy buena para programar compromisos afectivos, acuerdos o asociaciones. Con aspectos tensos puede provocar indecisiones.

• Luna en Escorpio: La luna en este signo es propicia para las limpiezas de fondo y profundas, para comenzar un tratamiento psicológico, para programar una terapia de regresión, comenzar estudios esotéricos o sobre vidas pasadas. Con aspectos tensos puede tornar a las personas más violentas, vengativas o promiscuas.

• Luna en Sagitario: Propicia las aventuras, los viajes o los grandes proyectos, es auspiciosa para todo estudio de naturaleza filosófica, espiritual o religiosa, con malos aspectos puede inclinar a la exageración, la irresponsabilidad o al fanatismo.

• Luna en Capricornio: Favorece los emprendimientos que tengan que ver con la tierra, la construcción, los bienes inmuebles, y la administración de recursos. Confiere método, prudencia y cierta reserva emocional. Con aspectos tensos inclina a las personas a la avaricia y a la melancolía. Las actitudes de indiferencia causan dificultad en las relaciones.

• Luna en Acuario: Las facultades mentales y psíquicas acostumbran a estar más activas, por eso las personas estarán más proclives a desarrollar actividades que tengan que ver con la creatividad y los proyectos a futuro. Es apta para actividades relacionadas con la informática, la electrónica, la aviación e incluso la Astrología. Mal espectada inclina a la frialdad, a la rebeldía y a la dificultad de relacionarse profundamente.

• Luna en Piscis: Favorece la imaginación y la sensibilidad. Es buena para entrar en sintonía con energías superiores, estudios esotéricos, arte, música y poesía. Ideal para la meditación. Con aspectos tensos inclina al escapismo y a la evasión.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir