CON MARTHA DEBAYLE
CON MARTHA DEBAYLE

El síndrome del impostor

Para todos aquellos que no se sienten merecedores de sus logros, que piensan que todo lo que han conseguido ha sido causa de la buena suerte

Ariel Grunwald, maestro espiritual y empresario.

Les vamos a decir desde un punto de vista espiritual, cómo podemos encontrar alivio, éxito integral y crecimiento personal, tomando nuestra sensación de impostor como punto de partida.

¿Qué es el síndrome del impostor?

El síndrome del impostor se refiere a una sensación interna de que no eres tan competente como los demás piensan que eres.

Es la experiencia de sentirse menos que los demás y que en cualquier momento vas a ser descubierto, como si no pertenecieras al lugar donde estás, no mereces lo que tienes, tus logros son pura suerte y en cualquier momento los vas a perder.

Fortalezas dentro de estas debilidades

Generalmente el síndrome del impostor es visto como una debilidad o como algo negativo, pero si analizamos detenidamente las características, podemos observar que dentro de esas “debilidades” hay grandes fortalezas. Por ejemplo:

La sensación de ser inadecuado al margen de nuestros logros también puede ser la semilla de una humildad sana.

Sentirse no merecedor puede ser la base del autoconocimiento, análisis y transformación.

Sentirse menos puede ser el cimiento de admirar, apreciar, valorar y aprender de los demás.

La ausencia de los síntomas básicos que conforman al clásico síndrome del impostor, generalmente se manifiestan como un trastorno de personalidad narcisista.

Los narcisistas

Enorme sensación de auto importancia y grandeza por SOBRE los demás

Pensar que eres mejor que todos

Esperar recibir crédito y respeto que no me he ganado

Necesidad enfermiza de ser admirado y apreciado

Sensación sin vergüenza de “YO me merezco”

Explota a otros sin culpa ni vergüenza

Aplasta a otros

Generalmente muy magnético y carismático (lo magnético no es la persona, es la

magia que se genera cuando uno cree en uno mismo)

La creencia de que puedo controlar a los demás y derivar placer de hacerlo.

Tener el síndrome del impostor no es tan terrible como parece, ¡Celébralo!

Todos vinimos a trabajar en nosotros mismos. Lamentablemente mucha gente que logra grandes cosas, posiciones de poder e influencia, son gente que tiene la inclinación más hacia el narcisismo y la sociopatía.

El síndrome del impostor no es malo si puedes aprender a creer en ti.

¿Cómo encontrar alivio?

Imagínate si tu única habilidad fuera ser confiable, íntegro y alegre.

La ley del mercado dicta, que las cosas valen según oferta y demanda, alguien que no es experto en nada pero tiene integridad y buena actitud, vale oro.

Deja de compararte, no todo lo que brilla es oro. – Te recomiendo el libro de Eric: Barker “Ladrando al árbol equivocado”

Mira a los demás como fuente de inspiración

Comienza a medir el éxito por tus niveles de plenitud, no por el reconocimiento externo ni por los logros.

ACEPTA lo siguiente: TU eres la persona más importante de tu vida. Te recomiendo el libro “Despierta el Gigante dentro de ti” de Tony Robbins

Confía en tu proceso, todo es y es perfecto.

Ten algo de tiempo para ti contigo mismo, para valorarte tienes que conocerte.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir