Con Martha Debayle

Oda a los mocos

Les vamos a explicar todas las cosas que los mocos nos pueden decir sobre nuestra salud y cuáles son las enfermedades qué producen más moco

ACAVAmos ien
Martha Debayle: Oda a los mocos

Dr. Carlos G. León Ramírez, Médico cirujano con subespecialidad en inmunología clínica y alergia. Director general del Centro de Asma y Alergia de México.

centrodeasmayalergia.org // cgleonr@hotmail.com // T. 5523 6973, 55431733

Sobre los mocos:

• La mucosidad es una sustancia pegajosa que se genera dentro de la nariz.

• Tu nariz y tus senos paranasales generan aproximadamente un litro de mocos por día.

• Tienen un trabajo muy importante: PROTEGER LOS PULMONES.

• La consistencia perfecta en circunstancias normales, no son ni muy líquidos ni muy sólidos, lo que hace que se mantengan en la nariz sin desprenderse por sus caños y, al mismo tiempo, dejen pasar el aire.

• Cuanto más oscuros es peor: los mocos pueden ennegrecer: si no eres fumador, puede deberse a una infección causada por hongos.

¿Cómo trabajan?

• Cuando inhalas aire a través de la nariz, este aire contiene muchas partículas pequeñas, como polvo, gérmenes y polen.

• Si estas partículas llegan a los pulmones, es posible que los pulmones se irriten o infecten, haciendo difícil la respiración.

• Pero, por suerte, los mocos ayudan a atrapar estas partículas, deteniéndolas en la nariz e impidiendo su entrada en los pulmones.

• Una vez que estas partículas se meten en la nariz, el moco las rodea y rodea parte de los pelos que recubren el interior de la nariz que se llaman "cilios". Estos pelos ayudan a mover el moco y las partículas atrapadas hacia el frente de la nariz o la parte posterior de la garganta.

• Cuando el moco, la suciedad y otras partículas se pegan y se secan, se crea el moco.

• Todos tenemos mocos; por lo tanto no es nada del otro mundo. En realidad, los mocos indican que tu nariz está funcionando de la manera que corresponde.

El moco está compuesto básicamente por:

• Agua (más de un 80%)

• Sales minerales

• Mucinas, capaces de dar textura y retener agua y moléculas varias

• Proteínas de defensa: inmunoglobulinas IgA, IgG, lisozima, lactoferrina, proteasas, interferones…

• Oligosacáridos de defensa

• Lípidos surfactantes

• Células de defensa: linfocitos T y B, eosinófilos, neutrófilos, macrófagos, células NK, etc.

¿Qué significa su color?

• Claro traslúcido: es el “normal”, aumenta su producción en alergias, durante el embarazo, o en rinitis vasomotora.

• Blanco: es uno de los mocos que aparece en los resfriados y de la sinusitis.

• Amarillo opaco: otro que vemos en resfriados y la sinusitis. El color lo dan las células de defensa y los gérmenes en suspensión.

• Verde opaco: el tercero que aparece en resfriados y sinusitis, y es el que más fuente de petición de antibióticos genera. El verde viene de los productos de desecho del moco amarillo con el añadido de enzimas ricas en hierro, como la lactoferrina, que le dan el tono verdoso.

• Rojo o rosado: aparece cuando hay una lesión o en casos más intensos de rinitis vasomotora o embarazo. El color lo da la sangre que viene de la mucosa lastimada.

• Marrón-anaranjado: se ve en lesiones que se están curando (“sangre vieja”) o después de respirar mucho polvo.

• Negro: es menos frecuente, aparece en casos de infecciones fúngicas, tabaquismo o uso de drogas.

¿Qué más pueden decir sobre nuestra salud?

• Un aumento de la mucosidad de características normales puede encontrarse en pacientes con rinitis alérgica, bronquitis crónica o simple goteo postnasal.

• los cambios en densidad también pueden orientar a distintas enfermedades. Normalmente el moco es viscoso, pero aumentos de densidad suelen producirse en infecciones del aparato respiratorio

• la expulsión de tapones de moco que adoptan la imagen del árbol bronquial pueden sugerir un asma bronquial crónico y aspergilosis pulmonar alérgica

• Si hay olor fétido orienta a una infección por microorganismos anaerobios.

Enfermedades que producen mocos:

• Resfriados: Muy habituales en los cambios de estación. Las vías respiratorias reaccionan de manera defensiva frente a estas alteraciones segregando flemas y mocos para que los agentes patógenos que causan el resfriado sean expulsados del cuerpo con la mayor rapidez y recuperar la normalidad lo antes posible.

• Infecciones respiratorias: Producidas por enfermedades tales como la bronquitis, faringitis, amigdalitis. La misión de la flema es la de evitar que la infección avance y, por tanto, se expulse del cuerpo lo antes posible. Si no se tratan adecuadamente estas infecciones, pueden llegar a hacerse crónicas y con ello, tener presencia continua de flemas y mocos.

• Infecciones víricas: Con la gripe como principal causante y actriz en los procesos víricos. Todos

• los años, al finalizar el verano, comienzan las alertas por el virus de la gripe, que tiene la habilidad de mutar cada año y puede llegar a causar graves trastornos a población de riesgo como niños, enfermos y mayores. El virus irrita la mucosa respiratoria y el cuerpo reacciona produciendo mayor cantidad de mucosidad y flemas para evitar que estos microrganismos se propaguen. Vacunarse puede ser una buena medida para esquivarla.

• La rinitis Alérgica Estacional: Este tipo de rinitis se desencadena por alergias al polen, incluyendo el de los árboles en la primavera, el pasto, y en otoño. Los síntomas incluyen estornudos, picazón, cosquilleo en la nariz, nariz tapada o con mucosidad y ojos llorosos o con picazón. La rinitis estacional se diagnostica mediante un historial médico. OJO: Los mocos de rinitis alérgica suelen ser líquidos, transparentes y salen de forma continuada, como un goteo.

• Rinitis con desencadenantes alérgicos: Estos incluyen alérgenos en el interior de la casa, como el moho, ácaros de polvo casero, cucarachas y caspa de los animales. Los síntomas son similares a los de la rinitis estacional alérgica, pero están presentes durante todo el año.

¿Cuándo necesito antibióticos para los mocos?

Los síntomas que indican con más fiabilidad que podrías necesitar un antibiótico son:

• Más de diez días de moqueo verde que no responde a tratamientos de venta libre.

• Moco espeso y blanco con aspecto de pus.

• Fiebre alta que no remite sola en pocos días.

• Dolor facial al tacto.

• Descarga de un solo lado de la nariz.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir