CON MARTHA DEBAYLE
CON MARTHA DEBAYLE

La felicidad en la hibridez: ¿Cómo volver a la vida?

Conforme pasan los días se vuelve cada vez más próximo el “fin” de la pandemia. Les vamos a decir cómo volver a esa forma de vida

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Dr. Enrique Tamés, decano de la Escuela de Humanidades y Educación del Tecnológico de Monterrey.

Conforme pasan los días se vuelve cada vez más próximo el regreso a una vida “normal” o lo que se llama una “nueva normalidad”. La campaña masiva de vacunación, las pautas cada vez más claras de comportamiento en entornos sociales (el distanciamiento, procurar espacios abiertos, el uso de mascarilla, el lavado constante de manos…), y la reapertura de centros de trabajo, de escuelas, de lugares de esparcimiento, nos hacen ver que pronto vamos a romper la rutina que comenzamos muchos mexicanos hace cerca de un año (un año!!!).

Creo que hemos repasado hasta el cansancio, en nuestra mente, con nuestra pareja, con nuestros amigos, todo lo que hemos perdido con la pandemia: rutinas en el encierro que nos hicieron perder lo obvio: libertad, esparcimiento, trabajo, salud, la familia extendida; pero también perdimos lo sutil: las caricias cotidianas, la intimidad, el silencio. Y sólo recuerden que para nuestra felicidad, tan importante eran los grandes propósitos y motores emocionales de nuestras vidas como las pequeñas acciones que nutrían día a día nuestro bienestar a corto plazo.

Ahora vale la pena hacer un ejercicio en voz alta, Martha, Rebeca, y me gustaría que comenzaran ustedes: ¿Qué cosas buenas les trajo la pandemia? Hagamos un rápido listado de las cosas buenas que les trajo el encierro:

Más tiempo con la familia

Comer más sano, hacer más caso de la nutrición

Pasar menos tiempo en el tráfico

Hacer una mejor distribución entre trabajo y rutinas como el ejercicio o el placer.

Cuidar mejor el hogar

Valorar mucho más las pocas veces que uno sale

Valorar más la familia y los amigos que se han dejado de ver

No aplazar más los sueños

Valorar más los básicos (un pequeño jardín, internet, comida)

Meditación

Darte cuenta de todo lo que te sobra: ropa, utensilios.

Valorar el servicio, la limpieza

Se volvieron muchas cosas gratis: terapias, apoyos, home schooling, mucha filantropía y causas sociales.

Más convivencia con la familia, con la pareja.

Ahora viene la siguiente reflexión que todos debemos de hacer: muy pronto vamos a acabar con el encierro y comenzar a romper con las rutinas del último año. Y por supuesto que queremos acabar con todas aquellas privaciones que nos sofocan. La pregunta ahora es, ¿qué hacemos con todo aquello que hemos ganado? Martha, Rebeca; ¿a qué o estamos dispuestos a renunciar, ahora que regresamos a la nueva normalidad?

Al ejercicio

A comer sano

A poder acomodar mis tiempos como mejor me convenga.

Seguir trabajando ciertos días en “home office”.

Seguir valorando las cosas simples.

¿Qué es la vida “híbrida”?

Ahora que regresemos a la nueva normalidad, habrá cosas que hagamos en nuestros lugares de trabajo o de escuela o con nuestros amigos, pero habrá otras que se quedarán como están en este momento, modificadas, a la distancia. Viviremos una vida híbrida. Y en esta vida híbrida deberemos entender qué depositar en la cercanía y qué en la distancia para generar las mejores condiciones para nuestro bienestar y para nuestra felicidad. Tips para cuidar nuestros niveles de felicidad, ahora que regresemos a la nueva normalidad:

No renunciar a nuestros hobbies, a nuestros pasatiempos, tratar de defenderlos y darles un espacio, ya que ellos generan mucha paz y felicidad.

Ya entendemos, después de un año, que no podemos separar drásticamente la vida privada y la vida pública. No lo hagamos: aprendamos a vivir con ambos aspectos entrelazados.

Incorpora recesos, “pequeñas vacaciones”, rompimientos de rutinas, tan pronto cuando puedas. Es muy importante para restaurar la energía.

Lleva algo de lo que tanto disfrutabas en el encierro a tu trabajo o a la escuela, que no se pierda: si fue la buena alimentación, si fueron los diálogos significativos, se fueron los ejercicio de mindfulness, que continúen en la rutina.

Cambiar de espacios es una oportunidad de aumentar el ejercicio, de movernos más, no menos. Aprovechemos.

Reconectar con gente y valorar la importancia que tienen cada una de las personas en nuestra rutinas. El agradecimiento es pilar indiscutible de nuestro bienestar.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir