;
  • 22 MAY 2024, Actualizado 20:45

CON MARTHA DEBAYLE

CON MARTHA DEBAYLE. ¿Por qué no te vas a morir en un avión?

Les vamos a decir qué onda con los accidentes aéreos más famosos y por qué si uds. tienen pavor de volar no se van a morir por subirse a un avión

¿Por qué no te vas a morir en un avión?

¿Por qué no te vas a morir en un avión? / Getty Images

Ciudad de México

Rafael Coppola, ex piloto aviador. Fue piloto de aerolíneas como: Saro, Aviacsa, Global Air Magnicharter, Aerolitoral, Aeromexico.

Aerofobia: Temor o miedo a volar

1 de cada 5 personas tiene miedo a volar.

Según David Ropeik, instructor de comunicación de riesgos de la Universidad de Harvard el transporte aéreo es:

26 veces más seguro que conducir un automóvil.

18 veces más seguro que estar en nuestra propia casa.

10 veces más seguro que estar en la chamba.

8 veces más seguro que caminar por las calles.

4 veces más seguro que viajar en tren.

El avión es el medio de transporte más seguro del mundo, con el más bajo índice de siniestralidad: solo un accidente por cada 2.4 millones de vuelos.

Un pasajero necesitaría tomar 3.1 millones de vuelos para morir en un accidente aéreo.

DOCUMENTAL DE NETLIX: Caída en picado: el caso contra Boeing

Es un documental sobre uno de los mayores escándalos industriales: las tragedias del Boeing 737 Max. Nos cuenta la investigación de los dos accidentes en los que murieron más de 300 personas y el origen del fallo.

EL PRIMER ACCIDENTE: El 29 de octubre de 2018 un vuelo de Lion Air se estrelló después de despegar de Jakarta y murieron 189 personas.

Tras la tragedia, los directivos de Boeing respondieron culpando a los pilotos. Sin embargo, la investigación demostró que la aeronave se había estrellado por una falla en el sistema de estabilización (MCAS) incorporado a los nuevos modelos 737 MAX. Los pilotos no sabían de la existencia de este sistema antes del accidente.

EL SEGUNDO ACCIDENTE: el 10 de marzo de 2019, cuatro meses y 10 días después de la masacre en Indonesia, otro 737 MAX se accidentó en Etiopía. 157 personas murieron. La caja negra del avión demostró que los pilotos habían apagado el sistema de estabilización tal como la empresa había indicado. Sin embargo, la falla volvió a producirse, evidenciando la responsabilidad de la compañía por el diseño defectuoso de la aeronave.

Cada Boeing 737 Max 8 cuesta unos 110 millones de dólares.

Boeing pagaba 9 dólares la hora a los ingenieros que diseñaron el software que controla el piloto automático.

¿Qué tuvo que hacer Boeing para que sus aviones volvieran a volar? Pues cumplir estas normas:

Los MCAS deben comparar los datos de más de un sensor y evitar depender de un único sensor de ángulo de ataque que dé lecturas erróneas.

Todas las aeronaves deben tener una luz de advertencia que muestre cuando dos sensores están en desacuerdo.

Cuando el MCAS se active, debe hacerlo una sola vez, en lugar de activarse repetidamente (otro factor que contribuyó a los dos accidentes).

Si el MCAS se activa erróneamente, las tripulaciones de vuelo deben poder contrarrestar siempre el movimiento tirando hacia atrás de la columna de control.

Los pilotos deben recibir una formación más rigurosa sobre el MCAS, incluyendo tiempo en un simulador Max

AHORA, ¿Por qué es poco probable que te mueras en un avión?

Todos los sistemas del avión están duplicados, triplicados y hasta cuadruplicados: Esto es con el fin de tener sistemas extras para en caso de falla siempre tener las alternativas para poder siempre continuar el vuelo a pesar de la falta de ellas.

La turbulencia no puede tirar un avión: Hay tres clases de turbulencia ligera moderada y severa. El avión resiste 10 veces más que la peor turbulencia que pudiéramos tener. Las molestias son únicamente para los pasajeros pero el avión nunca es afectado, sin embargo por comodidad del pasajero el piloto siempre buscará ascender o descender para poder encontrar zonas de no turbulencia

Los aviones tienen la capacidad de volar hasta con un solo Motor y, además, aunque tengamos una perdía de todos los motores, el avión planea ya que el avión se sustenta por las alas. El tiempo de planeo puede variar dependiendo la altura del avión en vuelo.

Los aviones comerciales pasan exhaustivas pruebas antes de ser vendidos a las aerolíneas: Las aeronaves pasan por una gran cantidad de pruebas antes de despegar. Aquí puedes ver algunas de las pruebas más intensas en este vídeo de Business Insider:

Pruebas de flexibilidad del ala: las alas del avión son dobladas en distintos grados (a veces hasta 90 grados) y, finalmente, las doblan hasta que se rompen. Esto es para encontrar su punto de ruptura, que siempre requiere mucha más fuerza de la que cualquier avión ha experimentado en un vuelo real. Las alas son muy fuertes y están diseñadas para doblarse y rebotar.

Pruebas de ingestión: Esto implica dos tipos de pruebas diferentes. La primera es la prueba de impacto de aves, donde disparan pollos muertos a los motores para simular que golpean un pájaro en pleno vuelo. También lo hacen con el parabrisas. La segunda prueba es la prueba de ingesta de agua, donde el avión aterriza en una pista cubierta de agua como si hubiera una fuerte lluvia. Esto es para asegurar que no entre mucha agua en los motores.

Pruebas de temperatura y altitud: los aviones operan y vuelan a temperaturas extremadamente altas y bajas para garantizar que sus motores, materiales y sistemas funcionen correctamente en todas las condiciones.

Prueba de despegue a mínima velocidad: un piloto conducirá la cola del avión a lo largo de la pista para determinar la velocidad mínima absoluta que necesita para despegar.

Pruebas de frenado: los aviones se cargan con su peso máximo y son equipados con pastillas de freno desgastadas. Después llevan al avión a velocidad de despegue y frenan hasta detenerlo por completo.

Cualquier fallo se revisa

Para garantizar la seguridad de este medio, cualquier fallo que se detecte en un avión de cualquier parte del mundo, se investiga, analiza y se mejora el diseño a nivel mundial para evitarlo en el futuro.

Las máscaras de oxígeno funcionan aunque parezca que no lo hacen

Hay una especie de mito que sugiere que las máscaras de oxígeno de emergencia en los aviones no hacen nada porque no están conectadas a los tanques de oxígeno.

Las máscaras de oxígeno se despliegan cuando hay una pérdida de presión en la cabina. Si no te pones la máscara, podrías perder la conciencia en tan solo 15 segundos debido a la falta de oxígeno.

¿Hay o no un asiento más seguro?

La revista TIME analizó los accidentes de aviones y la distribución de asientos para determinar cuáles eran más seguros.

TIME analizó por la base de datos de accidentes de aeronaves de la Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) en busca de accidentes con víctimas mortales y supervivientes para poder determinar dónde estaban sentadas las personas que continuaron con vida.

Su investigación reveló que los asientos en el tercio posterior del avión tenían una tasa de mortalidad del 32%, en comparación con el 39% en el tercio medio y el 38% en el delantero.

Un estudio de 2008 de la Universidad de Greenwich señaló que otros puntos posiblemente más seguros en el avión son las dos filas más cercanas a las salidas de emergencia.

SIN EMBARGO, la FAA dice que no hay asiento más seguro en el avión. Esto se debe a que cuando ocurre un accidente, las posibilidades de supervivencia no dependen de la elección de donde vaya sentado, sino de las circunstancias que rodeen al choque.

¿Volar en plena tormenta?

Los aviones están preparados para enfrentarse a este tipo de inclemencias meteorológicas.

Es evidente que si tu vuelo debe atravesar una tormenta, tendrás que soportar esas turbulencias, pero siempre se quedan en una anécdota más del viaje. Pasarás un mal rato, pero antes de que te des cuenta la tormenta habrá quedado atrás.

¿Y los rayos? Si tienes la mala suerte de que un rayo impacté con tu avión, ni siquiera te darás cuenta. Los aparatos actuales son lo que se conoce como Jaulas de Faraday, es decir, la electricidad que reciben nunca afecta a su interior, si no que se desvía, siendo conducida por su exterior.

Otros mitos sobre volar en avión

Pueden abrirse las puertas en medio del vuelo: En realidad, las puertas no pueden abrirse, ya que la altura y la velocidad hacen que sea precisa una fuerza que el ser humano no posee, debido a la presión de la cabina.

Los pilotos automáticos hacen que el avión vuele solo: En los aviones comerciales, el piloto automático está integrado dentro de un complejo sistema de navegación de vuelo que precisa el manejo. Su fin es que los vuelos sean seguros y eficientes con el combustible, pautando la velocidad de crucero.

Un aparato electrónico encendido a bordo puede provocar un accidente: Si todos los pasajeros tuviesen sus tabletas y móviles encendidos, la combinación de interferencias podría resultar problemática, pero en realidad, la prohibición se realiza fundamentalmente por precaución.

¿Qué hacemos con el miedo?

1. Atender el miedo a volar con un especialista.

2. Control de la mente ( Mentalización)

3. Comer antes del vuelo

4. Dormir bien un día anterior.

5. No tomar café y no beber alcohol un día antes de volar

6. Aprender a controlar la respiración para no hiperventilarse

7. En el aeropuerto, en todo momento caminar derecho, hombros atrás, vista al frente, con seguridad.

8. Hacer siempre afirmaciones positivas.

¿Qué pasó en grandes accidentes aéreos?

El vuelo 2933 de LaMia fue un vuelo chárter para llevar en equipo de fútbol Chapecoense operado por una aeronave Bae RJ85 que partió desde el Aeropuerto Internacional Viru Viru De Bolivia con destino hacia el Aeropuerto Internacional José María Córdova En Colombia Medellín

71 personas murieron y 6 sobrevivieron.

¿Poooooor? El no reabastecimiento de combustible causó la caída

El avión de la aerolínea boliviana Lamia impactó contra Cerro Gordo cercano al municipio de La Unión en el departamento de Antioquia, Colombia. (28 de noviembre 2016)

¿Pooooor? Una descompresión explosiva a casi diez kilómetros de altitud un boing 737 de la aerolínea Southwest vuelo 1380 con 144 pasajeros con un motor en llamas y una pasajera succionada en pleno Vuelo, despegando de Nueva York hacia San Francisco.

El accidente aéreo del Learjet 45 de la Secretaría de Gobernación mexicana, ocurrió el 4 de noviembre de 2008, cuando un avión ejecutivo Learjet 45 de la Secretaria de Gobernación se estrelló en una zona financiera de la ciudad de México momentos antes de aterrizar. Fue un vuelo de San Luis Potosí a la Ciudad de México en el que viajaba Juan Camilo Mouriño quien era secretario de gobernación

¿Pooooor? Fue un error de los pilotos

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen vivo

W Radio México
En vivo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad