Con Martha Debayle

La sana distancia con tu familia

La familia es muy determinante en las demás áreas de nuestras vidas, por eso es de suma importancia aprender a poner los límites necesarios

ACAVAmos ien

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Tere Díaz, psicoterapeuta, especialista en desarrollo personal y terapia de pareja. Autora del libro ¿Cómo identificar a un patán? y el más reciente: “¿Por qué nos mentimos si nos amamos?”

TW: @tedisen // terediaz.com. // TW: @tedisen // terediaz.com

¿Tu famila es medio “cucu”?

Contesta sí o no a las siguientes preguntas:

1. Algunos o todos los miembros de tu familia quieren saber todo de tu vida.

2. Si no les cuentas lo que te preguntan se ofenden.

3. Cuando van a haber eventos familiares tiende a haber discusiones y desmadres para saber quién hace qué, cómo, y dónde.

4. Aunque te dicen que “no importa” algo (que vayas a cierta comida, que visites a la abuela, que organices un cumpleaños) si no lo haces se molestan contigo.

5. Cuando compartes alguna decisión tienen a opinar, aconsejarte, regañarte o enjuiciarte.

6. Miembros de tu familia te brincan - con tu pareja o tus hijos o tus padres – para tomar decisiones sin consultarte.

7. Te piden que hables con tu papá, o tu mamá, o tu hermano porque la persona que requiere decirle algo no se atreve o no se quiere meter en problemas.

8. Te preguntan sobre tu papá, o tu mamá, o tu hermano porque quieren tener información que no se atreven a preguntar directo.

9. Te llegan chismes de lo que quieren y rechazan de ti pero no te lo dicen directamente.

10. Te das cuenta que organizan cosas importantes de las que no te informan.

11. Cada vez que se reúnen se arma del pex por la misma razón o persona de siempre o por alguna que no veías venir, pero se arma…

12. “Cuidan” y privilegian a uno de la familia porque es menos “suertudo”, porque es alcohólico, o porque lo que sea, pero es sobreprotector o injusto

13. Se o te gritan, agreden, maltratan, insultan, y dicen que eso es hablar con la verdad.

14. Contraponen a los miembros de la familia por temor a poner límites o para salirse con la suya.

¿Cómo lograr la sana distancia con la familia? ¡Poniendo límites oportunos y constructivos!

1. ¿Tienes que repetir las cosas varias veces para que te hagan (o no) caso?

2. ¿Te pones al tú por tú con la otra persona sin resultados?

3. ¿Estás con frecuencia dando explicaciones de más o tratando de convencer?

4. ¿Vives haciendo amenazas que no piensas cumplir o generalmente no cumples?

5. ¿Acabas pidiendo promesas de que “eso no lo volverá a hacer” y ocurre?

 6. ¿Peleas con frecuencia?

7. ¿Te parece que el otro tiene más poder que tú?

8. ¿Te victimizas y muestras todas tus vulnerabilidades para que te consideren?

9. ¿Cedes mucho y después te enojas o te resientes?

10. Antes de poner un límite te sientes ya derrotado?

Nos resentimos, amenazamos, victimizamos, manipulamos, nos la cobramos, o explotamos. Nos enfermamos. Nos sometemos. Pero nunca resolvemos.

¿Qué NO es un límite?

- Decir lo que piensas a diestra y siniestra (verdadazos) y en cada momento.

- Defender tus opiniones para que te entiendan.

- Mostrar tus debilidades a los demás para que éstos se adapten a ti.

- Gritar, amenazar, intimidar, agredir.

¿Qué SÍ es un límite?

- Una acción compleja que requiere el desarrollo de diversas cualidades humanas.

- Es una forma de respetar nuestros deseos, necesidades, incomodidades, intereses y valores.

- Implica Decir NO: Tras un No viene un estado de tensión…. En el otro y en ti mismo. (A diferencia de un sí).

- Hay “nos” que no convencen a nadie (porque tú no estás convencido de llevarlos a la última consecuencia). Hay que sentir la propia voz con un sentimiento de poder.

¿Por qué es tan difícil guardar la sana distancia con la familia?

• Sería obvio decir “para evitar conflictos”.

Pero pregúntate:

• ¿Eres analfabeta emocional? Muchas veces no entendemos a ciencia cierta lo que nos pasa ni sabemos cómo expresarlo por lo que nos confundimos internamente y damos explicaciones erróneas a la experiencia que estamos sintiendo.

• Te da miedo ofender y lastimar a alguien? Es inevitable que los límites generen cierta perturbación

• ¿Te consideras inseguro? E infravaloras tus propias opiniones y necesidades y das más valor a las de los otros

• ¿Te da miedo a fracasar al ponerles límites? Aprendemos aponer límites poniéndolos, y seguramente las primeras veces que practiquemos decir nuestros temores o validar nuestras necesidades, diremos de más, o de menos, con demasiada fuerza o con voz muy baja, con resultados positivos o con errores repetidos.

 • ¿Temes a la humillación? Mostrar quiénes somos y poner límites a lo que nos lastima se presta a que se burlen de nosotros y experimentemos cierta humillación.

• ¿Tienes creencias erróneas sobre el cuidado personal? Nuestra cultura judío-cristiana ha transmitido conceptos erróneos sobre el amor propio confundiéndolo con egoísmo.

• ¿Te apanica el enojo de los demás? A quienes acarreamos temores muy primitivos por haber sido educados de una forma muy severa incluso violentas.

• ¿Temes verdaderas revanchas de alguien? No podemos negar que existen situaciones de francas diferencias de poder que nos ponen en desventaja y por tanto en riesgos graves.

 Cómo hacerlo

Tener claro qué.

• El límite debe ser adecuado, razonable y viable. De preferencia consecuencias lógicas o sociales a los actos.

• Reconocer tu estado ¿Estás motivado, convencido? ¿Con fuerzas? ¿Sereno para controlar tus palabras y reacciones? Tu intención de mejorar la situación o hacer sentir mal al otro?

• El estado de la otra persona Ser empático y conocer el lenguaje corporal del otro para asegurarte de su receptividad. Crear cierto desequilibrio pero no shock aunque esto no depende del todo de ti. ¿Cómo es su estado anímico? ¿Está cansado y abrumado?

• El lugar y el momento apropiado Espacio neutro y con tiempo suficiente para poder comunicarse bien. Si requieres hacerlo de forma improvisada porque te están faltando el respeto, tendrás que acomodarte al momento y lugar en el que está ocurriendo.

• Habla desde ti y sin juzgar al otro. Mostrar cómo te sientes respecto a la acción que ejecuta la persona, pero sin criticar, juzgar o etiquetar a la persona, eso genera una reacción defensiva y quizás un nuevo ataque. Normalmente, cuando alguien se da cuenta de que te está haciendo daño, pone el freno y evalúa su comportamiento.

• Dar las gracias por haberte escuchado y agradecerle su comprensión.

• OJO: Es importante ser claro, contundente, breve, y usar un tono de voz firme.

 Efecto de saber cuidar tu sana distancia familiar

• Establecer vínculos sanos, oportunos y armoniosos. Estables en el tiempo y con posibilidad de que crezcan.

• Preservan el amor.

• Sensación de autocuidado y libertad. Conocimiento de uno mismo, auto respeto aumenta la autoestima.

• Experiencia de integridad.

• Disminuir el estrés. Vida más ligera y alineada. Decir si por no decir no genera más problemas

 La familia es como un sistema solar Por tanto te puedes alejar y acercar de las personas sin necesidad de huir o entrar en círculos viciosos de relación.

¡Regula la cercanía distancia con las personas!

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir