Con Martha Debayle
Con Martha Debayle

Abrazar tu sombra

La sombra en nosotros son todos esos deseos reprimidos e impulsos “incivilizados” que no aceptamos como parte de la imagen que buscamos proyectar

Abrazar tu sombra

Aura Medina, Psicoterapeuta, instructora de meditación y autora de los libros: “¿Amor o codependencia?”, “Lo que ellos dicen de ellas”, el más reciente “Crea el espacio para el amor” // TW: @AuraMedinaW

“Si en tu camino de crecimiento deseas ser como un árbol cuyas ramas tocan el cielo, entonces es necesario que tus raíces toquen el infierno” Osho

¿Qué es la sombra?

• En el camino de conocerte y aprender a amarte, respetarte, valorarte, una de las herramientas más poderosas es mirar en profundidad esas partes de ti mism@ que has intentado esconder o negar.

• El renombrado psicólogo suizo, Carl Gustav Jung nombró a estas partes “LA SOMBRA”. Lo utilizó para nombrar esa parte del inconsciente que se compone de DESEOS REPRIMIDOS E IMPULSOS “INCIVILIZADOS” que no eran aceptados en nuestro entorno y que hoy no aceptamos como parte de la imagen que buscamos proyectar a los demás y a nosotr@s mism@s. La parte de tu “sombra” es entonces un lugar en ti que permanece desconocido, sin examinar, y fuera de la luz de tu conciencia.

 • Esta parte se niega o se reprime porque incomoda o da miedo. Nuestra sombra es todo lo que no encaje en la imagen de nuestro ser ideal.

• Jung preguntaba “¿Prefieres ser buen@ o complet@?” Muchas personas eligen ser buenos y como resultado están fracturadas. Esta es una de las razones mayores para explorar y conocer nuestra “sombra”.

  • Ejemplo: de niña me enseñaron que expresar enojo era mala educación entonces aprendo a reprimir mi enojo -no puedo dejar de sentir enojo, pero sí puedo aprender a reprimir su expresión - y es lo que hago. Hoy cuando algo o alguien detona mi enojo, me lo trago literalmente porque “las niñas bonitas no se enojan”

• Cualquier cosa que sintamos que no es aceptable revelar a nuestra familia, amigos, sociedad, colegas y a nosotros mism@s, está escondido dentro de nuestra sombra.

 El rechazo a la sombra

• Rechazamos esos aspectos nuestros para ser aceptad@s y sentirnos bien con nosotr@s Desafortunadamente, esos aspectos rechazados permanecen en nosotr@s y se esconden detrás de nuestras máscaras sociales y negaciones.

• Estos aspectos siguen siendo parte nuestra y continuarán mostrándose cuando menos lo esperemos. No importa que tanto hagamos para intentar reprimirlos, son aspectos que buscan atención, sanación y transformación.

• Enfrentar nuestra sombra no es un proceso fácil, aparece de repente, como salida de la nada, sacándonos de balance y forzándonos a enfrentar nuestros miedos, inseguridades, errores cometidos y malas decisiones. Nuestra sombra nos recuerda en donde necesitamos enfocarnos para encontrar un nivel más profundo de sanación y amor. Nos muestra nuestras emociones reprimidas, sentimientos escondidos, disfuncionalidades, negaciones, debilidades, adicciones y patrones.

• No se trata de temer nuestra sombra, en realidad necesitamos saber cómo abrazarla, aceptarla. Necesitamos atravesar nuestra sombra antes que en realidad seamos capaces de realmente entrar a la luz de nuestra divinidad.

 El ego y la sombra

• El ego y la sombra se apoyan mutuamente porque su trabajo principal es mantenernos fragmentad@s, separad@s de nuestro ser completo. De hecho, nuestro ego negará que la sombra es parte de nuestro ser. El ego sabe que, si reconocemos y sanamos nuestra sombra, esta se integrará en el ser, lo que significará que el ego se quedará sin trabajo e integrado igualmente.

• Para impedir que reconozcamos nuestra sombra, el ego la asistirá ayudándole a distanciarse de su fuente de incomodidad lo cual crea más separación y negación en nosotros.

• Por ejemplo, cuando vemos a alguien comportándose “mal” lo juzgamos (ese es el ego) e inmediatamente etiquetamos como “yo no” (la sombra). Culpamos y señalamos a los demás por su comportamiento inadecuado proyectando en ellos esas partes de nosotr@s que hemos negado para poder creer que somos superiores.

 • El ego fortalece su sentido de separación haciéndonos sentir justificad@s y correctos en nuestro culpar. La premisa básica del ego es que LA VÍCTIMA DEBE SIEMPRE TENER A QUIEN CULPAR.

• La sombra guarda toda la oscuridad de cada evento traumático que hemos soportado y no limpiado de nuestra mente subconsciente.

• Por esto, se dice que LAS RELACIONES SON NUESTROS ESPEJOS. Cualquier cosa que vemos en otra persona y nos provoca una reacción incomoda, es normalmente un buen indicador de una característica de nuestra “sombra” que necesita ser aceptada y sanada también.

• Tendemos a ver en los demás esos aspectos de los que nos hemos desligado personalmente. Y estos nos reflejan nuestra sombra. Ira, odio, celos, amargura, etc. y estos aspectos pueden realmente dañarnos si nos son reconocidos.

“El Oro está en la oscuridad” Carl G Jung

¿Qué encontramos en la sombra?

Tanto aspectos positivos como negativos que por nuestros condicionamientos o creencias no podemos aceptar en nosotr@s. Esto es bien individual porque depende de la historia personal de cada un@.

Ejemplos:

• Un hombre no acepta la ternura en su forma de ser, porque le enseñaron que era “algo de mujeres”

• Una mujer no acepta su propia fuerza porque en casa le enseñaron que ser mujer es sinónimo de debilidad.

• TODO AQUELLO QUE RECHAZAS DE TI y que te es fácil de detectar ya que te choca cuando lo vez afuera.

• Necesidades que nos avergüenzan (ejemplo, si tengo una gran necesidad de atención no reconocida, reaccionaré fuerte ante una persona que si manifiesta de forma activa esta necesidad.

• Nuestra energía vital, sexual

• Nuestra ira, alegría por la vida, cualquier emoción que nos enseñaron no era adecuada expresar.

• Aspectos de ti que no quieres que los demás conozcan

“Cuando puedes decir “Y soy eso “a los aspectos más oscuros y profundos de ti, entonces podrás alcanzar la verdadera iluminación”. Debbie Ford

¿Cómo aprendemos a abrazar esa sombra?

• Abrazar nuestra sombra es hacer las paces con los monstruos internos, dándonos cuenta de que no son monstruos, son emociones que buscan satisfacer alguna necesidad.

• Lo primero es darnos cuenta de que la tenemos, saber que existe. No es tarea fácil dado que llevamos parte de nuestra vida, si no toda, ignorando o negando su existencia. Justo porque no eran aspectos o características aceptadas en la familia, las enviamos al sótano del inconsciente.

• Por lo mismo el tema de aceptar que tenemos una sombra es un reto pero podemos empezar con 3 sencillos pasos:

 1. Reconocer

En primer lugar, debemos reconocer la emoción principal que estamos sintiendo. ¿Estás celos@, envidios@, con ira, o con algún sentimiento que no puede ser consciente de que es? Analiza, piensa en ello y encuentra cual es esta emoción profunda.

2. Aceptar

Quitar el juicio que hemos puesto en emociones, ser neutrales y aceptar lo que surja con amor. Reconocer fortalezas y debilidades nuestras al observarlas en otras personas ¿Qué cualidades tiene esta persona que puedes encontrar dentrode ti?… Escribe una lista si es necesario.

3. Reintegrar

Una vez reconozcamos que las personas son una proyección de nuestras fortalezas y debilidades, podemos reintegrar estas cualidades dentro de nosotros. Dejar de ponerlas en los demás y aprender a verlas en nosotras

Ejemplo: Imagina que vas por la calle y ves una mujer con ropa, según tú muy provocativa y esto te causa una reacción de molestia. Empiezas a criticarla muy “ofendida”. Esta reacción tuya está indicando que hay algo detrás. Si en vez de criticarla, te detuvieras un momento para observar tu malestar, tu carga emocional indagando de donde viene, quizá descubrirías una especie de represión en tu expresión sexual. Tal vez lo que hay es envidia, porque en el fondo quisieras verte más “sexy “y no te lo permites.

Señales que estás integrando tu sombra y tu ego

  • Notas conductas de otr@s pero no tienes necesidad de reaccionar o responder de alguna forma.
  • El comportamiento de otras personas ya no te crea un sentimiento o emoción. No detonan una alarma interna, no crean parloteo mental negativo. Te sientes neutral.
  • Ya no culpas a otr@s o te criticas cuando un aspecto de tu sombra aparece
  • Eres capaz de asumir y amar todas las partes de tu ser, aún esas partes que no son tan maravillosas.
  • Abrazas tu humanidad con determinación y aceptación,
  • Tu vida se ha vuelto más pacífica y tus circunstancias, relaciones e interacciones se vuelven más positivas.

PREGUNTAS QUE DEBES HACERTE PARA ABRAZAR TU SOMBRA

  • ¿Qué juzgo en los demás? ¿Qué de las otras personas detona algo en mí?
  • ¿Qué escenarios en mi vida son repetitivos?
  • Con toda honestidad escribe una lista de las cosas acerca de ti que tratas de esconder de los demás.
  • ¿En que parte de tus interacciones no eres auténtic@? ¿En qué situaciones te pones una “máscara”? ¿Qué escondes?
Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir