CON MARTHA DEBAYLE
CON MARTHA DEBAYLE

Finalistas: Calaveritas Debayle 2020

Estas son las mejores y más originales calaveras que recibimos este año

Finalistas: Calaveritas Debayle 2020

Calaveritas Debayle

1ER LUGAR

• 1 Colchón Luuna

• Kit de sábanas satinadas Luuna

• 1 Protector Tencel X Luuna

• Fundas de almohada satinadas

• Base de Cama San Ángel

• 2 Almohadas Luuna

• 2 mesas de noche Anzures

SEGUNDO LUGAR

• 1 Apple TV de 32 GB

3ER LUGAR

• 1 bocina Bose SoundLink Color negro

———————————

1-Arnulfo Flores

Estimados locutores de esta increíble estación

los saludo con mucho gusto y desde mi corazón,

esperando se encuentren bien ante esta triste situación,

y es que ya no se sabe quién por nosotros va a venir,

si será la temida huesuda o el maldito COVID.

Solo espero que se cuiden y se pongan cubrebocas,

ya que la muerte anda cerca y no se anda con cosas,

no queremos que se nos mueran ni se vayan a la ruina,

ya que si ustedes faltan ¿quién alegrará la cabina?

Por ahí me enteré que la muerte tuvo un déjà vu

pues creyó llevarse a Martha cuando entró a la W,

por eso la catrina la buscaba como necia,

dicen que se volvió a confundir viendo Cindy la Regia.

La muerte preocupada, ahora se puso más lista,

y para no equivocarse de nuevo, decidió comprar la revista,

pues supuso que ahí podría encontrar un acordeón,

de cómo acabar con Martha y llevársela al panteón.

Esto la enfermó y le produjo una jaqueca,

para no frustrarse decidió mejor llevarse a Rebeca.

Es que llevarse a Dabayle resultó misión imposible,

pues sus secretos de juventud y belleza resultaron ser infalibles.

Por ello yo les sugiero que se escondan en el rincón,

ya que la muerte va decidida a llevarse a toda la producción,

escondan todas sus cosas y no dejen ninguna evidencia,

pues si ustedes se mueren ¿quién divierte a la audiencia?

2-Martha Esparza

Una tarde en el panteón los difuntos se aburrían,

pues nada pasaba ahí y muy silentes vivían,

cuando menos lo esperaban va llegando el velador,

con una radio en la mano a cuidar tumba y panteón.

El silencio sepulcral fue interrumpido en breve,

pues en la radio sonaban Martha Debayle y Rebe.

Con entusiasmo y salero las calaquitas gustosas,

salieron de su agujero a buscar a las hermosas.

Bailaron, cantaron, charlaron, y todo el panteón se animó,

y así, cada día puntuales, salían al ponerse el sol.

Una mañana sombría pensaron entre el jaleo,

porque no a Martha invitaban, con Rebeca al mausoleo.

Comandados por la parca a la “W” llegaron,

y echando montón y guadaña a las chicas secuestraron.

Ya yacen en el panteón las occisas locutoras,

y muertos de la pena están, sus cuentahabientes maloras.

3-Thalia Garcia Bustamante

En el cementerio las ánimas descansan,

ya están listas para despertar,

cuando se oye la voz de Rebeca Mangas

que no puede dejar de llorar.

¡Cállate, hija! – le dice Martha –

que revives a todos los muertos,

con tus gritos me tienes harta,

se van a llevar nuestros huesos.

Se escuchan ruidos y lamentos,

Martha y Rebeca se asustan,

deberían hacer su testamento,

la muerte al oído susurra.

Dan las diez en W Radio,

¡Buenos días, cuentahabientes!

pero esa no es Martha Debayle

es la calaca sin dientes.

Rebeca reza por su amiga,

hincada junta las palmas,

no sabe lo que se avecina

una vez que acabe el programa.

Se siente frío en la cabina,

la jefa nomás no aparece,

cuando vestida de catrina

a Spiderman enloquece.

¡Ya llegó por quien lloraban!,

vengo desde el más allá,

en el purgatorio no me aguantaban,

me dieron otra oportunidad.

De pronto reina la calma

pero Rebeca no se confía

nunca sabremos si tiene alma

la Martha Debayle que nos mira.

4-Mario Ulises Maya Martínez

La Parca está emocionada por su visita a la radio,

le han llegado los rumores acerca de un adversario.

Un ser pulcro e inteligente, con el don de la palabra,

a quién muchos cuentahabientes escuchan por la mañana.

¡Vaya año que he tenido!

Exclamaba la huesuda,

pudo ser más divertido,

de no ser por la Tozuda.

Su programa entretenido,

informa y con ello evita,

el contagio con el virus,

que en mi corazón palpita.

La Debayle está en el aire

y no se da por enterada

que afuera de la cabina

espera la Parca exaltada

¡Apenas y llegue el corte

irrumpiré en esa sala!

¡He de llevarme su cuerpo

aunque sea arrastrada!

La muerte, muy decidida, se abalanza hacia su presa

¡Queda más que sorprendida cuando la ve ahí ilesa!

Mascarillas y aerosoles, geles y más limpieza,

fueron las precauciones que evitaron la sorpresa.

Asustada y derrotada

se marcha ya sin tardanza,

quizás el próximo año

disfrute de su venganza.

La Debayle se ha salvado,

y con ella a otra gente,

su programa ha formado

a un público inteligente.

5-Ivonne Baqués

Vagando andaba la muerte,

cuando pasó por un aparador,

y al ver un vestido imponente

¿Quién lo hizo? Se preguntó.

Es la colección de la Debayle

la dependienta le contestó,

se te vería hermoso en un baile,

y de comprarlo la convenció.

Necesito tener a la Martita,

trabajando para mí,

aunque sea chiquitita

el coco le trabaja a mil.

Hartos vestidos elegantes,

estará para mí diseñando,

con sus comentarios desafiantes,

y todo el tiempo cantando.

Porque a pesar de la pandemia,

no ha dejado de chambear,

y por ser la mera mera,

me la tendré que llevar.

La Mangas desconsolada llora,

la partida de su amiga,

extraña a la presentadora,

y su sin igual alegría.

Te queremos Martha te queremos,

gracias por traernos diversión,

tus cuentahabientes siempre seremos,

aunque te hayan dado chicharrón

6-Alejandra Barrón

Andaba la catrina

caminando por Polanco,

elegante y distinguida

vestida de negro y blanco.

A las oficinas de la W

muy curra llego a preguntar,

que si estaba la Debayle

que la iba a entrevistar.

Apenitas la pasaron

cuando se escuchó venir,

a Martitha y sus tacones

por los pasillos reír.

Hola mana, ¿cómo estás?,

que fashion que vienes hoy,

muchas gracias chaparrita

pues es de tu colección.

Te he traído una alegría,

que no te la vas a acabar,

terminando la entrevista,

tú me vas a acompañar.

Ay manita no seas mala,

vamos a negociar,

de seguro algo tengo

que te pueda interesar.

Considéralo en servicio para la comunidad,

por tu buen comportamiento

otra oportunidad tu tendrás,

pero a uno de tus vicios

deberás de renunciar.

Pues ahorita mismo pongo

en mis redes un hashtag,

y a todos mis cuentahabientes

sus propuestas preguntar.

No te preocupes querida

ya te traje un ABC,

ponme musica de fondo

y dale un buen trago a tu te.

Hombre araña, el cigarrito, tu vaso con popotito,

Rebe Mangas, tu coquita que ya se te gusta light,

a tus perros consentidos

o no más revista Moi.

Ay Catrina! que canija

ahora si que te pasaste,

hiciste bien tu tarea

y muy bien que me estudiaste.

Te conozco bien Marthita

no te lo tomes a mal,

que fuera de este negocio

yo soy tu más grande fan.

7-Carmela Pineda

Se acerca el día de muertos,

dijo Martha Debayle en cabina,

no habrá festejos ni conciertos,

a distancia sin la Catrina

Sin saber que estaba cerca

junto a Rebeca ese día

sintiéndose empoderada,

ni cubre bocas traía

En la nueva normalidad

Teresa Diaz comentaba

la calaca no vendrá,

pues está muy ocupada.

Se sentían muy seguras,

a la muerte no esperaban,

Shampoo y ropa de moda,

a los cuentahabientes regalaban.

De pronto se oyó un estruendo,

pues la calaca llegaba,

y gritando muy molesta,

a todos les reclamaba

Les valió madre el Covid,

No le dieron importancia,

hoy todos van a morir,

por no guardar sana distancia.

Mana, no te esperaba

Martha asustada decía,

esta pandemia aun no acaba,

y pensé que no vendrías

No esperaban verla ahí,

por andar en el relajo,

y agarrando su guadaña

a todos se llevó de tajo

La parka feliz estaba,

pues ahora en el panteón,

sepultaba con razón,

a toda la producción.

La W está de luto,

se acabo el programa de radio

por no esperar a la flaca,

ni hacerle su rosario.

Pero allá en el camposanto,

siguió la programación,

siguieron teniendo fama,

y seguía el reventón

Matamesta flaca infame,

Martha feliz le decía,

pues hasta la revista Moi,

a los muertos les vendía.

La calaca no aguanto el relajo

que toda la banda traía,

y los saco del panteón,

y a la tierra los devolvía

El único que no fue a la tierra

y se quedó en un sillón,

ha sido Mario Guerra

pues le gusto ese pelón.

Pero algo que la desmotiva,

y la calaca no presagió,

que de covid saliera positiva

el Rock Star del Amor la contagio.

8-Cynthia Rivas

Andaba por ahí la catrina

con clase y muy enjoyada,

de Martha compró un vestido,

y se sentía soñada.

Aunque deprimida estaba

por no contar con un pelo.

Guardado tenía el shampoo

y el acondicionador nuevo.

Muy guapa quería lucir

cuando llegara a la radio.

Así que igual que Martha,

diario practicaba cardio.

¡Pero cuál fue su sorpresa

tan pronto entró a W Radio!

Ahí había un montón de gente:

Rebeca, Tere, Aura, Anamar y hasta Mario.

¡Aquí probaré mi buen tino!

La Catrina expresó gritando.

No guardan “Susana Distancia”,

me los llevaré arrastrando.

Pero rápido olvidó

lo que estaba elucubrando.

A los especialistas oyó

y quedó reflexionando.

Ya quiero ser cuentahabiente,

quiero tener un ID.

Y en mi casa mensualmente

mi revista recibir.

Entre Moi, shampoo e Ivonne

su mente se fue ocupando.

No me llevaré a nadie

porque alegrías me están dando.

Hasta aquí mi calaverita,

cuentahabiente bien amado,

que ya saben, la Debayle

con todo sigue triunfando.

9-Beatriz Manríquez

A la edad de veintitantos

Marthita firmó un convenio,

que mantiene sus encantos

viva un siglo o un milenio.

A cambio pidieron su alma,

y con sangre selló el pacto,

tomándoselo con calma

a pesar del terrible acto.

Por supuesto, un truco había,

tenía un as bajo la manga:

esa “sangre” era sangría.

¡Ese trato fue una ganga!

Así el Diablo fue engañado

mas no la Muerte astuta:

“¡Se rompió un acuerdo honrado!

¡Eso no hay quien lo discuta!”

Paciente aguardó la Fría,

creía era lo correcto;

se vengaría algún día

por la burla a su intelecto.

Y ¿Qué esperó tantos años?

¡Que llegara hasta la cumbre

y pagara sus engaños

revolcándose en la lumbre!

Eligió justo esa noche,

aquélla de la gran gala,

donde se tornó derroche

la luz de una bengala…

Tal día despertó Martha

sintiéndose venturosa,

pues tarde o temprano parta,

su vida ha sido grandiosa.

Cuando llegó el oscurecer

se arregló como una diva;

moda deseaba imponer

con colección exclusiva.

Ya peinada y en vestido

Debayle miró al espejo…

vio un rostro conocido

atrás de ella en el reflejo.

“¡La Dama de la Guadaña!”

piensa mientras la vislumbra.

Clava sus uñas, la araña…

Todo se volvió penumbra…

Una larga pasarela

entre dos filas de expertos.

“¿Será que esto se cancela?”

se preguntan boquiabiertos.

Después de tanta demora

aparece una figura:

viste negro la señora;

atavía alta costura…

¡Suena el aplauso eufórico!

¡El cráneo sostiene ella!

¡Vaya final histórico!

¡Martha ganó la querella!

10-Patricia Lorenza Cienfuegos Durán

Estaba martha debayle

sentadita en su butaca,

esperando a empezar el baile

cuando por ella vino la flaca.

Martha quítate ya esos zancos

¿qué no ves que no te aguanto?

¡deberías ser más sensata!

Si no ¿cómo te cargo?

No flaca no me los quito,

¿quién dijo qué quiero ir contigo?

Allá mi equipo me espera,

¡llego ahorita en un brinquito!

Pues para que te lo sepas

no acostumbro pedir permiso,

deja listas tus revistas,

y ahora márchate conmigo.

Olvida la perfección,

así nunca nos iremos,

cede a otros la dirección,

¡al instante volaremos!

Preparar también el podcast

y atender a los cuentahabientes,

¿cuándo vas a terminar?

¡Ya me rechinan los dientes!

La catrina muy furiosa

empezó a desesperar,

Marthita no terminaba

ahora se quería arreglar.

Ya deja tu cabellera,

no la necesitarás,

la pelona es la que te lleva

e igualita te verás.

Que “el poder está en la cabeza”

no paras de mencionar,

es tu gran fortaleza

pero rápido te voy a enfriar.

Esa rebequita mangas

también te va a acompañar,

andan en pura pachanga

y a las dos me las voy a cargar.

Te olvidas de un detallito

por el cual ya tienes tu pase,

pues no dejas el cigarrito,

ya empieza todo a quemarse.

En la radio te extrañarán

desde mañana no irás,

los temas de actualidad

a la tumba te seguirán.

Como gorda en tobogán

directito a mí vendrás,

y por más que te resistas,

muy flaca vas a quedar.

Ya con esta me despido

la noticia saldrá en “muá,”

que vencí a la chaparrita

¡y conmigo por fin vendrá!

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir