CON MARTHA DEBAYLE
CON MARTHA DEBAYLE

¿Qué onda con la búsqueda de vida en el universo?

Qué onda con el agua en la luna, la probabilidad de vida en Venus, la eterna búsqueda de vida en Marte

¿Qué onda con la búsqueda de vida en el universo?

Dr. José Franco, investigador de astronomía y Coordinador del Programa Arte, Ciencia y Tecnologías de la UNAM.

La mayoría de los investigadores piensan que debe existir vida en otras partes del cosmos y las encuestas muestran que el público generalmente está de acuerdo. Pero, a diferencia de la mayoría de las afirmaciones de investigación, no hay forma de demostrar que tal vida NO existe.

Los experimentos para encontrar otra vida, ya sean microbios en el Sistema Solar o extraterrestres en un planeta a cientos de años luz de distancia, no son realmente experimentos: son búsquedas. Son exploración.

¿Hay vida en otros planetas?

Gracias a una nueva investigación que usa datos del telescopio espacial Kepler, se estima que podría haber hasta 300 millones de planetas potencialmente habitables en nuestra galaxia. Algunos incluso podrían estar bastante cerca, con varios probablemente dentro de los 30 años luz de nuestro Sol.

¿Cómo se estima? La Ecuación de Drake es un argumento probabilístico que detalla los factores a considerar para llegar a esta estimación. La Ecuación de Drake también se considera a menudo como una hoja de ruta para la astrobiología y guía gran parte de la investigación en el Instituto SETI.

Para desarrollar una estimación razonable, los investigadores observaron exoplanetas de tamaño similar a la Tierra y, por lo tanto, es más probable que sean planetas rocosos. También observaron las llamadas estrellas similares al Sol, de aproximadamente la misma edad que nuestro Sol y aproximadamente a la misma temperatura. Otra consideración es si el planeta podría tener las condiciones necesarias para soportar agua líquida.

La misión Kepler, que dejó de recopilar datos oficialmente en 2018, identificó más de 2,800 exoplanetas confirmados, con varios miles de candidatos más a la espera de ser confirmados. Hasta ahora, los investigadores han identificado varios cientos de planetas en la zona habitable de su estrella en los datos de Kepler. ¡Puede llevar un tiempo encontrar los 300 millones!

El agua en la luna

En un artículo publicado en Nature Astronomy, un trío de investigadores en Colorado, Arizona e Israel afirman que la luna puede estar salpicada de charcos helados.

Estos pequeños estanques podrían HACER PRÁCTICA LA COLONIZACIÓN. Después de todo, el agua es un ingrediente esencial para cualquier asentamiento lunar.

Científicos calculan que se pueden encontrar pequeños parches de hielo eterno incluso en terrenos que son mayormente soleados.

Es probable que este fino hielo de agua esté en todas partes de la luna, la cantidad total podría ser enorme, aunque extraerlo podría ser complicado.

¿Qué significa todo esto? Solo esto: el hielo, ya sea en charcos congelados o como cuentas congeladas mezcladas con el regolito, puede suministrar una colonia lunar sin importar dónde decidas construirla. Claro, si construyes un hábitat cerca del ecuador de la luna, podrías enviar camiones cisterna robóticos a mil millas hasta el polo más cercano para traer hielo. Pero eso es difícil. Mucho mejor sería calentar los charcos o la tierra donde se encuentra, y aprovechar un suministro de agua que está justo afuera de la puerta principal. Y el agua es útil para algo más que beber y bañarse: con la energía solar puedes romper sus moléculas para que el combustible del cohete te lleve de regreso a la Tierra y para que el oxígeno respire hasta que te vayas.

¿Vida en Venus?

Investigadores de la Universidad de Cardiff y del MIT, junto con colegas de universidades británicas y asiáticas, publicaron un artículo en la revista Nature en el que afirman haber encontrado un gas tóxico y maloliente (fosfina) en lo alto de las densas nubes de la atmósfera venusiana. En la Tierra, la fosfina es producida por ciertos tipos de bacterias.

Lamentablemente, las bacterias no son los únicos fabricantes de metano. También puede producirse por procesos geológicos. Sara Seager, profesora de física y ciencias planetarias del MIT y miembro del equipo de investigación, lo expresó de esta manera. “Podría haber dos explicaciones. Uno de que existe algún proceso químico desconocido que de alguna manera podría producir la fosfina. El segundo es que… hay vida “.

¿Pero la vida de Venus? Sí, a Venus se le ha llamado durante mucho tiempo EL GEMELO DE LA TIERRA, principalmente porque los dos planetas tienen el mismo tamaño. Pero no es el gemelo favorito: las naves espaciales han revelado un paisaje horneado, con temperaturas de 900 grados Fahrenheit las 24 horas. Durante décadas, los científicos asumieron que Venus era un infierno estéril y lo ignoraron en gran medida a favor de Marte o de varias de las lunas ricas en agua de Júpiter y Saturno.

El astrónomo planetario David Grinspoon, del Instituto de Ciencias Planetarias, ha defendido la idea de prestar mayor atención a Venus. Ha señalado que a una altitud de 30 millas sobre la superficie, las temperaturas de las nubes caen aproximadamente a lo mismo que un día de otoño en Nueva York. La idea de que algunos microbios podrían estar flotando en estas nubes extraordinariamente densas y templadas no está fuera de lugar. Tales organismos podrían ser los restos de la vida simple que pueden haberse generado durante los miles de millones de años que Venus tuvo océanos, vastos mares que finalmente se evaporaron. Serían los refugiados microscópicos de un mundo que poco a poco se fue deteriorando.

Las dudas de la FOSFINA: Científicos neerlandeses, creen que hay menos (o nada) de la supuesta FOSFINA que defendieron los científicos en Nature Astronomy. Algunos científicos ponen en duda la existencia de la Fosfina por no contar con la evidencia necesaria.

Un equipo de la Universidad de Cornell, advirtió a principios de octubre la existencia en Venus de un mecanismo geológico abiótico –no relacionado con la vida– para explicar la abundancia de fosfina detectada en las nubes altas de ese planeta. Esta hipótesis, sugiere que Venus «esté experimentando en la actualidad una alta tasa de vulcanismo basáltico».

Así es la ciencia: tras este estudio habrá otros, con datos a favor y en contra… y con el tiempo se llegará a un consenso. Lo principal es que Venus cobra nuevo protagonismo para ir en busca de otras vidas.

¿Vida en Marte?

Llevamos buscando vida en Marte por más de 300 años.

Grandes astrónomos como Christian Huygens, Giacomo Maraldi o William Herschel interpretaron sus observaciones del planeta rojo de manera errónea para postular la presencia de nubes y de atmósfera, aumentando la esperanza de encontrar vida en nuestro planeta vecino.

En 1877 el astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli encontró una serie de estructuras que llamó canales (canali en italiano). Una traducción al inglés de su trabajo usó erróneamente la palabra canals (referidos a una construcción artificial) en lugar de channels, desatando todo tipo de teorías acerca de la naturaleza de la obra de ingeniería y de la civilización avanzada del planeta vecino.

Las primeras exploraciones a Marte empezaron durante la carrera espacial entre la Unión Soviética y Estados Unidos en plena Guerra Fría.

La Unión Soviética fue la primera en colocar un vehículo de exploración en superficie marciana, pero fueron los americanos los que, en 1976, hicieron la primera misión dedicada a buscar señales biológicas de vida pasada o presente.

Las sondas Viking 1 y 2 hicieron cuatro experimentos, tres de los cuales dieron un resultado negativo. El cuarto experimento fue más controvertido que concluyente. El experimento consistía en introducir en una muestra de tierra marciana una serie de nutrientes incluyendo un isótopo de carbono radiactivo. La idea es que si hubiera microbios, estos deberían metabolizar los nutrientes introducidos y expulsar CO2 radiactivo. Este experimento se llevó a cabo en las dos sondas y ambas detectaron estos gases radioactivos. Sin embargo, una regla en ciencia es que un experimento no es cierto hasta que se repita con los mismos resultados y, para decepción de muchos, esto no sucedió cuando se realizó de nuevo una semana más tarde.

El Marte de hoy

Es demasiado frío (-60 ºC) para tener agua líquida en su superficie, un requisito indispensable para el desarrollo de la vida tal como la conocemos.

Además, incluso si la temperatura fuera mayor, la presión atmosférica es tan baja que el agua pasaría de estar congelada a evaporarse sin pasar por la fase líquida.

Pero QUIZÁS MARTE ALGUNA VEZ TUVO una atmósfera de dióxido de carbono (CO2) tan gruesa o incluso más gruesa que la nuestra, y gracias a ese gas de efecto invernadero las condiciones pudieron ser muy similares a las actuales de la Tierra.

Porque existen muchas evidencias de que Marte tenía agua líquida hace miles de millones de años. Por lo tanto, aunque parece bastante improbable que exista vida en Marte hoy, sí parece probable que algún tipo de organismo vivo poblara este planeta hace 4,000 millones de años.

¿Cómo se estudia una atmósfera que existió hace miles de millones de años?

Si Marte tuvo una atmósfera, la presencia de cráteres antiguos en Marte nos indica que esta duró poco.

Una manera de perder el CO2 atmosférico es mediante su disolución en los océanos, tal como ocurre en nuestro planeta.

El clima cálido genera más lluvia, que fluye a través de los ríos hasta los océanos donde el carbono forma rocas carbonatadas, objetos orgánicos como las conchas y contribuye a la acidez oceánica.

En nuestro planeta la actividad tectónica hace que este carbono se recicle y vuelva a liberarse a la atmósfera durante la erupción de los volcanes, pero la ausencia de actividad tectónica en Marte podría no haber permitido esta renovación.

Por lo tanto, la presencia de carbonatos en lugares donde se sabe que existió agua sería una prueba de que Marte tuvo, en su juventud, una atmósfera.

La misión Marte 2020 llevará un rover al planeta rojo que, recientemente, se ha bautizado por votación popular como Perseverance.

Aterrizará en un delta fosilizado formado por un río que fluyó por el planeta rojo hace 3,600 millones de años, en el cráter Jezero.

Perseverance se encargará de taladrar en una de estas regiones para obtener muestras de rocas y prepararlas para transportarlas a la Tierra para su análisis.

Recoger muestras de astros del sistema solar y traerlos a nuestros laboratorios es una de los grandes objetivos de la exploración planetaria actual, pero es extremadamente costoso y solo se ha hecho en unas pocas ocasiones.

En el caso de Marte, seguramente las muestras tardarán un poco en venir, siendo optimistas a principios de la década de 2030, por lo que el análisis va a ser crucial para conocer la presencia de fósiles o de una atmósfera pasada.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir