CON MARTHA DEBAYLE
CON MARTHA DEBAYLE

En búsqueda de la felicidad genuina

¿Qué les da felicidad genuina?

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Tony Karam, presidente y fundador de la Casa Tibet en México. Organizador de las visitas de Su Santidad el XIV Dalai Lama a México. Lic. en Estudios Budistas por la Naropa University, Boulder Colorado. Lic. en Psicología Budista y Occidental por la Naropa University, Boulder Colorado.

¿Felicidad genuina?

Dentro del contexto budista, el quehacer espiritual o “dharma”, se refiere a una cosmovisión, una práctica meditativa y una forma de vida conducentes a la actualización de un estado duradero de felicidad genuina.

Para entender lo que esto quiere decir se requiere establecer una clara distinción entre el placer mundano, o hedónico y el bienestar genuino.

Los placeres mundanos

Son aquellos que surgen como resultado del contacto con estímulos sensoriales placenteros tales como las posesiones materiales, las relaciones significativas, un trabajo satisfactorio y actividades sensuales, intelectuales y estéticas satisfactorias. Podemos también perseguir atajos a dichos estímulos al través de directamente influenciar al cerebro con estímulos químicos o eléctricos. A pesar de que algunos placeres hedónicos pueden ser muy significativos, tales como aquellos que se derivan de las relaciones interpersonales y laborales, cualquier placer que experimentamos meramente como resultado de la estimulación física del cerebro es por naturaleza transitorio y ulteriormente ausente de auténtico significado.

El conflicto de placer hedónico

Parecemos experimentar placer hedónico como consecuencia de nuestra relación con el mundo, pero la felicidad genuina surge no de lo que el mundo nos aporta sino de lo que traemos al mismo. Esto es una cualidad de bienestar, no simplemente una sensación o sentimiento placentero, que resulta de la calidad de nuestras vidas, la salud y el equilibrio que cultivamos en la mente y corazón, así como del entendimiento experimental de nuestra propia naturaleza, la manera en que existimos y la condición del mundo con el que convivimos. El placer hedónico es intrínsecamente competitivo y por lo tanto lleva fácilmente al conflicto entre los individuos, comunidades o naciones, mientras que la persecución del bienestar genuino, abreva de nuestros propios recursos internos, de tal forma que un alto nivel de bienestar genuino en una persona no disminuye ni eclipsa el de otra. Por el contrario, la experiencia de tal bienestar puede inspirar a otros a buscar y vincularse con sus recursos internos de los que esta felicidad se deriva.

Curso online: En búsqueda de la felicidad genuina.

En el curso se tratarán los comentarios, dudas e inquietudes que nos comporta nuestro auditorio entorno al proceso complejo del vivir y las dificultades que acompañan estos momentos de crisis global y nacional por las que atravesamos. Buscamos aportar herramientas, instrumentos de reflexión para facilitar ese tránsito y dotar al mismo de genuino significado, el que nos conduce a la obtención de la felicidad genuina y duradera.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir