CON MARTHA DEBAYLE

¿Ya tenemos vacuna contra el coronavirus?

Todo sobre esta vacuna y por qué en la carrera para atacar al COVID19, Oxford y AztraZeneca podrían haber encontrado la solución

Dr Francisco Moreno Sánchez, internista e Infectólogo del Centro Médico ABC. 

Las vacunas existen desde hace más de 200 años

Antes de las vacunas, en China crearon un tratamiento conocido como variolización, había varias versiones pero la idea era la misma: darle una dosis del virus a una persona sana con la esperanza de que se enfermara levemente y quedara inmune.

La primera vacuna de la historia fue descubierta por el médico rural inglés Edgard Jenner en 1796 y servía para combatir la viruela

La primera vacuna masiva que se aplicó en México fue contra la peste bubónica en la época del porfiriato.

La vacunación es una de las formas más rentables de evitar la enfermedad: actualmente previene de 2 a 3 millones de muertes por año, y se podrían evitar otros 1,5 millones si se mejorara la cobertura mundial de vacunas, según la OMS.

¿Qué onda con la vacuna?

La empresa farmacéutica AstraZeneca logró sus primeros acuerdos para fabricar 400 millones de dosis de una vacuna anticoronavirus que ha estado ensayando, pero que aún no se ha demostrado su eficacia.

La empresa anglo-sueca ha recibido más mil millones de dólares de la Autoridad Estadounidense para la Investigación y Desarrollo Biomédicos, para producir y distribuir la vacuna a partir de fines de este año.

Por cierto, éste es el mayor acuerdo de investigación de vacunas del departamento estadounidense.

Otras empresas farmacéuticas como Moderna y Sanofi también están trabajando para producir una vacuna contra el coronavirus.

La compañía también llegó a un acuerdo con la Universidad de Oxford para una licencia para la vacuna, conocida ahora como AZD1222.

Los ensayos iniciales están en marcha, aunque AstraZeneca reconoció que la vacuna podría NO FUNCIONAR.

Sin embargo, la compañía dice estar comprometida con el avance del programa clínico y en caso de todo tenga éxito, se podrían empezar a distribuir en septiembre de este año.

AUNQUE, la disminución en la tasa de nuevas infecciones en Gran Bretaña puede dificultar su eficacia.

Las reglas de ética impiden infectar deliberadamente a los participantes de la prueba .

Eso significa que a menos que suficientes participantes, infectados con el virus en la comunidad, sea tratados con la prueba, los investigadores no pueden demostrar que la vacuna hace su trabajo.

Las pruebas

La Universidad de Oxford y AstraZeneca ya empezaron a reclutar a más de 10,000 personas para estudios avanzados en humanos.

Las personas adultas serán elegidas al azar para recibir una o dos dosis del candidato de Oxford o una vacuna ya autorizada contra el meningococo para comparar.

Los voluntarios serán reclutados en todo el Reino Unido y registrarán sus reacciones a diario y asistirán a algunas visitas de seguimiento.

Algunos recibirán hisopos para tomar muestras en casa.

Lo que se sabe de la vacuna contra el coronavirus

La vacuna fue desarrollada por el Instituto Jenner de la Universidad de Oxford en asociación con el Oxford Vaccine Group.

Usa un vector viral de chimpancé deficiente en replicación basado en una versión debilitada de un virus del resfriado común (adenovirus) que causa infecciones en chimpancés y contiene el material genético de la proteína de la punta del SARS-CoV-2.

Después de la vacunación, se produce la proteína de pico de superficie, preparando al sistema inmunitario para atacar COVID-19 si luego infecta el cuerpo.

El vector de adenovirus recombinante (ChAdOx1) se eligió para generar una respuesta inmune fuerte a partir de una dosis única y no se replica, por lo que no puede causar una infección continua en el individuo vacunado.

Hasta la fecha, se han administrado vacunas hechas con el virus ChAdOx1 a más de 320 personas y se ha demostrado que son seguras y bien toleradas

Puede causar efectos secundarios temporales como temperatura, síntomas similares a la gripe, dolor de cabeza o dolor en el brazo.

¿Qué dicen los expertos?

La mayoría de los expertos en salud pública y científicos advierten que una vacuna viable, producida en masa, probablemente no estará disponible hasta el próximo año.

Además, se necesitarían miles de millones de dosis en todo el mundo.

No existe un tratamiento comprobado o una vacuna contra el virus, y los expertos en enfermedades infecciosas también dicen que muchos candidatos a vacunas tardan años en perfeccionarse.

Algunos fallan o causan efectos secundarios tan graves que los ensayos en humanos se detienen.

¿Qué onda con México?

Alberto Hegewisch, director médico de AstraZeneca en México, dijo que nuestro país estaría contemplado para la segunda fase de pruebas para tratar a pacientes graves.

“Estamos evaluando cómo se reduce la respuesta inflamatoria, la severidad de la progresión de la enfermedad y evitar la intubación. El estudio clínico concluirá a finales de mayo y si los resultados son positivos, pasaríamos a una segunda fase donde México está considerado para incluir a pacientes graves, previa autorización del comité médico, ético y de bioética”.

Cargando