CON MARTHA DEBAYLE
CON MARTHA DEBAYLE

Mi sobreviviente

¿Qué experiencias recreas una y otra vez en tu vida?, ¿qué forma de ser, sentir y actuar te hace sentir ansiosa y a la defensiva?

Anamar Orihuela

Terapeuta

¿Qué es mi sobreviviente?

Es una armadura que nos ayudó a sobrevivir en la infancia pero repercute en nuestra adultez.

-Son formas de pensar, sentir y actuar que me permitieron sobrevivir al dolor del pasado.

-Son los hábitos que desarrollamos para ser queridos y aceptados por los padres.

-Son formas de adaptación al dolor de la infancia.

-Son hábitos obsoletos defensivos que me impiden ser yo mismo.

-Son memorias del dolor del pasado que activan formas defensivas y automáticas de ser.

-La sobreviviente es la respuesta que desarrollamos ante el abandono, el rechazo, la exigencia, la descalificación, la soledad, el caos.

-Son decisiones tempranas respecto a mí mismo y la vida que hoy no me permiten vivir algo diferente y nuevo.

-Es mi armadura y mi mecanismo de defensa que me lleva a patinar en el mismo dolor.

Todos vivimos experiencias en nuestra infancia que nos dejaron formas de mirarnos, formas de responder ante la vida, hábitos de sentir, fomentadas por la forma en que crecimos y reforzadas a través de la vida.

¿Hacia dónde nos lleva actuar desde la sobreviviente?

-A recrear las mismas experiencias de dolor.

-A confirmar las ideas de dolor del pasado

-A vivir desde un mecanismo irracional de defensa.

-A defendernos del entorno y nos aleja de la intimidad y la autenticidad.

-Cuando se activa nuestra sobreviviente, la vida vuelve a doler.

-Nos aleja de quien en verdad somos.

– Es común identificarte con las actitudes defensivas de tu sobreviviente y pensar que esa eres tú.

– La mayoría de las personas actúan desde la sobreviviente y no se conocen a sí mismas.

“Quien en verdad eres se manifiesta cuando te sientes, aceptada, reconocida, querida y a salvo”.

Mecanismos de adaptación y defensa:

-El perfeccionista

-El hipocondriaco

-El voraz

-El aislado

-El Ser bueno a toda costa.

-El evasivo (no pasa nada)

-El complaciente

-El competitivo

-El conflictivo

-La victima

-La dura

-La rescatadora

-El racional

-El intelectual

-La compulsiva

-Detrás de ese mecanismo compulsivo, ansioso, irracional, automático, defensivo

¿Cómo saber que estoy desde mi sobreviviente?

– Porque es una forma de ser que tiene su origen en la baja autoestima y el dolor.

– Porque fue la forma de buscar aprobación de tus padres.

-Porque es rígida y sientes que no puedes dejar de serlo o al no ser así te sientes vulnerable.

-Porque cuando activas ese mecanismo no eres objetivo ni estás en el aquí y el ahora.

-Porque se activan castigándote o castigando a los que amas.

¿Porque es negativo vivir desde la sobreviviente?

1.Porque nos aferra al dolor del pasado

2.Porque nunca nos vamos a sentir nosotros mismos y liberados.

3.Porque nos aleja del amor y las relaciones auténticas.

4.Porque nos aleja de nuestra verdadera naturaleza y eso nunca nos hará sentir felices.

EJERCICIO:

-Piensa en la última en que tuviste una discusión o un problema y perdiste el control.

-¿Lo que sentías en ese conflicto tiene alguna relación con alguna escena en tu infancia?

“La sobreviviente recrea la realidad en la que creció una y otra vez porque la conoce y se siente a salvo en ella aunque sea una realidad carente y conflictiva”

La sobreviviente confirma ideas como:

-“No soy suficiente”, “no hay nadie en quien confiar” “al final todos me abandonan”, “nadie me quiere”, etc.

-En la sobreviviente no hay adulta ni resolución objetiva y auténtica de la realidad.

¿Qué activa a mi sobreviviente?

1. Experiencia que se parecen al pasado.

2. Personas que son como nuestros padres.

3. Cuando soy inconsciente y vivo en el automático.

4. Pérdidas o situaciones estresantes del presente.

5. Cuando permito relaciones violentas.

¿Cómo desactivar a mi sobreviviente?

1. Conocer que activa a mi sobreviviente y cuál es su dolor.

2. Estar más en el aquí y en ahora, desarrollar adulto.

3. Ganar control de mis impulsos, respirar y observar mi conducta.

4. Ejercitar un auto diálogo nutritivo.

5. Contruír relaciones adultas basadas en el respeto y el afecto.

6. Conocerme a mí mismo.

Auto Diálogo Nutritivo:

“Mi sobreviviente, agradezco tu presencia que me permitió hacerme fuerte de las formas de trato de mis padres y las situaciones dolorosas de mi infancia. Hoy aprendo a desarrollar formas más conscientes y adultas de estar en la vida. Hoy sé que soy valiosa, suficiente, merecedora y capaz de protegerme y vivir en paz siendo yo misma”.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

WRadio México
En vivo

Programación

Último Corte Informativo

Ciudades

Compartir