Arrasan con más de 2 mil metros de manglares en reserva ecológica

En reserva de Yucatán se ha registrado la pérdida de más de 2 mil metros cuadrados

Área protegida Dzilam de Bravo, en Mérida Yucatán se han perdido más de 2 mil metros cuadrados de manglares.

De acuerdo con información de La Jornada, el ayuntamiento de San Felipe ha destruido más de 2 mil metros cuadrados de manglares del área natural protegida de la reserva estatal Dzilam de Bravo.

> TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Once mil científicos declaran una emergencia climática

Se sabe que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) multó con 5 millones de pesos al municipio e interpuso una denuncia en su contra ante la Fiscalía General de la República, además de ser  diputada federal panista por Yucatán  Cecilia Patrón Laviada quien también interpuso otra acusación por el hecho.

Se sabe que cambiaron el uso de suelo para cederlos a la construcción de casa habitación; por lo que la queja de la diputada Cecilia Patrón estaría dirigida a los tres delitos de desmonte, tala y cambio de uso de suelo en terrenos forestales para el relleno de un humedal.

> TE RECOMENDAMOS: Demacrados y desnutridos fue captada una familia de osos grizzly en Canadá

El daño a manglares rojo, blanco, negro y botoncillo, especies amenazadas, está tipificado como delito en el artículo 420 del Código Penal Federal, y se estipula una pena de seis meses a nueve años de prisión.

Los pobladores de San Felipe denunciaron ante la Profepa, en junio de 2018, que el ayuntamiento devastaba mangle con el argumento de construir casas.

Después de la denuncia de la legisladora, las actividades en el manglar se detuvieron.

Desde noviembre del año pasado se tiene una denuncia penal por la Profepa con una multa de  5 millones de pesos.

> PUEDES LEER: Un glaciar menos en el continente; científicos en Venezuela se despiden

En la queja se reporta la afectación de ejemplares de mangle rojo, blanco, negro   y botoncillo  así como en la categoría de especies amenazadas.

Con información de La Jornada.

Cargando