Ingreso Mínimo Vital afectaría finanzas del gobierno federal: Mario Delgado

La propuesta de que el gobierno otorgue un Ingreso Mínimo Vital de Emergencia por 3 mil 746 pesos mensuales durante tres meses a trabajadoras y trabajadores informales que se quedaron su dinero durante la pandemia, confrontó opiniones durante un foro que sobre el tema organizó la Cámara de Diputados.

La mayoría de legisladores de todos los partidos reiteraron su postura a favor, incluidos algunos de Morena como Lorena Villavicencio y Porfirio Muñoz Ledo, pero el propio líder de los diputados morenistas, Mario Delgado dijo que el gobierno federal ya proporciona ayuda a los más necesitados, prueba de ello es que se adelantó el pago de pensiones y becas los mexicanos que más sufren.

Y que disponer de una cantidad calculada en cerca de 150 mil millones de pesos afectaría la capacidad financiera del país, pues implicaría un aumento los impuestos de manera significativa.

“La izquierda siempre ha estado de acuerdo en un ingreso universal pero permanente y ahora lo estamos llevando a cabo a través del estado de bienestar. La pregunta es ¡Que será más eficaz para acabar con la pobreza de este país, construir un estado de bienestar o irnos a una medida que en la coyuntura puede, en el muy corto plazo, comprometer la capacidad fiscal del gobierno?”

No obstante , diputados de Argentina y España, invitados al foro, en cuyos países ya se aprobó el Ingreso Mínimo Vital de Emergencia, coincidieron en las enormes bondades que representa garantizar un poco de dinero para el consumo de alimentos a los más afectados por la pandemia.

El representante de la organización civil Nosotrxs, Mauricio Merino, uno de los principales impusores del ingreso vital, reitero que este apoyo temporal no compite con los programas sociales del presidente López Obrador, sino los complementa. Dijo que la idea es beneficiar a 12.5 millones de mexicanos afectados por la crisis.

“Nosotros calculamos alrededor de 46 mil millones de pesos por mes, es decir, se requerirán cerca de 140 mil millones y esos recursos se podrían obtener de una revisión del sistema fiscal. La idea del Ingreso Vital de Emergencia seria complementar lo que está haciendo hoy el gobierno y es para cubrir a aquellas personas que no son beneficiarias de ninguno de los programas vigentes”.

Incluso, el titular del Consejo nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), José Nabor Cruz, dijo que este organismo que mide la pobreza, ha recomendado que se otorgue dicho apoyo a los más necesitados, aunque también debe ir acompañado de una reforma fiscal que sustente el dinero a repartir.

“Una de las recomendaciones del Coneval es ciertamente explorar opciones como tener un ingreso vital dada la contingencia sanitaria. Pero también una refroma fiscal para tener mayores ingresos tributarios que permitan robustecer la cobertura de los programas sociales, que nos lleve en el mediano plazo a un esquema de protección universal para que en el futuro, cuando se presente una contingencia sanitaria o económica, los mexicanos tengan un mecanismo de protección mucho más robusto”.

Otro de los que apoyó el Ingreso Mínimo Vital de Emergencia fue el director del INEGI, Julio Santaella, quien dijo que para calcular el monto de lo que necesita una familia para cubrir la canasta básica podrían a disposición los datos de la Encuesta Nacional Ingreso Gasto (ENIG), de los hogares que se levantará en el mes de agosto.

En contraste a la mayoría de los ponentes del foro, que expresaron su respaldo al ingreso vital, el director de Vinculación Interinstitucional de la Secretaria del Bienestar, Iván Rico López, se pronunció en contra de ese apoyo, pues dijo que no resuelve de fondo el problema de la pobreza.

 

“Creemos que el Ingreso Mínimo Vital puede ser una buena propuesta, pero no es la solución, es lo que yo les quería exponer aquí. No consideramos que sea una solución integral a la problemática que se está sufriendo ahora, y mucho menos solución a las problemáticas estructurales que tiene el país sobre todo en las poblaciones de mayor desventaja social”.

Cargando