CON MARTHA DEBAYLE
CON MARTHA DEBAYLE

Lo que debes saber para entender el polvo del Sahara

Les vamos a explicar qué onda con este fenómeno, por qué pasa, qué lo provoca y por qué si pasa cada año, este 2020, fue especialmente relevante

Dr. Luis Antonio Ladino Moreno, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM.

¿Qué es el polvo del Sahara?

Es una mezcla de partículas de aerosol, principalmente, partículas minerales, inmersas y transportadas por el aire.

Pero también pueden transportar material biológico (microorganismos) desde África o el Océano Atlántico hacia México.

Este fenómeno ocurre cada año, pero éste es el más intenso en 50 años.

Estuvo en territorio mexicano por aproximadamente 4 días.

Es un fenómeno natural que ha ocurrido por cientos y miles de años que va de la mano con la circulación atmosférica.

¿Por qué se forma?

Por los movimiento verticales que existe entre la atmósfera y la superficie terrestre.

La superficie terrestre se calienta gracias a la energía del sol; sin embargo, no se calienta homogéneamente.

Por eso, estos cambios de temperatura en la superficie, entre la superficie y la atmósfera, generan movimientos ascendentes, que les llaman: convección.

A través de la convención, partículas de arena y arcillas que están en la superficie de los desiertos pueden ser transportados a alturas mayores como entre los 5 y 7 km.

Ahora, como la atmósfera también tiene movimientos horizontales, una vez que estas partículas está en la atmósfera, pueden ser transportadas a otros lugares como Europa, Medio Oriente, Sur de África y América.

Los movimientos que ayudan a traer las partículas de África a América en la época de verano son los vientos alisios y las ondas del Este.

¿Por qué es la mayor cantidad de polvo en 50 años?

De acuerdo a los registros anuales de este fenómeno, se estima que una nube de polvo africano similar a la que vimos la semana pasada no había tomado lugar en las últimas 4-5 décadas.

¿Hay riesgos?

Como la cantidad de partículas que transportan estas masas de aire africano es mucho mayor a la que normalmente respiramos, la calidad del aire empeora significativamente (entre 300 y 800%).

Por lo tanto, tenemos alguna enfermedad respiratoria y nuestros pulmones están débiles, respirar este (u otro tipo de partículas) en grandes concentraciones puede agravar aún más el problema que tengamos.

A personas que no tienen ninguna enfermedad, podría causarle algún tipo de irritación en la garganta o mucosas.

Estos problemas normalmente los causan partículas muy pequeñas llamadas “finas” las cuales tienen un tamaño menor a 2.5 micrómetros (PM2.5).

¿Cuántos kilómetros está viajando el Polvo del Sahara?

Este polvo viajó entre 8 mil y 10 mil kilómetros para llegar a territorio mexicano.

Sin embargo, no todas las nubes de polvo del Sahara que salen de África, llegan a México.

Muchas de estas toman otra dirección o simplemente viajan mucho menos y se deshacen en el océano Atlántico ante de llegar al continente Americano.

¿Cuáles son los beneficios que este fenómeno puede traer?

Las partículas de polvo del Sahara pueden ayudar a evitar la formación de ciclones tropicales o huracanes

Pueden ayudar a fertilizar ecosistemas marinos y terrestres porque estos minerales actúan como nutrientes para el agua y suelo.

La agricultura, incluso, se puede ver beneficiada.

¿Llegó a Estados Unidos?

Después de dejar la Península de Yucatán, entró al Golfo de México y terminó su viaje en el sur-sureste de Estados Unidos (Texas, Alabama, Louisiana y Florida).

Allí esta masa de aire terminó de deshacerse con las partículas que quedaron en la superficie terrestre.

¿Este fenómeno sucede en otros desiertos?

Este fenómeno ocurre en cualquier desierto o zona árida (incluyendo suelos agrícolas).

A través de los vientos y la circulación atmosférica, las partículas que están en la superficie terrestre pueden ser transportadas a otros lugares, cercanos o muy lejanos.

Por ejemplo, en la CDMX (y todas las ciudad) existe polvo en las carreteras.

Este polvo se puede resuspender por los coches o los vientos, pasando del suelo a la atmósfera.

Todos los días respiramos este polvo resuspendido.

Cargando