CON MELISSA MOCHULSKE

A mi manera: La historia de la Torre Eiffel

Los franceses aceptaron construir la torre con nulo entusiasmo y con la condición

de que fuera una construcción temporal

Son relativamente pocos los monumentos que con solo ver una imagen o mencionarlos, inmediatamente te transportan a una ciudad; la Torre Eiffel es uno de ellos.

Se dice que originalmente, Gustave Eiffel presentó en Barcelona el proyecto de una torre metálica de 300 metros como símbolo de la Exposición Universal de la que la ciudad sería sede, sin embargo, la idea fue rechazada.

Tras la negativa de Barcelona, Eiffel, replanteó el proyecto de manera que su estructura metálica sirviera como arco de entrada y centro de atención de la exposición, por lo que decidió presentar su proyecto a los responsables de la siguiente sede de dicho evento: París. Los franceses aceptaron construir la torre con nulo entusiasmo, y con la condición de que fuera una construcción temporal, por lo que se fijaron el año de 1900 como la fecha límite para que la torre fuera desmontada.

Apenas se enteraron los parisinos del proyecto de la torre, enardecieron. Lejos de enamorarlos, tuvo un tremendo rechazo social y generó gran controversia, no solo entre los artistas de la época, sino también entre los propios vecinos pues la veían como un monstruo de hierro antiestético frente a la tradicional arquitectura parisina.

La torre quedó finalizada en 1889 para la inauguración de la gran Exposición Universal como estaba contemplado. El enorme rechazo que inspiró hacía suponer que tal como estaba planeado, sería desmontada en 1900. Sin embargo, fue el ejército francés quien salvó la vida de la Torre Eiffel, ya que tras varias pruebas militares con equipos de transmisiones, se llegó a la conclusión de que la torre era un lugar privilegiado para la instalación de antenas y equipos de radio. Gracias a esto, la Torre Eiffel tenía ya un uso práctico que justificaría su amnistía y cancelaría el proyecto de desmontaje.

A los franceses no les quedó de otra y a regañadientes, se fueron acostumbrando a la Torre Eiffel, hoy símbolo de Francia en el mundo que en la actualidad cuenta con casi 7 millones de visitantes al año, acercándose a los 300 millones de visitantes, sin distinción de edad u origen, que la han visitado de todos los rincones del planeta desde su inauguración en 1889.

Soy Melissa Mochulske y ésta fue la historia de la Torre Eiffel, a mí manera en WRadio.

Cargando