CON MELISSA MOCHULSKE

A mi manera: Aceite de oliva

Soy Melissa Mochulske, y hoy les voy a hablar del origen del aceite de oliva, a mi manera.

El aceite de oliva es infinitamente más que un elemento básico del aliño para una ensalada, pues ha sido un compañero fiel del hombre a través de su historia gracias a su uso religioso, medicinal, gastronómico, terapéutico (pues daban masajes con él), cosmético y hasta práctico, pues era empleado como combustible para la iluminación de templos religiosos.

Extraído de la aceituna (pues casi una tercera parte de su pulpa es aceite), es difícil determinar el auténtico origen del olivo, pero todo indica que apareció a orillas del Mediterráneo, y que su primer cultivo, fue hace 6000 años.

Hacia el siglo 9 antes de Cristo, los fenicios, el gran pueblo comerciante de la antigüedad mediterránea, llevaron el cultivo del olivo a las costas del sur de la Península Ibérica. Esta tierra, resultó ser verdaderamente fértil, pues pronto, España se convertiría en una de las principales zonas de producción de aceite de oliva, Incluso, al día de hoy, pues se produce el 50% del aceite de oliva que se consume en el mundo. Sin embargo, el país donde más aceite de oliva se consume es Grecia, con 18 litros por persona, frente a los 12 de España.

Aunque ustedes no lo crean, al igual que con los vinos, hay comida que marida particularmente bien con un tipo de aceite. Por ejemplo, los aceites de oliva de frutado ligero se recomiendan para pescados blancos, salsas como la mayonesa, pollo, verduras y hortalizas y los aceites de oliva de frutado intenso se aconsejan para pescado azul, verduras como el brócoli, espárragos o coliflor, ensaladas y carnes rojas.

Soy Melissa Mochulske y esto fue el origen del aceite de oliva, a mi manera.

Cargando