¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Qué nos dejó este año?

Ya estamos a nada de que termine el año ¿Qué fue lo mejor y peor que te pasó?

Gaby Pérez Islas, Tanatóloga, logoterapeuta, y autora de los libros "Cómo curar un corazón roto", "Elige no tener miedo", "Viajar por la vida" y "La niña a la que se le vino el mundo encima" viene a hablar de cómo abrazar lo que nos dejó este 2017, cómo soltar, cómo entender para en enero estar listos para seguir.

- Todo en la vida son ciclos y son estaciones. El invierno no puede durar para siempre por más que te aferres a las hojas del calendario. Tampoco el verano. Lo bueno pasa, lo malo también y no podemos cerrar un año aferrados a lo que no logramos éste o lo que hubiéramos deseado y no pasó. El tiempo verbal de la vida es el presente así que aquí van unos tips para cerrar el año bien y en forma y empezar un 2018 con pila y renovados.

- No te aferres a una situación negativa que puede robarte La Paz y el entusiasmo de vivir. Concéntrate mejor en lo que el amor puede hacer en tu vida; para él todo es posible.

Cómo triunfar en el intercambio navideño

1- Agradecer para no caer en el lugar común de la queja y la lamentación. No pido que agradezcan lo malo, tampoco tenemos ese grado de iluminación pero agradece la vida. La que tienes, la que te permite renegar o conformarte. La inteligencia que posees para hacer planes y solucionar conflictos. Agradece que sientes, que no eres una piedra. Haz del agradecimiento una actitud porque mientras solo lo digas como una frase o un buen hábito el universo no va a complotar contigo. Vive el agradecimiento, desayúnalo, respíralo, duérmelo, juégalo.

2- Suelta- Ya de verdad suelta lo que traes de sobrepeso, decídete a ser feliz y deshazte de kilos, mitos, culpas y rencores. Basta!!!! Te enferman, te cambian el carácter, te envejecen y te secan. Si de plano no le encuentras sentido a la vida, nada te entusiasma y lloras por los rincones ve al psiquiatra y pon manos a la obra en tu química cerebral. Te aseguro que todo tiene solución pero hay que buscarla porque el destino no hace visitas a domicilio.

3- Perdona. La severidad con la que juzgas al mundo es la misma con la que te juzgas a ti mismo. Qué pasaría si perdonas?¿ Pierdes fuerza, autoridad, o el respeto de los demás? ¿No será más bien que se te acabarían los pretextos para no lograr cosas porque el enojo es una balsa de la cual te has estado sosteniendo para no tener que nadar?

- Sin pretextos ni excusas vamos a cerrar bien el año y a trabajar duro por un 2018 maravilloso, aquí tienen siempre un equipo que no para para traerles caminos, veredas y hasta atajos así que no sean ingratos y pongan en práctica todo lo escuchado, visto y sentido para construirnos una paz que realmente abrace a nuestra alma.

Cargando