Escucha ahora

Así las cosas


Gabriela Warkentin y Javier Risco

Martha Debayle en W

Martha Debayle

Lunes a Viernes 10:00 a.m. - 13:00 p.m.

¡Deja de hacerte la víctima!

Conoce por qué una persona se hace la víctima, qué es lo que gana y por qué tiene que dejar de hacerlo

La palabra víctima viene del latín, que hace referencia al ser vivo persona o animal destinado al sacrificio.

La definición actual es la persona dañada por otro ser humano (victimario) o por una fuerza mayor.

El concepto de víctima como tal se establece en 1948 con la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Los catalogaríamos en varios grupos habiendo de cada grupo víctimas directas y también indirectas

  • Víctimas de sus propias acciones: esto ocurre especialmente en individuos que padecen ciertos trastornos de personalidad. Se conducen a sí mismas al fracaso laboral o emocional o se producen daño físico.
  • Víctimas de abuso sexual o psicológico intentan reproducir la sensación de sumisión y humillación que una vez sufrieron sin elección.
  • Víctimas que se transforman en victimarios de terceros continuando con un ciclo perverso que se alimenta del sufrimiento de un inocente para intentar saciar a alguien que en algún punto de su vida también lo fue.
  • Víctimas de desastres naturales en donde no se puede hacer nada para evitar el daño sin embargo hay formas concretas de minimizar las consecuencias con medios económicos y voluntad política.

La victimización se acaba cuando se rompe el silencio.

Los adultos en una relación no son víctimas emocionales, son codependientes.

¿Por qué nos gusta hacernos la víctima?

  • Recibimos atención, cobijo del grupo familiar
  • Ganancias secundarias
  • No me responsabilizo de mi infelicidad
  • Busco que por piedad, empatía o lástima no me dejen solo
  • Sentimos que así juzgan al agresor
  • Intento me reparen el daño ocasionado

Hilda Marchiori, en un decreto de la ONU del 2011; dice que el fenómeno de la victimización crea una sensación de inseguridad en la víctima y en la sociedad en general. Se acentúa si la víctima no recibe la atención y respuesta a su grave situación (familiar y social).

Concepto de revictimización: consecuencias psicológicas, sociales, jurídicas, etc. Estigma social por el hecho de haber sufrido.

Victimismo: tendencia de una persona a considerarse víctima o hacerse pasar por tal consciente o inconscientemente.

Quien se lamenta, se la mienta

En psicología una personalidad victimista puede llegar a desembocar en una conducta patológica como trastorno paranoide. Culpar a otros del mal que padecen y resguardarse en la compasión ajena.

Se caracteriza por una deformación pesimista de la realidad en la que la persona se regodea en el lamento y queda incapacitado para cualquier tipo de autocrítica.

Es uno de los pilares de la cultura de la queja. En realidad es una forma de llamar la atención mendigando protagonismo mediante una estrategia de lamentos y forzando la compasión de los que lo rodean.

¿Conocen alguien así? ¿Que sea víctima siempre y se trate a sí mismo como pobrecito, todo me pasa?

Cuestionario

  1. ¿Tienes frecuentemente la sensación que te han timado o visto la cara?
  2. ¿Utilizas frases como: Tú me haces enojar, te pego porque no entiendes, él me desespera etc?
  3. ¿Te parece que el mundo no es justo contigo?
  4. ¿Piensas que se te ha privado de oportunidades que otros tienen?
  5. ¿Por lo menos te quejas dos o tres veces al día?

Si respondiste que sí a la mayoría, definitivamente te estás victimizando es decir, estás en el extremo opuesto a la responsabilización

“Constantemente tengo la sensación que la vida espera algo de mí, que me apela a darle una respuesta.” Viktor Emile Frankl.

El antídoto a la victimización es la actitud ante lo que nos pasa y responsabilizarnos de la búsqueda de nuestra felicidad.