Escucha ahora

Programación Deportiva


W Radio

Martha Debayle en W

Martha Debayle

Lunes a Viernes 10:00 a.m. - 13:00 p.m.

Lo importante de saber poner límites

¿Qué es eso de poner límites? ¿Cómo, cuándo y con quién debe hacerse? ¿Por qué muchas veces sabiéndolo nos cuesta tanto trabajo?

 ¿Qué son los límites?

Es como la línea de fondo que resguarda nuestra identidad y autonomía del mundo exterior y también del mundo interior.

Límites Intrapersonales

  • Al comer, trabajar, usar el smartphone o cualquier otra conducta compulsiva que te esté aislando o te haga daño
  • Los que se ponen para no ser intrusivo en las vidas ajenas (aún con la mejor intención). Para no ser imprudente.
  • Una persona con pobres límites intra personales tenderá a ser una persona que no respete los límites de los otros.

Límites Interpersonales

  • Los que pones a otras personas, dependiendo el nivel de intimidad y relación que tengas con cada uno, para permitirles que entren a tu vida y estén enterados de ella, hasta el punto que tú lo decidas.

El riesgo de la confianza

Mientras más cercana es una relación, más tenues son los límites.

Muchas veces no es con los extraños con los que cuesta poner límites, sino con las personas más cercanas a nosotros y con las que tenemos un mayor involucramiento emocional, bajo la ecuación de: “el amor no pone fronteras”.

Los límites son parte de toda relación sana entre las personas así sean pareja, padres e hijos o amigos. Ya lo decía el poeta Robert Frost “buenas vallas, hacen buenos vecinos”. Lo privado es parte de una relación sana.

¿Es natural ponerlos o se aprende?

Es natural. Desde bebés expresamos deseos e inconformidades. Pedimos los brazos cuando queremos que nos carguen y nos retorcemos cuando queremos que nos dejen en paz.

Lo que deberíamos aprender es cómo, cuándo o con quién se deben poner. Lamentablemente, la generalidad es que estos aprendizajes pueden estar distorsionados por las propias experiencias de nuestras padres. Esto nos lo pueden “enseñar” de manera directa o indirecta:

Directa:

  • Cuando los propios padres no respetaron los límites de sus hijos por considerarlos una extensión suya o alguien de “su propiedad”.
  • Con chantajes emocionales, donde condicionas el amor y la aceptación a que tus deseos y necesidades se cumplan, como si sólo tú tuvieras derecho a ello.
  • Con intrusiones directas.
  • Con privilegios de poder.

Indirecta:

  • Cuando los propios padres no tienen límites emocionales y sacrifican sus propias necesidades para satisfacer las de otros (hijos, padres, pareja).
  • Bajo estos esquemas, no sorprende a nadie que las relaciones futuras sean de sacrificio o de grandes demandas e intrusiones en la vida, por ejemplo, de pareja pero incluso amigos o compañeros.

Por qué cuesta tanto...

Respetarlos

  • Porque no consideran que los están traspasando.
  • Porque se sienten con el derecho de hacerlo.

Ponerlos

  • Para muchos decir “no”, “no quiero” o “basta” despierta un temor a provocar un enojo o herir los sentimientos de alguien y eso se percibe como una amenaza para la relación.
  • Con este miedo al abandono, se prefiere sufrir de invasiones a la privacidad, al tiempo, a las actividades y hasta a nuestros pensamientos, gustos y formas de pensar.
  • Porque culturalmente nos han inculcado a decir que sí, a fingir que estamos bien, a responder toda pregunta y a saludar a quien no se quiere saludar sólo por ser “educados”.

¿Hasta dónde...?

  • Es un delicado balance en donde con cada persona, en cada circunstancia particular, uno debe preguntar si puede ayudar o estar abierto a una respuesta distinta a la deseada.
  • Un buen límite se pone pronto, desde el inicio de una relación, o sea hace explícito y claro al primer intento o primera transgresión. Para ponerlos no hay que mostrarse enojado necesariamente, simplemente decir “no” o “hasta aquí”

Es bueno traspasar los propios límites intra personales, o incluso los interpersonales cuando:

  • Te decides a emprender un proyecto, aprender algo nuevo o te atreves a algo que siempre habías deseado y esto es con la intención de ser mejor o superar una limitación.
  • Brindas ayuda a alguien que es evidente que la necesita; no sólo en casos de emergencia, sino en la vida cotidiana, pero siempre preguntando si tu ayuda es bienvenida de ser posible.

¿Cuáles son las consecuencias de no ponerlos adecuadamente?

Si pones barreras muy altas

  • Aislamiento, distancia emocional, alejamiento de los que te aman por la imposibilidad de acercarse emocionalmente a ti.
  • Te reservas demasiado y entonces no preguntas, te acercas o ayudas para que los demás no hagan lo mismo contigo.

Si ni siquiera pintas tu raya

  • Eres víctima de abusos, chantajes, cosas que no quieres, no expresas tus deseos o necesidades, te sacrificas por otros.

Combo: No aceptas que nadie traspase tus límites, pero tú traspasas los de los demás a tu antojo.

  • Te vuelves una persona abusiva, con las que sólo personas que no saben poner límites pueden estar, pero estarán contigo por necesidad o miedo, nunca por aceptación o amor verdadero.

¿Qué hacer?

  • Una buena autoestima es fundamental. No una distorsionada como la jerárquica (te rodeas de personas que no saben poner límites para abusar de ellas), la predadora (buscas hacer sentir mal a otros acerca de sí mismos porque con ese “poder” te sientes bien tú) o una baja autoestima, donde eres incapaz de decir un “no” sin que se disparen en tu interior grandes cantidades de culpa y miedo.
  • Empieza con cosas sencillas. Recuerda que a quien no ha puesto límites, poner siquiera una rayita en la arena le puede parecer algo terrible, grosero y rudo de hacer.
  • No pospongas o calles tus necesidades por complacer a otros, pregúntate por qué crees que es necesario cumplir con peticiones inadecuadas o permitir lo que no te hace sentir bien.
  • Si alguien insiste en traspasar tus límites, entonces es alguien que no te respeta; alguien que no te respeta es alguien a quien no le importa tu bienestar, lo que tú quieras o para el caso es alguien a quien realmente no le importas tú.

Si el precio por recibir amor es dejar de ser tú, piensa si no estás pagando un precio muy alto por recibir algo que no es lo que dice ser.