¿Tu bebé sufre alteraciones de sueño?

Reyes Haro Valencia, director del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño, explica cuánto debe dormir un niño

El sueño es vital para el desarrollo de los niños. Si un bebé duerme bien se nota, de lo contrario está irritado, cansado e inquieto, lo cual se contagia a los papás.

Insomnio pediátrico: Algunas causas médicas de insomnio infantil

Algunos problemas médicos que convienen descartar ante un niño con insomnio

Alergias: Los niños afectados dormirán de modo fragmentado e interrumpido.

Dolores: Las otitis y los cólicos son muy frecuentes en los niños. Cualquier cuadro que produzca dolor, molestia o fiebre nocturna interrumpirá el sueño nocturno.

Enuresis: Es probable que la enuresis sea el más estresante de los trastornos del sueño para el niño, ya que no solamente es una fuente de pérdida de sueño, sino también de vergüenza.

Enfermedades crónicas: En principio, cualquier enfermedad crónica es susceptible de causar alteraciones persistentes del sueño. Trastornos tales como dolores de cabeza, asma, diabetes mellitus, reflujo gastroesofágico o crisis epilépticas pueden alterar el sueño de quién lo padece.

Medicamentos: Cualquier medicamento puede llegar a alterar el sueño.

1. El niño que le cuesta dormirse

Insomnio

El insomnio se caracteriza por la dificultad para iniciar y mantener el sueño, o la sensación de no haber dormido bien y que esto se alargue, al menos, durante un mes seguido.

Insomnio conductual:

Es la incapacidad del niño para conciliar el sueño si está solo, presentando resistencia y ansiedad a la hora de ir a la cama.

Se despierta muy a menudo.

Insomnio por higiene del sueño inadecuado:

Está asociado a actividades que se realizan durante el día que son las que impiden una adecuada calidad del sueño durante la noche (consumo de chocolate o cafeína; intensa actividad física o uso de ordenadores, consolas o teléfonos móviles)

Síndrome de las piernas inquietas

Este síndrome se caracteriza por la necesidad urgente de mover las piernas en situaciones de reposo, hecho que aparece en muchos casos asociado a una sensación desagradable.

Es un trastorno que tiene un gran impacto en la calidad de vida del niño y puede provocarle insomnio y cansancio durante el día.

Es un trastorno del que se desconocen las causas aunque parece que hay predisposición familiar.

Síndrome del retardo de fase

Este síndrome es una alteración del ritmo del sueño que comienza a manifestarse, normalmente, a partir del 10 años; se caracteriza por insomnio a la hora de acostarse y por la dificultad para despertarse por la mañana en el momento que toca, lo que conlleva somnolencia durante el día.

El niño puede manifestar cansancio diurno, bajo rendimiento escolar y/o disminución de la atención.

2. El niño que hace "cosas raras" por la noche

Sonambulismo

Es la repetición durante el sueño de conductas aprendidas en los periodos de vigilia. Afecta entre el 1 y 15% de la población infantil.

No se le debe despertar nunca, sólo hablarle con frases cortas para conducirlo a la cama

Terrores nocturnos

Los terrores nocturnos son un tipo de trastorno del sueño que parece una pesadilla aunque mucho más espectacular.

El niño, mientras está durmiendo, se incorpora bruscamente en la cama gritando y llorando, alterado y agitado.

Como en el sonambulismo, el niño no responde a estímulos externos y no recuerda nada.

Pesadillas

Las pesadillas son estados del sueño largos, con aumento progresivo de la sensación de miedo o de ansiedad.

El niño se despierta muy asustado y totalmente alerta. Puede recordar todo lo que ha soñado.

A menudo el niño cree que lo que ha soñado ha ocurrido realmente.

3. El niño que se duerme durante el día

Narcolepsia

La narcolepsia es un trastorno muy poco frecuente en la infancia y suele establecerse durante la adolescencia y la juventud.

Se caracteriza por la somnolencia de día, la pérdida de tono muscular desencadenada por una emoción, mantener experiencias vividas como reales y sufrir sensación de inmovilidad.

Este es un trastorno crónico y requiere tratamiento con el que el niño podrá llevar una vida prácticamente normal.

El papel de los padres en esta etapa es especialmente importante para establecer hábitos de higiene del sueño.

Tips

Un método recomendado para que se le quiten, es despertarlo 15 minutos antes de la hora en que suele tener esta alteración, mantenerlo fuera de la cama 5 minutos y volverlo a acostar, durante 7 días.

Cuida que las rutinas de acostarse y despertarse sean las mismas todos los días.

Elimina todo lo que pueda afectar su sueño: luces, ruido, aparatos electrónicos.

Evita que cene mucho.

Llévalo al baño antes de acostarse para que pueda evitar la enuresis.

No dejes que se desvele.

Cuida que no se lastime durante el episodio.

 

Cargando