Siete millones de empleos se perdieron desde el inicio del confinamiento

De acuerdo con EQUIDE las mujeres han sido las “golpeadas” por esta crisis.

Desde el inicio de las medidas para contener la crisis derivada de la presencia del coronavirus en nuestro país se han perdido casi siete millones de empleos y dos de cada tres de éstos, que son de baja remuneración, se han perdido en el sector informal y principalmente ha afectado a mujeres, reveló Graciela Teruel del instituto de Estudios para el Desarrollo con Equidad (EQUIDE) de la Universidad Iberoamericana.

“Tenemos en promedio estos ingresos con las mujeres de cinco mil 194 las que están ocupadas y las desocupadas Mili 703. Cómo se distribuye esto entre el sector formal e informal, seis mil 626 para las ocupadas en el sector foral y para las desocupadas dos mil 807 para el sector informal mucho más bajo cuatro mil 020 y mil 352. Entonces como vemos hay diferencias importantes en el sector formal y en sector informal sobre todo entre hombres y mujeres siendo las grandes perdedoras del desempleo las mujeres en el sector informal”, lamentó la también académica de la IBERO.

Durante la presentación de propuestas de posibles acciones, a partir de los resultados de la Segunda Encuesta de seguimiento de los efectos del COVID en el bienestar de los hogares mexicanos (Encovid-19), realizada por el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad de la Universidad Iberoamericana (EQUIDE), la titular de este organismo agregó que el alcance de las medidas implementadas por el gobierno (programas sociales) se han visto limitadas pues menos de una cuarta parte de los hogares mexicanos reporta recibir algún tipo de apoyo y los hogares están optando por estrategias que pueden poner en riesgo su patrimonio, como las estrategias de endeudamiento.

 “El 17.7 por ciento ha dejado de pagar tarjetas, 16.9 ha dejado de pagar servicios como la luz, el agua; 24.1 ha pedido prestado a conocidos; 11.3 ha empeñado o vendido objetos de valor 4.3 ha utilizado tarjetas de crédito o pedido a prestamistas y 7.9 ha vendido o realizado otro tío de actividades para hacerle frente”, reportó la especialista en medición de pobreza.

 Graciela Teruel mencionó que el aumento de desempleo, reducción de los ingresos y el aumento en la inseguridad alimentaria pueden ocasionar repuntes importantes en los niveles de pobreza, lo que constituye un foco rojo, rojísimo, alertó la especialista porque los que más están sufriendo en esta contingencia son precisamente los más pobres.

“La apuesta de este gobierno era justamente proteger a los más pobres y en este contexto ahorita estamos pudiendo identificar que son ellos los que más están perdiendo entonces necesitamos muy rápidamente poner propuestas de política pública que vayan dirigidas a ellos par que no sufran tanto y dentro de los pobres las mujeres “ reprochó la directora del instituto de Estudios para el Desarrollo con Equidad (EQUIDE) de la Universidad Iberoamericana.

Y es que de acuerdo con los resultados de la encuesta el aumento en el desempleo, la reducción en los ingresos y el aumento en la inseguridad alimentaria, pueden ocasionar un repunte importante en los niveles de pobreza de la población mexicana. Estimaciones de investigadores del EQUIDE, a partir de los datos de la ENCOVID-19 de mayo, sugieren que hasta 76.2% de la población mexicana puede haber caído en pobreza y 20.7% en pobreza extrema en mayo de 2020.

Lo anterior implica que hasta 42.8 millones de personas pudieron haber entrado en pobreza y 16.6 millones en pobreza extrema, respecto a la última cifra oficial disponible, correspondiente a 2018. En cuanto al rubro de los Programas sociales y estrategias frente a la crisis 75.3% de los hogares reportaron no recibir programas sociales o ayudas de gobierno. Sólo 10.8% declaran recibir las Pensiones para el Bienestar y 7.1% las Becas Benito Juárez.

Los efectos de la crisis por el COVID-19 pueden llevar a un retroceso importante en los niveles de bienestar de la población mexicana. Sólo 1 de cada 4 hogares declara recibir apoyos que le ayuden a afrontar esta crisis, por lo que es fundamental que los distintos actores sociales, gobierno, organizaciones no gubernamentales, sector privado y el público en general, emprendan acciones para mitigar los efectos de esta crisis.

Cargando