;
  • 24 JUN 2024, Actualizado 16:55

Mi pareja me quiere limitar (¿O yo me estoy pasando?)

Existe la posibilidad de que no sea su pareja, sino ustedes que se están pasando los límites y acuerdos implícitos o explícitos en la relación

Mi pareja me quiere limitar (¿O yo me estoy pasando?)

Mi pareja me quiere limitar (¿O yo me estoy pasando?)

24:02

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://wradio.com.mx/embed/audio/557/111RD380000000145353/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

México

En entrevista con "Martha Debayle en W", Mario Guerra, psicoterapeuta, tanatólogo, coach ontológico, hipnoterapeuta certificado internacionalmente, conferencista y nuestro rockstar del amor. TW y IG: @marioguerra // FB: @marioguerra.mx // YT: @MarioGuerramx // encuentrohumano.com

¿Sientes que tu pareja te cuestiona o te está robando libertad como si quisiera controlarte? ¿Existe la posibilidad de que no sea tu pareja, sino tú que de pronto estás pasando más allá de los límites y los acuerdos implícitos o explícitos dentro de una relación? A veces, lo que interpretamos como restricciones puede ser un malentendido de las señales que nos enviamos el uno al otro. Otras veces, podríamos ser nosotros quienes, sin darnos cuenta, traspasamos fronteras que nunca fueron discutidas. Exploremos hoy cómo comunicarnos de manera que ambos podamos sentirnos comprendidos y libres dentro del compromiso que hemos elegido.

En el día a día de una relación, es natural buscar un equilibrio entre la individualidad y la vida en pareja. Sin embargo, a veces nos encontramos en una encrucijada: ¿está mi pareja cuidando de la relación o está intentando controlar aspectos de mi vida que no le corresponden? ¿O soy yo que de pronto estoy traspasando ciertos límites? Por que una cosa es:

● El cuidado: Es el interés genuino por el bienestar del otro. Se manifiesta en acciones de apoyo, comprensión y respeto por el espacio personal y los tiempos del otro. El cuidado es flexible y se adapta a las necesidades de la pareja sin imponer.

● El control: Surge de la necesidad de manejar el entorno para sentir seguridad. El control es rígido y no tiene en cuenta la perspectiva del otro. Se centra en la necesidad de quien controla, más que en el bienestar de la relación.

● Sobrepasar límites: Esto ocurre cuando una de las partes actúa sin considerar los acuerdos, ya sean explícitos o implícitos, violando o poniendo en riesgo el espacio emocional o físico del otro. Puede ser un acto consciente o inconsciente.

"Pero yo quiero ser libre y hacer lo que quiero"

En una relación amorosa, la libertad individual es un tema que frecuentemente se debate. No es raro escuchar en consulta o entre amigos la frase: "Pero yo quiero ser libre y hacer lo que quiero" o amigos que te dicen “Tú haz lo que te dé la gana, que para eso eras ya un adulto”. Esta declaración, aunque válida, puede ser un arma de doble filo si no se maneja con cuidado y comprensión mutua.

● ¿Es esto egoísmo?

Podría interpretarse como egoísmo si la búsqueda de libertad individual se realiza sin considerar los sentimientos y necesidades de la pareja. El egoísmo en una relación se da cuando uno de los miembros actúa priorizando sus deseos y necesidades de manera constante, ignorando o minimizando las del otro.

● ¿Es sometimiento?

Por otro lado, si uno se priva de su libertad y deseos personales constantemente para satisfacer a la pareja, podríamos estar hablando de sometimiento. Este comportamiento a largo plazo puede llevar a la pérdida de la identidad personal y a un desequilibrio en la relación, donde uno da todo y el otro recibe, sin un intercambio equitativo.

● ¿O es falta de consideración por la relación y el otro?

Esto se da cuando uno actúa sin reflexionar en cómo sus acciones afectan a la relación y a su pareja. Es importante recordar que en una relación saludable, las acciones de uno repercuten en el bienestar del otro. Eso es parte de la responsabilidad afectiva dentro de una relación.

Diferenciando limitaciones de excesos

Para entender mejor si estamos frente a un intento de limitación por parte de nuestra pareja o si somos nosotros quienes nos estamos excediendo, es útil considerar ejemplos específicos que ilustren ambas situaciones. Aquí te presento algunos escenarios que pueden ayudarte a identificar la diferencia:

Salidas con amigos

● Es intento de limitarte si...

Tu pareja insiste en que no salgas con tus amigos y te pide que le informes cada vez que recibes un mensaje de ellos. Aquí, el intento de limitación se manifiesta en el control sobre tus relaciones sociales y tu privacidad.

● Te estás pasando si...

A pesar de que tu pareja ha expresado sentirse incómoda con ciertas amistades, decides ignorar sus preocupaciones y sales frecuentemente con ellos y/o llegas a casa a altas horas de la noche. En este caso, te estás pasando al no considerar los sentimientos de tu pareja y al no mantener un equilibrio entre tu vida social y tu relación.

Uso del tiempo libre

● Es intento de limitarte si...

Tu pareja te exige que pases todo tu tiempo libre exclusivamente con ella, sin permitirte tener actividades individuales que disfrutas, esto puede ser un intento de limitarte.

● Te estás pasando si...

Decides dedicar la mayor parte de tu tiempo libre a tus hobbies, dejando poco o ningún espacio para compartir con tu pareja, podrías estar excediéndote al no equilibrar tus intereses personales con el tiempo de calidad en pareja.

Decisiones profesionales

● Es intento de limitarte si...

Tu pareja se opone a que tomes oportunidades de crecimiento profesional porque implican más responsabilidades o tiempo fuera de casa, incluso cuando estas oportunidades son importantes para ti y han sido discutidas previamente.

● Te estás pasando si...

Aceptas un nuevo puesto que demanda mucho más de tu tiempo sin discutirlo con tu pareja, sabiendo que afectará el tiempo y la dinámica que tienen juntos, especialmente si ya habían acordado priorizar el equilibrio trabajo-vida.

¿Por qué pasa esto?

Entender las causas profundas detrás de la necesidad de limitar a la pareja o de traspasar los límites puede ofrecer una perspectiva más clara y ayudar a abordar los problemas subyacentes en la relación.

● Causas para limitar al otro

Inseguridad y temor al abandono: Quienes imponen limitaciones pueden estar actuando desde un lugar de miedo, preocupados por perder la relación si no mantienen cierto grado de control.

Necesidad de control derivada de la ansiedad: El deseo de controlar a la pareja puede ser un mecanismo de defensa contra la ansiedad, posiblemente arraigada en experiencias de inestabilidad durante la infancia.

Patrones aprendidos: Las dinámicas observadas en las relaciones familiares o en el entorno cercano durante los años formativos pueden influir en cómo una persona cree que debe comportarse en una relación.

● Causas para traspasar los límites

Búsqueda de autonomía: El acto de traspasar límites puede ser una expresión de la necesidad de afirmar la propia libertad e independencia y evitar la sensación de ser controlado.

Desconocimiento de los límites: A veces, una persona puede no ser consciente de que está traspasando los límites, especialmente si no se han establecido o comunicado claramente.

Reacción a experiencias previas: Las experiencias pasadas de haberse sentido limitado pueden llevar a una persona a rechazar cualquier forma de restricción en la relación actual, buscando una libertad sin límites.

Encontrando un camino común ante el desacuerdo

Cuando te encuentras en una situación donde tu pareja no comparte tu mismo punto de vista o deseo de hacer algo, puede ser un momento delicado en la relación. Aquí te ofrezco algunas estrategias para manejar estos desacuerdos de manera constructiva.

Escucha activa: Antes de reaccionar, dedica tiempo a escuchar realmente las preocupaciones y necesidades de tu pareja. A veces, el simple acto de sentirse escuchado puede disminuir la tensión y abrir la puerta a un diálogo más fructífero.

Expresa tus razones y temores: Comparte tus motivaciones y sentimientos detrás de tu deseo de hacer algo o tu deseo de que tu pareja detenga una conducta. Asegúrate de comunicar tus razones de manera clara y calmada, sin presionar ni demandar.

Busca entender, no convencer: En lugar de intentar convencer a tu pareja, trata de entender su perspectiva. Pregúntate por qué tu pareja podría tener reservas sobre lo que deseas hacer o por qué es tan importante hacer lo que quiere.

Negociación y compromiso: Encuentra un punto donde ambos puedan ceder un poco sin sentir que están sacrificando sus valores fundamentales. La negociación es clave en cualquier relación saludable.

Respeto por las diferencias: Reconoce que está bien tener diferencias de opinión y que estas no tienen que ser un punto de ruptura. El respeto mutuo es esencial, incluso cuando no estás de acuerdo.

Verifica con otra perspectiva: A veces, hablar con un amigo en común u otra persona objetiva y empática puede ofrecer una nueva perspectiva y ayudar a encontrar perspectivas o soluciones que no habías considerado.

Para evitar esto en el futuro

Prevenir malentendidos y conflictos sobre los límites en la relación es posible y deseable. La clave está en la proactividad y en la claridad de los acuerdos. Aquí te ofrezco algunas recomendaciones para establecer acuerdos explícitos que ayuden a mantener una relación sana y armónica.

1. Diálogo abierto desde el inicio: Al principio de la relación, o en un momento de calma, es fundamental tener conversaciones abiertas sobre lo que cada uno considera importante. Esto puede incluir desde la frecuencia de las salidas con amigos hasta las expectativas sobre la convivencia.

2. Acuerdos explícitos: No des por hecho que tu pareja tiene las mismas expectativas que tú. Por ejemplo, si para ti es obvio que las decisiones financieras importantes se deben tomar entre ambos, asegúrate de que tu pareja comparta esta visión.

3. Revisión de acuerdos: Los acuerdos pueden cambiar con el tiempo, por lo que es importante revisarlos periódicamente. Lo que funcionaba en cuanto a la distribución de tareas del hogar al principio puede necesitar ajustes con la llegada de hijos o cambios laborales, por ejemplo.

4. Claridad en los límites personales: Es esencial ser claro sobre tus límites personales y respetar los de tu pareja. Si para ti es vital tener un espacio propio para tus hobbies, comunícalo y establece cómo se respetará este espacio.

5. Flexibilidad y adaptación: Los acuerdos no son rígidos. Deben tener la flexibilidad para adaptarse a nuevas circunstancias. Por ejemplo, si uno de los dos necesita más apoyo emocional durante un período difícil, el otro podría necesitar ajustar sus expectativas temporales sobre la independencia en la relación.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen vivo

W Radio México
En vivo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad