Haití entra en su octava semana de protestas contra su presidente

El país sigue paralizado mientras el mandatario sigue sin mostrar intenciones de renunciar.

Desde el pasado 16 de septiembre se mantienen activas las protestas en Haití contra su presidente Jovenel Moïse, sobre quien pesan acusaciones de corrupción, dejando un saldo hasta el momento de al menos 42 muertos, la mayoría por herida de bala, de acuerdo con cifras de la ONU.

El motivo inicial de las manifestaciones fue la escasez de combustibles que inició durante el mes de agosto, pero continuaron aún después de que se corrigió el desabasto, para exigir investigaciones por corrupción, así como en protesta por las desigualdades sociales, la inflación y la devaluación de la moneda nacional.

Previamente, durante el mes de junio, un informe de la Corte Superior de Cuentas de Haití acusó al presidente Jovenel Moïse de dirigir un esquema de desvío de fondos del programa Petrocaribe, que beneficiaron al mandatario con al menos 700 mil dólares por proyectos que nunca realizó en el país más pobre de América.

Debido a esta situación el país está paralizado; no hay transporte público ni clases en las escuelas desde hace un mes y las calles de Puerto Príncipe están tapizadas de barricadas, que los haitianos instalaron como una expresión de resistencia ante el gobierno actual.

Incluso, este miércoles se dio a conocer que los más de 11,000 reclusos del país están en riesgo de morir de inanición debido a la imposibilidad de distribuir alimentos en los 17 centros de detención y 3 comisarías utilizadas como cárceles en el país, además que sus familiares se han visto impedidos para llevarles insumos por los bloqueos y protestas, reportó la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos.

Jovenel Moïse asumió la presidencia de Haití el 7 de febrero de 2017, tras ganar las elecciones presidenciales en octubre de 2015 y noviembre de 2016 con el 55.6% de los votos, en unos comicios donde la oposición denunció un 'fraude masivo'. Es el sucesor del presidente Michel Joseph Martelly, su compañero de partido y a quien acusan de tratar de proteger tras conocerse los desvíos del plan petrolero subsidiado por Venezuela para financiar programas sociales urgentes.

Su llegada ocurrió tras la devastación del huracán 'Matthew' que dejó al menos 900 muertos en un país que no se había puesto de pie tras el terrible terremoto que azotó a la isla en enero de 2010, con un saldo de 200,000 muertos, fecha desde la cual cerca de 55,000 haitianos siguen en campamentos improvisados con condiciones extremadamente precarias, según la Organización Internacional para las Migraciones.

Tras el rechazo de la oposición de instalar una mesa de negociación, el presidente Jovenel Moïse ha expresado en entrevistas que no tiene intenciones de renunciar ya que está enganchado a las reformas que desea realizar. Señaló además que aunque se vive una crisis muy aguda, pueden aprovechar esa crisis para convertirla en una 'oportunidad'.

Cargando