Los padres suelen ser más felices cuando los hijos se van de la casa

Los expertos aseguran que tener un hijo no es cosa simple, pues se trata de formar vínculos sociales en los que se comportan sentimientos e ideas

Estamos todos consientes que cuando un hijo llega a la vida de una familia los cambios que ocasiona este ser son muy drásticos. Algunas investigaciones afirman que los hijos traen felicidad a la vida de los padres, pero por otro lado en algunos provoca estrés y problemas económicos a los progenitores.

Pero un reciente estudio afirma que la verdadera felicidad llega cuando los hijos abandonan el hogar de los padres.

Mediante las investigaciones del equipo de Christoph Becker, de la Universidad de Heidelberg, los padres cuyos hijos se han ido de casa presentan menos signos de depresión y en cambio altos índices de satisfacción.

Uno de los motivos de la felicidad para los padres es poder contar con sus hijos para apoyarlos en las cuestiones económicas.

Para tener un resultado más concreto en la investigación participaron 55 mil personas mayores de 50 años pertenecientes a 16 países de Europa. Se les pidió calificar su nivel de satisfacción del 1 al 10. Los adultos con hijos mayores reportaron una calificación entre 0.02 y 0.56 mayor que los demás.

Otros datos que arrojó la investigación es que el matrimonio está “conscientemente correlacionado de manera positiva con el bienestar y la falta de síntomas depresivos”.

También te puede interesar: Tu reflejo; hijo con el que más discutes es idéntico a ti

Los expertos aseguran que tener un hijo no es cosa simple, pues se trata de formar vínculos sociales en los que se comportan sentimientos e ideas.

“En conjunto, nuestros resultados sugieren que los vínculos sociales pueden ser importantes para el bienestar y la salud mental en la vejez. Esposos, parejas y niños son seguido la base de vínculos sociales persistentes, los cuales pueden proveer apoyo a la gente mayor”.

Otra investigación, realizada por la Open University de Inglaterra, encontró que las parejas sin hijos eran más felices, y trabajaban más en sus relaciones que las personas con hijos.

Cargando