Tu reflejo; hijo con el que más discutes es idéntico a ti

A los padres les molesta ver los errores que ellos cometieron, repetidos por sus hijos, lo que se convierte en una constante fuente de discusión

Es muy común que se discuta más con un hijo que con otro y esto se vuelve muy complicado, en ocasiones se piensa que la incompatibilidad de caracteres entre los progenitores y sus niños es la causante de dichos roces.

Pero según el estudio de la psicóloga Martha Segrelles advierte lo contrario; el hijo con el que más discute un padre es el que más suele parecerse a él.

A los padres les molesta ver los errores que ellos cometieron, repetidos por sus hijos, lo que se convierte en una constante fuente de discusión, según la psicóloga Marta Segrelles.

Este fenómeno psicológico se llama proyección y se debe a que los padres observan actitudes en sus hijos de las que ellos se arrepienten o que les habría gustado evitar para no tener problemas.

Y todo empieza cuando los hijos están pequeños, pues tienden a imitar todo lo que hacen sus padres, pues son el modelo de conducta que tienen más cerca.

Todo lo que te molesta de otros seres es solo una proyección de lo que no has resuelto de ti mismo, asegura la experta.

La recomendación que da la psicóloga ante esta situación es aceptar esas actitudes y manejar la situación con inteligencia, para evitar roces y así poder llegar al mejor acuerdo.

También te puede interesar: ¿Pegarle a los niños? Está es la razón por la que nunca deberías hacerlo

Algunos consejos que brinda la especialista para suavizar la relación con ese hijo que es tu reflejo son:

-Deja de gritar y reprochar por todo. Intenta ver los problemas con objetividad y ponte en su lugar.

-Analiza tus propias reacciones, tu tono de voz y cada palabra que dices.

-No le des tanta importancia a sus acciones. Si azota la puerta, levanta la voz o hace una mueca de desagrado, recuerda que tú actúas igual.

-Si ambos están muy enojados lo mejor es dejar esa plática para otro momento.

-Aprende a controlar tus propias emociones, así podrás transmitir esa serenidad a tu hijo.

-Mejora el vínculo con ese hijo, pasa tiempo con él, platiquen, recuerden los buenos momentos y perdonen.

Cargando