¿Cómo ser más productivo? Ve a casa temprano y sigue estos otros consejos

No es necesario trabajar agotadoras jornadas o quedarte muy tarde en la oficina, al final el resultado es lo que cuenta

Si se trata de productividad, no son las horas sentado frente a la computadora las que cuentan, sino los resultados. Un jefe no podrá evadir esta única y dura realidad.

Robert Pozen ha escrito el libro “Productividad extrema”, uno de los libros con más ventas sobre negocios y dirección empresarial. La aceptación de sus recomendaciones sido rotunda.

Actualmente es profesor del prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y su libro concentra lecciones para mejorar los resultados recortando horas a la jornada.

Pozen afirma que no hay motivos reales para trabajar todos los días hasta la noche o dormir menos de 7 horas con el propósito de tener más tiempo para trabajar.

De acuerdo a la Ley Federal del Trabajo la duración máxima de la jornada es ocho horas la diurna, siete la nocturna y siete horas y media la mixta. / Getty

Mujeres exitosas en los negocios ¿en qué radica?

“En Nueva York, por ejemplo, se ve todo el tiempo. Yo les digo que se vayan a la casa. No hay una emergencia cada noche, no hay una razón para estar constantemente hasta tarde”, dijo Pozen.

Para dar un giro a ese estilo de vida, él tiene estas recomendaciones:

Mide la productividad en resultados, no en horas

Es muy cierto que las horas no son un buen parámetro para calcular lo que producimos. Pasar más tiempo en la oficina no siempre se traduce en mejores resultados.

El desafío consiste en medir esos resultados y tener un acuerdo con tu jefe o tu área sobre estos.

¿Qué es más importante? Jerarquiza tus objetivos

Si no conoces tus prioridades, no sabrás cómo usar tu valioso tiempo. Toma en cuenta tus gustos y tus puntos fuertes, pregúntate qué has detrás de cada meta y cuáles son las actividades que se requieren para lograrlos. También ponte a pensar si se ajustan a las necesidades de tu área u organización.

Los trabajadores japoneses pasan más horas en la oficina que los empleados de casi todos los demás países / Getty

Paso a paso

En ocasiones podemos tener tareas pequeñas o rápidas como contestar un correo electrónico. Es mejor hacerlo en ese instante. Si es algo de menor importancia pero que requiere cierto tiempo, hay que ser estratégico.

Presta atención a lo que realmente importante e inicia por lo más sencillo, te hará sentir bien para continuar con el suficiente paso.

Cuando revises tu bandeja de entrada abre los que realmente merecen tu tiempo y nunca dejes correo pendientes, suele convertirse un hábito improductivo.

Inicia por el final

Cuando elabores un proyecto empieza por el final. Ten claras tus conclusiones tentativas y después avanza verificando que son correctas.

¿De dónde proviene la palabra Vacaciones?

Posen observa que gran parte de los empleados pasan semanas reuniendo datos, sintetizar y finalmente dar con las respuestas. Lo que sucede es que se reúnen montones de datos que al final serán irrelevantes para el proyecto.

En tu día reserva un espacio para la reflexión

Tu día necesitará una pausa para pensar, así podrás asegurarte de que tus actividades estén alineadas con tus objetivos.

Recuerda que contemplar las cosas por segunda vez nos permite verlas con otra perspectiva.

El síndrome de burnout es una condición causada por exceso laboral que ocasiona agotamiento extremo, despersonalización, cinismo e insatisfacción / Getty

Minimiza las variables en las decisiones diarias

Desde que nos despertamos tomamos decisiones que implican diversas posibilidades. No inviertas tiempo en elecciones irrelevantes.

La clave es eliminar todas las opciones de tu vida que sólo te hacen perder el tiempo: ¿qué desayunar?, ¿qué ropa llevarme?, etcétera. Puede resultar aburrido pero eso no deberá importar.

Por nada del mundo te lo lleves a casa

Puede ser una costumbre ya arraigada, pero lo cierto es que no podrías decir que has triunfado siendo el más productivo y también el que más horas trabaja.

A veces podrías sentir cierta vergüenza por salir más temprano, piensas que los demás te podrían juzgar. Recuerda que muchos de tus colegas pierden el tiempo en hábitos improductivos o reuniones irrelevantes.

Llega a una hora razonable, cena con tu familia y desconéctate; es más, frente a la puerta puedes echar un vistazo a tus correos. No habrá duda, verás que ese tiempo con tu familia será el mejor invertido.

Cargando