50 AÑOS DE LA LLEGADA DEL HOMBRE A LA LUNA

Las aspiraciones de J.F. Kennedy por llegar a la Luna

El presidente de Estados Unidos decidió meter acelerador a la carrera espacial y probar que su nación era la cuna del pensamiento y del mercado libre

Fue la década que inició con una promesa: colocar a un hombre en la Luna y regresarlo a la Tierra con vida. Palabras que resonaron dentro del Congreso de Estados Unidos, cuando el 25 de Mayo de 1961, John Fitzgerald Kennedy quiso hacer cómplice al su país de un sueño codiciado sólo por las imaginaciones más audaces.

Hacía 7 meses que Kennedy había tomado el timón de la nación y con ello heredado la situación geopolítica del planeta, dividido entre capitalismo y comunismo. El presidente de apenas 44 años, decidió meterle acelerador a la carrera espacial y de rebote probar que su nación era la cuna del pensamiento y mercado libre.

Kennedy se atrevió a pedir 25 mil millones de dólares (un equivalente 153 mil millones de hoy en día en siglo XX1).

En septiembre de ese mismo 1961, visitando en Texas el campus de Rice University, Kennedy dio el empujón final para que los contribuyentes y sus representantes dieran el “sí” a la Luna.

Kennedy hizo la perfecta analogía del reto de un alpinista como George Mallory, con la idea de alcanzar la Luna, quien al preguntársele por qué deseaba llegar a la punta del Everest, respondió: “¡Porque está ahí!”

Cuando 8 años después, el julio 16 de 1969, Saturn V surgió cual montaña del hangar, los astronautas Armstrong, Aldrin y Collins, habían recibido cortesía Kennedy, ese sueño metálico para escalar hacia la Luna.

Acompáñanos en cuenta regresiva hacia el aniversario 50 de la odisea del Apolo XI.

 

Cargando