Mexicano resolvió mítico problema con el que ni la mente de Newton pudo

Luego de 3 años de trabajo, mientras preparaba un pan por la mañana, llegó el momento de iluminación

Un problema óptico permaneció sin respuesta por siglos hasta que el ingeniero mexicano Rafael González Acuña logró resolverlo. Ni la mente de Isaac Newton, padre de la ley de la gravitación universal, pudo solucionarlo en su momento.

“Me acuerdo que una mañana estaba preparando un pan con Nutella, y de repente dije: ¡madres! ¡está ahí! ".

Fue en ese instante que encontró la aberración esférica en lentes ópticos, con la que ahora muchas industrias (telescopios, cámaras, entre otros objetos) podrán reducir grandes costos.

Héroes sin capa: científicos mexicanos eliminan Virus del Papiloma Humano

"Subí a mi cuarto, me puse a programar, vi que salió y me puse a brincar de emoción”, dijo en un comunicado del Tecnológico de Monterrey.

Rafael González se lanzó a descifrar en este problema cuando, cursando la maestría en el Centro de Investigaciones de Óptica, conoció a Alejandro Chaparro Romo, egresado de la UNAM. Ambos llevaban 3 años trabajando. "Sabía que era un problema mítico. Ahí conocí a Alejandro; me insistía y me invitaba a que resolviéramos el problema. Yo le decía que era un pantano y no iba a poder", contó Rafael.

EL ORIGEN DEL PROBLEMA DE LA ABERRACIÓN ESFÉRICA

Hace más de 2 mil años, el matemático griego Diocles sembró la semilla del problema. Newton y grandes matemáticos como Leibniz intentaron resolverlo sin tener resultados. El enigma consistía en lograr la visión de objetos a través de lentes esféricos sin perder nitidez.

Para ello el cerebro detrás de la Ley de la Gravitación Universal inventó un telescopio que resolvía la llamada aberración cromática (la cual impide enfocar los colores en un solo punto) pero no la aberración esférica.

Científica mexicana logra detener la retención de sal en los riñones

Más tarde sería nombrado también como problema de Wasserman - Wolf cuando 2 científicos en 1949 publicaron un artículo planteando el problema formal.

Fue hasta nuestros días que Rafael y Alejandro dieron con la respuesta. Antes la calibración de lentes dependía de un cálculo no del todo preciso.

El alcance de sus resultados implicaría mejoras en el desarrollo de lentes. “El diseño óptico tiene aplicaciones tecnológicas que involucran sistemas ópticos. Entonces los resultados tienen relevancia no solo teóricamente sino en otras aplicaciones”, dijo Julio César Gutiérrez quien es asesor de Rafael en el doctorado.

Cargando